Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

19 de noviembre del 2017
Nutrición química y orgánica en aguacate Hass en Filo de Caballos, Guerrero, México
Autor:
Alejandro Villalva-Morales1, Agustín Damián-Nava1§, Víctor A. González-Hernández2, Oscar Tala


Ver en la Revista >
Califica este artículo: Thank you for your vote!
 

El estudio se realizó en la localidad de Filo de Caballos, municipio de Leonardo Bravo, Guerrero, México, durante noviembre de 2011 a octubre de 2012 en un huerto de aguacate Hass, de 5 años de edad. El objetivo fue evaluar tratamientos de nutrición química y orgánica en árboles de aguacate; los abonos usados fueron: estiércol bovino 50 kg árbol (estiércol); 200-100-200 kg ha-1 de N-P-K (edáfico) y 30-10-15 kg ha-1 de Ca-Mg-B (foliar).

1 Universidad Autónoma de Guerrero. Carretera Iguala-Tuxpan, Iguala de la Independencia,
Guerrero, km 2.5. Privada de Petatlán, 8, Colonia Emiliano Zapata, Iguala de la Independencia, Guerrero. CP 40011. (alexo2312@hotmail.com; talavera@geo.arizona.edu; ehernandezcastro@yahoo.com.mx;
alpaf75@hotmail.com; 0720gemima@gmail.com; gemima.diazv@gmail.com).
2 Colegio de Postgraduados-Campus Montecillos. 56230 Montecillo, Estado de México. (vagh@colpos.mx).
3 Universidad Autónoma del Estado de Morelos. Avenida Universidad 1001.
CP 62210. Cuernavaca, Morelos, México. (sona.636@hotmail.com)
§ Autor para correspondencia: agudana@yahoo.com.mx

Se encontró que en brotes florales, el tratamiento estiércol + edáfico + foliar (41 brotes/rama) fue mejor que los tratamientos estiércol + edáfico (19 brotes/rama), foliar (9 brotes/rama) y el testigo (21 brotes/rama). Además, con 17 frutos, el tratamiento estiércol + edáfico + foliar superó de manera significativa a los tratamientos de edáfico + foliar (6 frutos), foliar (1 fruto) y al testigo (3 frutos). El tratamiento de estiércol + foliar tuvo la mayor longitud (16 cm) del brote principal, superando a los tratamientos de estiércol + edáfico (7 cm) y foliar (9 cm). El tratamiento edáfico + foliar (75 cm2) presentó mayor área foliar que el testigo (65 cm2) y tuvo el mayor peso de fruto con 2.62 kg 10 frutos, el cual fue significativamente mayor que el testigo (1.51 kg 10 frutos).
En México se cultivan 134.322 ha, de aguacate y los principales estados productores son: Michoacán (107.058 ha), Jalisco (8.468 ha), Estado de México (3.615 ha) y Morelos (3,348 ha) (SIAP, 2010). El estado de Guerrero cuenta con 1,300 ha dedicadas a este cultivo ubicadas en los municipios de Tecpan de Galeana (755 ha), Taxco de Alarcón (298 ha) y Leonardo Bravo (162 ha), esencialmente (CESAVEGRO, 2010).
La nutrición mineral de las plantas incide directamente en el rendimiento y la calidad del fruto de aguacate así como en la presencia de desórdenes fisiológicos (Tagliavini et al., 2000). Las recomendaciones de fertilización para zonas aguacateras usadas en México son (en kg ha-1): 200-200-100 de N-P-K para el Estado de México (Sánchez, 2001) y 200-200-300 para el estado de Michoacán, en estas zonas se han obtenido resultados exitosos por lo que dichas dosis podrían usarse como base para la elaboración de programas de fertilización (Tapia et al., 2007).
La nutrición convencional de los huertos de aguacate se ha cuestionado debido a la contaminación de agua, suelo y aire. Si bien, la producción de aguacate puede beneficiarse con abonos orgánicos y así contribuir a prevenir la contaminación, los productores de aguacate son renuentes a adoptarla porque sólo conocen la fertilización inorgánica.
Es entonces necesario demostrar que se pueden usar mezclas de fertilizantes orgánicos e inorgánicos sin demérito del rendimiento ni de la calidad de la fruta, además de que evita o reduce la contaminación (Aguirre et al., 2009).
A medida que crecen las plantas de aguacate, los suelos bajan sus contenidos nutrimentales, por lo que se necesita reponer los nutrimentos para que no se presenten deficiencias. Se debe tomar en cuenta que en México, las recomendaciones de fertilización del aguacate generados para una región especifica con frecuencia son extrapoladas de otras regiones productoras con condiciones ambientales y edáficas muy contrastantes, sin considerar las variaciones en la fertilidad de los suelos ni la condición nutrimental de los árboles (Salazar et al., 2009). A esto se atribuye que en muchos casos no se logran los beneficios esperados de la fertilización.
Debido a ello es necesario generar tratamientos de nutrición específicos para cada región aguacatera de acuerdo a las condiciones del suelo y comportamiento de la planta. En esta investigación se planteó como objetivo evaluar tratamientos de nutrición química y orgánica en aguacate Hass, en la localidad de Filo de Caballos, municipio de Leonardo Bravo, Guerrero, México.
Localización del área
de estudio
El estudio se llevó a cabo en un huerto de árboles de aguacate cv. Hass en etapa productiva (cinco años) localizada a una altitud de 2,430 m, entre las coordenadas de 17° 38’ 59.79’’ latitud norte 99° 50’ 22.17’’ longitud oeste (datos GPS), en la localidad de Filo de Caballos del municipio de Leonardo Bravo, correspondiente a la región centro del estado de Guerrero, de octubre del 2011 a noviembre de 2012.
Tratamientos y aplicaciones
Se utilizó N-P-K (edáfico a una concentración en kg ha-1 de 200-100-200) y Ca-Mg-B (foliar a una concentración en kg ha-1) 30, 10 y 15, respectivamente y estiércol (bovino (50 kg árbol-1). Las fuentes de nutrimentos fueron: fosfato diamónico (N y P), urea (N), sulfato de potasio (K), kelik (B), fertigro® calcio (Ca) y fertigro® magnesio (Mg) con los cuales se formaron ocho tratamientos: 1 estiércol , 2 (estiércol + edáfico), 3 (estiércol + edáfico + foliar), 4 (estiércol + foliar), 5 (edáfico), 6 (edáfico + foliar), 7 (foliar) y 8 (testigo: sin aplicación). Los tratamientos estiércol y edáfico se aplicaron en el área de proyección de copa de los árboles; mientras que, el foliar, directo al follaje. El estiércol, se aplicó 50% al inicio de la floración y 50%, en el cuajado del fruto. Los tratamientos edáficos, se aplicaron 33.33% para cada una de estas etapas fenológicas, al inicio de la floración, durante el cuajado del fruto, y crecimiento medio del fruto. El tratamiento foliar se aplicó de la manera siguiente: calcio al inicio de floración, cuajado del fruto y crecimiento medio del fruto; magnesio y boro, durante la floración y crecimiento del fruto.
Los tratamientos se distribuyeron en un diseño en bloques completos al azar con cuatro repeticiones; un árbol fue la unidad experimental, en total se evaluaron 32 árboles. Para el registro de datos se eligieron cuatro ramas por árbol, una por cada punto cardinal, con un diámetro aproximado de 2 a 3 cm, ubicadas a 1.5 m del suelo. A los datos se les efectuó un análisis de varianza y pruebas de medias de Tukey y LSD, mediante el programa Statistic Analysis System (SAS), versión 9.0.
Variables evaluadas
Durante un año y en intervalos de 15 días durante un año, se registraron los siguientes datos: Número de brotes vegetativos (NBV) se consideraron sólo brotes vegetativos nuevos; Número de brotes florales (NBF), sólo brotes florales nuevos; longitud de brote principal (LBP), con un longímetro en cm; diámetro de brote principal (DBP), con un vernier en mm; porcentaje de frutos cuajados (FC %), se cuantificó la cantidad de frutos en crecimiento y se dividió entre el número de flores, y se multiplicó por 100; diámetro del fruto cosechado (DF), con vernier se midió el diámetro ecuatorial de 10 frutos colectados por árbol de los cuales se obtuvo un promedio; peso del fruto (PF), los 10 frutos colectados por árbol fueron pesados y se obtuvo un promedio en una balanza granataria; número de frutos (NF), número de frutos por árbol que llegaron a la madurez fisiológica; y, área foliar (AF), se colectó una muestra de 15 hojas completas (lámina + peciolo), por árbol a las que se obtuvo su área total en cm 2 con la ayuda del software ImageJ.
Análisis de varianza de variables de crecimiento y desarrollo del árbol de aguacate Hass
Las variables que no mostraron diferencias significativas, de acuerdo a LSD (p≤ 0.05), fueron: número de brotes vegetativos (NBV); porcentaje de frutos cuajados (CF%) y diámetro de frutos (DF) (Cuadro 1). En otras investigaciones se ha obtenido resultados similares, como las de Cossío et al. (2008) quien encontró que las aplicaciones foliares de boro a una concentración de 1 g L–1 y 0.5 g L–1 en una y dos aplicaciones no tuvieron efecto en la corrección de deficiencia de boro ni tampoco incrementaron la producción, coincidiendo con los resultados obtenidos en esta investigación; al respecto, Salazar (2007) propone una hipótesis para explicar el bajo cuajado de fruto, en la que pudiera estarse presentado una competencia con el crecimiento vegetativo, el cual se desarrolla cuando las flores de las inflorescencias están cuajando fruto. Espindola et al. (2008), por su parte, indicó que las aplicaciones de N aumentaron el cuajado de fruto hasta 50%, en comparación a aquellos árboles donde no se aplicó N, coincidiendo con el presente trabajo.
El análisis de varianza (Tukey p≤ 0.05), indicó que los tratamientos mostraron diferencias significativas con respecto al testigo en el número de brotes vegetativos (NBF) y número de frutos (NF). Sin embargo, cuando se realizó la prueba de medias de LSD (p≤ 0.05), además de las variables aquí indicadas, existieron diferencias entre tratamientos en las variables siguientes: número de brotes florales (NBF), longitud de brote principal (LBP), diámetro de brote principal (DBP), área foliar (AF), número de frutos (NF), peso de frutos (PF) (Cuadro 1).
Número de brotes florales (NBF)
En el análisis de medias mediante LSD (p≤0.05), el tratamiento estiércol + edáfico + foliar (41 brotes/rama) fue estadísticamente mejor que los tratamientos estiércol + edáfico (19 brotes florales/rama); foliar (9 brotes florales/rama) y el testigo (21 brotes florales/rama) (Cuadro 2). Esto sugiere que la acción combinada de estos nutrimentos aumenta la floración en árboles de aguacate cv Hass. Chaikiattiyos (1994) indica dos factores asociados a la iniciación floral en aguacate, el descenso de la temperatura y la fertilización externa, Salazar et al. (2009) encontró que el desarrollo de brotes florales de árboles de aguacate cv. Hass no se altera por la carga de fruto que esté presente en el árbol pero sí afecta el número de brotes vegetativos con la adición de nutrimentos.
Longitud (LBP) y diámetro (DBP) de brote principal
En cuanto a la longitud y diámetro del brote principal de ramas, el tratamiento de estiércol + foliar, tuvo la mayor longitud (16 cm), superando a los tratamientos de estiércol + edáfico (7 cm) y foliar (9 cm), pero no presentó diferencias significativas con el testigo (12 cm) (Cuadro 2). La correlación entre las variables LBP y DBP fue altamente significativa en forma negativa (Cuadro 3) indicando que entre mayor sea la longitud del brote vegetativo, menor es el diámetro del mismo.
Área foliar (AF)
Se encontró que el tratamiento edáfico + foliar (75 cm2), presentó mayor área foliar que el testigo (65 cm2) mientras que los demás tratamientos, tuvieron ligeros incrementos, pero no fueron diferentes al mismo (Cuadro 2).
Al respecto, se indica que entre otras funciones, el nitrógeno favorece el desarrollo de hojas y tallos del aguacate (Bernal y Díaz, 2006). Se ha determinado, además, se señala que la aplicación de fertilizantes a los árboles de aguacate, incrementa el desarrollo foliar; por lo que se mejora su capacidad fotosintética (Maldonado, 2002). Debido a que el gasto de energía del árbol se concentra en el crecimiento vegetativo, se provoca baja productividad de fruto debido a que en ese momento las flores indeterminadas se encuentran amarrando fruto (Salazar et al., 2009). De acuerdo con lo anterior, se esperaría una baja productividad de fruto en aquellos árboles donde se obtuvo el mayor indice de área foliar; sin embargo, no fue así en esta investigación.
Número de frutos a madurez fisiológica (NF)
En el análisis de medias se encontró que el tratamiento estiércol + edáfico + foliar (17 frutos) superó de manera significativa a los tratamientos de edá-fico + foliar (6 frutos), foliar (1 fruto) y al testigo (3 frutos) (Cuadro 2), lo que indica que la adición combinada de fertilizantes aumenta el número de frutos que llegan a la madurez fisiológica. En este aspecto, se indica que la aplicación de nutrimentos es muy importante para mejorar la calidad y rendimiento del aguacate; el N promueve la formación del fruto; el P interviene en la formación de órganos reproductivos y aceleran la maduración del fruto, y el K, interviene en la formación, calidad y peso del fruto de aguacate (Bernal y Díaz, 2006).
Peso de fruto (PF)
El análisis de medias (LSD) mostró que el tratamiento edáfico + foliar (2.62 kg/10 frutos), fue significativamente mayor que el testigo (1.51 kg/10 frutos). Los demás tratamientos con fertilizantes orgánicos e inorgánicos y foliares presentaron tendencia de mayor peso que el Testigo, pero no lo superaron de manera estadística (Cuadro 2). Lovatt (2001a) menciona que la concentración de nutrimentos y la época de aplicación afectan directamente la producción y rendimiento del fruto. Tapia (2007) encontró que el incremento gradual de nutrimentos (N-P-K) promueve un incremento de rendimiento de fruto, encontrándose también un máximo de respuesta, ya que al continuar con el incremento de nutrimentos los rendimientos de fruta decaen.
Se indica que con la aplicación de N de 56-168 kg ha–1, se incrementa el tamaño del fruto de 175 g a 325 g; lo que se refleja en el incremento de la producción en 70% (Lovatt, 2001 b). Esta variable (PF) se correlacionó significativamente en forma positiva con el porcentaje de frutos cuajados (CF %) (Cuadro 3); lo significa que a mayor cantidad de frutos amarrados, es mayor el peso de frutos; es decir se incrementa el rendimiento.
Conclusiones
La aplicación de fertilizantes orgánicos, inorgánicos y foliares no tuvieron efecto en el incremento de la longitud y diámetro de brotes vegetativos.
La floración, el área foliar y el número de frutos fueron favorecidos por la aplicación de fertilizantes orgánicos (estiércol), edáficos (NPK) y foliares (Ca, Mg y B); el tratamiento que mayor efecto tuvo fue (estiércol + edáfico + foliar).
La aplicación de estiércol + foliar tuvo la mayor influencia en el crecimiento del brote principal; mientras que, la aplicación del tratamiento edáfico + foliar favoreció el área foliar y el mayor peso de fruto. CO
Literatura citada
Aguirre, S. P. A. E.; Bárcenas, O. M. B.; Nieves, L. J. y Hernández, G. 2009. Crecimiento de raíces de aguacate “Hass” bajo manejos: convencional y orgánico en Uruapan Michoacán, México. http://www.”/html/cache/html/sis/seminarios/aguacate/2.%20simposio%20manejo%20de%20cultivo.pdf”.
Bernal, E. J. A. y Díaz, D. C. A. 2006. Tecnología para el cultivo de aguacate. CORPOICA. Centro de investigación La Selva. Rionegro, Antioquia, Colombia. Manual técnico Núm. 5. 241 p.
Chaikiattiyos, S.; Menzel, C. M. and Rasmussen, T. S. 1994. Floral induction in tropical fruit trees; effects of temperature and water supply. J. Hortic. Sci. 69:397-415.
Cossio, V. L. E.; Salazar, G. S.; González, D. I. J. y Medina, T. R. 2008. Fenología del aguacate Hass en el clima semicálido de Nayarit.
Universidad Autónoma Chapingo (UACH), México. Revista Chapingo.14(3):319-324.
CESAVEGRO (Comité Estatal de Sanidad Vegetal de Guerrero). 2010. Plagas reglamentarias del aguacatero. www.cesavegro.org.mx.
Espíndola, B. M. C.; Cano, M. R.; Rodríguez, A. J. y Sánchez, G. P. 2008. Amarre de fruto en aguacate “Hass” con aplicaciones de AG3, N y anillado. Agric. Téc. Méx. 34(4):407-419.
Lovatt, C. J. 2001a. Nitrogen fertilization strategies to increase yield of the Hass avocado. Department of Botany and Plant Sciences, UC Riverside. California avocado commision. Irvine, CA. USA. 109-113 p.
Lovatt, C. J. 2001b. Properly timed soil-applied nitrogen fertilizer increases yield and fruit size of ‘Hass’ avocado. J. Amer. Soc. Hort. Sci. 126(5):555-559.
Maldonado, T. R. 2002. Diagnóstico nutrimental para la producción de aguacate Hass. Informe de investigación. UACH (Universidad Autónoma Chapingo). Texcoco, Estado de México.167 p.
Salazar, S. G. 2007. Floración y fructificación. In: el aguacate y su manejo integrado. Téliz, O. D. y Mora, A. A. (Coord.). Ediciones Mundi-Prensa, D. F., México. 5 p.
Salazar, S. G. L. E.; Cossío, V. I. y González, D. J. L. 2009. La fertilización en sitio específico mejoró la productividad del aguacate Hass en huertos sin riego. Agric. Téc. Méx. 35(4):439-438.
Sánchez, P. J. L.; Alcántar, R. J. J.; Coria, A. V. M.; Anguiano, C. J.; Vidales, F. I.; Tapia, V. L. M.; Aguilera, M. J. L.; Hernández, R. G. y Vidales, F. J. A. 2001. Tecnología para la producción de aguacate en México. INIFAP, CIRPAC. C. E. Uruapan. Libro técnico núm. 1 Michoacán, México. 39 p.

 

Califica este artículo Thank you for your vote!
 
 
 
 

Azúcar orgánica, nueva alternativa para fabricantes de licor artesanal. En Ecuador
Maldonado está en la frontera rural con el departamento de Nariño, Colombia. La producción licorera es uno de los oficios con l...
 
El boom orgánico en Alemania
Aún más alemanes compran alimentos orgánicos. La agricultura ecológica ya no es un nicho de mercado, sino un segmento de merca...
 
Productos orgánicos, la tendencia que crece en Argentina
En los últimos años creció rápidamente el consumo y la producción de alimentos orgánicos en todo el mundo y el país sudamer...
 
Manejo agronómico de berries orgánicos en Chile (Primera parte)
Los berries son frutos del bosque adaptados a la producción agrícola, y responden muy bien al manejo orgánico, especialmente a ...
 
Primer Congreso Orgánico en Guatemala 24 y 25 de Septiembre de 2105
La agricultura orgánica es una herramienta clave para mitigar los efectos del cambio climático. Es por ello que se ha convertido...