Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

15 de diciembre del 2017
Manejo sanitario de berries orgánicos en Chile
Autor:
Sigrid Vargas S./ Cecilia Céspedes L.


Ver en la Revista >
Califica este artículo: Thank you for your vote!
 

El manejo orgánico de plagas debe estar sustentado en una estrategia que incluya varias prácticas sin causar daño económico, en lugar de tratar de erradicarlas con productos químicos por otros de tipo biológico.
Desde el punto de vista sanitario antes de plantar un cultivo orgánico se debe pensar en la mejor forma de prevenir el desarrollo de enfermedades, ya que ciertas omisiones pueden causar importantes pérdidas o situaciones imposibles de manejar.
En el caso de los berries en Chile para realizar un adecuado manejo de plagas es fundamental realizar un exhaustivo monitoreo de ellas y tener antecedentes de las que históricamente existen en el potrero donde se establecerá el huerto o aquellas que pueden estar en los predios vecinos (Figura 5), además de diferenciar los distintos estados de desarrollo de insectos foliares o del suelo. Si las poblaciones de larvas son muy altas es mejor esperar una temporada para hacer un manejo efectivo de estos insectos, de lo contrario se corre el riesgo de perder la plantación.
El manejo de plagas del suelo requiere mantener un monitoreo constante, lo que permite determinar la dinámica de las poblaciones de nuevos insectos y hacer un manejo preventivo oportuno. Los mejores resultados con el uso de hongos entomopatógenos (HEP) se obtienen con manejo preventivo, mientras que el manejo curativo puede ser más errático. La mejor época para la aplicación de los HEP es durante períodos con temperaturas templadas (otoño, salidas de invierno y primavera) y menor radiación ultravioleta. De esta manera es posible mantener un nivel elevado de esporas y micelio de los hongos benéficos en la zona de desarrollo de raíces. Para aplicar los HEP se debe agregar al formulado un dispersante, como un aceite miscible, para facilitar la mezcla con agua. De preferencia se deben aplicar en cobertera sobre el suelo libre de maleza o lloviendo. Para facilitar la distribución de las esporas en el suelo si existe mulch que no permite la aplicación en cobertera, se puede aplicar por el sistema de riego después de haber regado por 15 a 20 min, para humedecer el suelo, luego inyectar los HEP por otros 10 a 15 min, y terminar con un lavado de otros 10 min. Los HEP se deben aplicar después de la puesta del sol, excepto en días que esté nublado o lloviendo, para no exponer el inóculo a los rayos ultravioleta.
En el diseño del huerto de sistemas de producción orgánica es importante considerar el establecimiento de corredores biológicos para el manejo de las plagas (Figura 6), donde coexisten variadas especies de plantas arbóreas, arbustivas y herbáceas que constituyen un lugar de resguardo, alimento y multiplicación para un gran número de especies benéficas de enemigos naturales de potenciales plagas del cultivo. El corredor biológico también es un refugio para los polinizadores, por lo que se deben incluir plantas con floraciones prolongadas y productoras de polen; como son las Umbelíferas, todo lo cual aumenta la diversidad en el agro-ecosistema.
El manejo de las enfermedades del huerto se debe iniciar con la elección del terreno y su manejo previo al establecimiento; en caso de ser necesario se deben hacer drenes para evitar el anegamiento o saturación con las aguas de lluvia.
Otro factor fundamental es la elección de plantas sanas, comprar en un vivero no es garantía suficiente de sanidad, por lo que se deben revisar las plantas antes de comprarlas en busca de problemas de agallas en el cuello, pudriciones de raíces o raíces mordidas por insectos. Es importante evitar cualquier estrés de las plantas durante el transporte y el establecimiento, especialmente por falta de humedad.
En el momento de la plantación también es posible incorporarcepas de Trichoderma spp mediante el baño que se recomienda para las raíces, como una forma de prevenir posibles enfermedades radicales. Una vez establecidas las plantas, se deben realizar monitoreos para detectar la aparición de síntomas de enfermedades e iniciar su manejo de inmediato. Como manejo preventivo se recomienda aplicar continuamente té de compost en el riego por goteo o incluso al follaje (Figura 7), ya que inocula una gran cantidad de microorganismos benéficos y los productos de su metabolismo, permitiendo contar con una mayor flora microbiana que compite con los patógenos que causan las enfermedades y estimulan a las plantas a defenderse a través de sistemas de resistencia inducida.
Las enfermedades que afectan a los berries se dividen en radicales, de cuello, de la madera, de la yema, foliares, de la fruta, y de poscosecha. Respecto de las enfermedades radicales y de cuello Phytophthora spp. es el principal patógeno ya que puede causar el mayor daño económico, especialmente en frambuesa, arándano y frutilla. El momento más susceptible de la planta a este patógeno es durante la brotación, ya que se producen las condiciones óptimas para su desarrollo: suelos saturados y aumento de las temperaturas, lo que permite la liberación de zoosporas (esporas flageladas) capaces de nadar en busca de raíces de plantas susceptibles. Esta enfermedad está asociada a plagas de suelo y presencia de malezas, ya que el patógeno puede ingresar como infección secundaria por las heridas que las larvas de insectos dejan al alimentarse de las raíces. Muchas veces al eliminar la plaga se evita la enfermedad. Por su parte las malezas sombrean el suelo, protegiendo a las zoosporas de los rayos ultravioletas que son el mejor control de las zoosporas superficiales. Las labores de limpia de malezas, que pueden dañar el sistema radical, se deben realizar en días soleados, nunca con probabilidad de lluvias ya que favorecen la propagación de Phytophthora.
Como se mencionó anteriormente, una forma preventiva de evitar las enfermedades de raíces, es la aplicación de Trichoderma sp., hongo antagonista que impide el desarrollo de hongos fitopatógenos como Phytophtorasp. Para que el control sea preventivo se debe aplicar Trichoderma a fines de invierno o en estado de yema hinchada previo a la brotación en frambuesa o arándano.
En relación a las enfermedades de la madera como plateado, Pestalotiopsis spp., Neofusicoccum spp., Leptosphaeria spp., entre otras, es fundamental la utilización de material vegetal sano. Luego, una vez establecido el cultivo, es muy efectivo el manejo preventivo con la aplicación de té de compost en el riego. Esta práctica también ha sido exitosamente usada con fines curativos en algunas enfermedades; sin embargo, aún es materia de investigación determinar las dosis y frecuencias necesarias para prevenir o controlar estas enfermedades.
Como prácticas normales se recomiendan los lavados durante la caída de hojas con productos a base de cobre. En general, las enfermedades de madera aumentan en el tiempo debido a que parte de la poda va quedando en el suelo, permitiendo el desarrollo de estos patógenos durante el invierno; mientras más limpio de residuos de poda se encuentre el huerto menos enfermedades de madera existirán. Los restos de podas pueden incorporarse al compost, previa trituración, y al alcanzar altas temperaturas (sobre 55 °C por 3 ó más días consecutivos) los patógenos mueren.
Todos los cortes de maderas gruesas deben ser protegidos con una solución pegajosa a base de Trichoderma, y las herramientas de poda deben desinfectarse evitando transmitir enfermedades desde plantas enfermas a sanas. En el caso de las enfermedades de la yema y foliares, junto con un manejo nutricional equilibrado es recomendable aplicaciones a base de productos cúpricos a inicio de brotación, seguido de té de compost como prevención para huertos con antecedentes de estas enfermedades.
Productos a base de extractos de cítricos y Trichoderma no controlan este tipo de enfermedades. El caldo Bordelés es una buena alternativa como producto cúprico para el control de estas enfermedades y de la roya en el caso de la frambuesa, además de tener una buena retención bajo condiciones de lluvia; sin embargo, la mayor efectividad se logra cuando se aplican caldos recién preparados. Al respecto, el Programa de Innovación Territorial Orgánico (PTO) publicó el “Manual de biopreparados para la agricultura ecológica” donde se explica cómo elaborarlos (Infante, 2011). Otras prácticas son las chapodas, como una forma de eliminar las hojas enfermas y más viejas, junto con mejorar la ventilación dentro de la planta; por ejemplo en el caso de la roya de la frambuesa o el mildiú de la mora.
Las enfermedades de la fruta se previenen con la orientación norte sur del huerto, con una densidad de plantación moderada, y con el manejo de poda que permita una correcta ventilación, ya que es muy importante la arquitectura de la planta.
La pudrición gris es la principal enfermedad de la fruta para todos estos berries, excepto en murtilla donde no tiene importancia. Es posible realizar aplicaciones preventivas con Trichoderma desde la floración y aplicaciones de extractos de cítricos durante la madurez de la fruta. Los productos a base de cobre también pueden ayudar al control, pero se recomiendan cuando hay otras enfermedades que se desean controlar al mismo tiempo, por ejemplo pudrición gris y la roya en frambuesa durante el período de madurez de la segunda flor.
En la actualidad las malezas son el principal problema de los productores orgánicos, por lo que es necesario conocer sus ciclos y fisiología; especialmente las perennes que deben mantenerse controladas para evitar su desarrollo, ya que su agresividad y persistencia provocan gran competencia con el cultivo y disminución significativa de los rendimientos. La ausencia de productos herbicidas permitidos para el control efectivo de malezas y la imposibilidad de mover el suelo sobre hilera, hace necesario planificar en forma preventiva el manejo de las malezas considerando varias prácticas complementarias con este fin, al respecto el PTO publicó el manual “Reconocimiento y manejo de malezas importantes en la producción orgánica de las Regiones del Maule y Biobío”, que permite el reconocimiento de dichas malezas como método para su control (Pedreros et al., 2011).
La importancia de poner en la práctica un programa de manejo de malezas fue demostrada en un ensayo establecido en moras híbridas en la Región del Biobío, donde el rendimiento de fruta fue 60% mayor con control de malezas sobre hilera cada 45 días, en relación a un único control invernal al momento de la poda; que es lo que comúnmente realizan los agricultores. Además del control manual de malezas, existe gran cantidad de otras prácticas que deben utilizarse, empezando por las trampas de semillas de malezas en el agua de riego, cubiertas entre hileras, segado de malezas antes de que fructifiquen, y cubiertas sobre la hilera o mulch, que puede ser vegetal como paja de cereales, corteza de pino (Figura 8), cascarilla de arroz, plástico negro o malla antimalezas.
La poda en berries se realiza en diferentes épocas y con diferentes objetivos. La más importante es la poda invernal (Figura 9) que tiene como objetivo eliminar la madera que ya produjo fruta, formar la planta y manejar el equilibrio entre el vigor y la producción. Es el caso del raleo de cañas en frambuesa que se realiza durante el receso vegetativo. Hay algunas variedades de arándanos como Misty que no entran en receso completo y que aún así deben podarse. Por su parte, la poda de verano o chapoda tiene el objetivo de reducir el vigor de la planta y mejorar la ventilación, se utiliza frecuentemente en moras híbridas. CO
Literatura citada
Aballay, E., y V. Inzunza. 2002. Evaluación de plantas con propiedades nematicidas en el control de Xiphinema index
en vid de mesa cv. Thompson Seedless en la zona central de Chile. Agricultura Técnica 62:357-365.
Céspedes, C., C. Ovalle, y J. Hirzel. 2005. Manejo de la fertilidad del suelo en producción orgánica. En Céspedes, C. (ed.) Agricultura orgánica. Principios y prácticas de producción. Boleltín INIA Nº 131. Instituto de Investigaciones Agropecuarias INIA, Centro Regional de Investigación Quilamapu, Chillán, Chile.
Cisterna, E., y A. France. 2009. Manual de campo “Plagas, enfermedades y desórdenes fisiológicos del arándano en Chile”. Centro Tecnológico de Control Biológico. Boletín INIA Nº 189. 127 p. Instituto de Investigaciones Agropecuarias INIA, Chillán, Chile.
FIA, FiBL, y AAOCH. 2006. Cultivo orgánico de berries arbustivos. Fundación para la lnnovación Agraria (FIA), lnstituto de lnvestigaciones para la Agricultura Orgánica (FiBL), y la Agrupación de Agricultura Orgánica de Chile (AAOCh), Santiago, Chile/Frick, Suiza. Imprenta Ograma, Santiago, Chile.
Hirzel, J. 2009. Fertilización. En Morales, C.G., M.I. González, J. Hirzel, J. Riquelme, G. Herrera, M. Madariaga, et al. (eds.) Aspectos relevantes en la producción de frambuesa (Rubus idaeus L.) Boletín INIA Nº 192. 116 p. Instituto de Investigaciones Agropecuarias INIA, Villa Alegre, Chile.
Infante, A. 2011. Manual de biopreparados para la agricultura ecológica. Programa Territorial Orgánico (PTO), SURFRUT, Fundación para la lnnovación Agraria (FIA). Trama impresores S.A., Santiago, Chile.
Pedreros, A., C. Céspedes, y C. Pino. 2011. Reconocimiento y manejo de malezas importantes en la producción orgánica de las Regiones del Maule y Biobío. PTO, SURFRUT, FIA. Trama impresores S.A., Santiago, Chile.

 

Califica este artículo Thank you for your vote!
 
 
 
 

Productos orgánicos, la tendencia que crece en Argentina
En los últimos años creció rápidamente el consumo y la producción de alimentos orgánicos en todo el mundo y el país sudamer...
 
Orgánicos, frescos y saludables, son la nueva tendencia en alimentación
Por: Diego Alejandro Olviares Jiménez / 
dolivares@larepublica.com.co Que las personas troten más, consuman más agua que g...
 
Propiedades del Cilantro y Beneficios para la Salud
Por Dr. Edward F. Group III, DC, ND El cilantro aparece en platillos de todo el mundo, de España a México, de Medio Oriente a...
 
Producción orgánica de amaranto (Amaranthus caudatus) (Tercera y última parte)
Es importante la temperatura del medio ambiente, para el cultivo del amaranto pues las heladas y las bajas temperaturas llegan a a...
 
La piña de Costa Rica ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos
El pasado 20 de marzo del 2015, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) celebró una audiencia para escuchar los al...