Cultura Orgánica
22 de octubre del 2014
México
1 2 3 4 5
Reunión en Chapingo de Sagarpa y red de tianguis para analizar regulación de productos orgánicos
En la Universidad Autónoma Chapingo, el pasado 23 de abril de 2014, se realizó el Taller “Marco...
Primeras certificadoras de orgánicos y productos que ostentan el distintivo nacional
Miel, manzana, aguacate, café, mango, mora azul y vino de mesa El titular de la Secretaría de ...
Consolidan Sagarpa y productores sistema de orgánicos
Entra en vigor sello distintivo de la producción orgánica Este año se invierten 17 millones de...
Materiales en la Agricultura Orgánica
En este artículo se presentan ejemplos de materiales comúnmente utilizados en la producción veget...
Demuestran que los plaguicidas sistémicos son una amenaza para la biodiversidad
Demuestran que los plaguicidas sistémicos son una amenaza para la biodiversidad
Una revisión de la literatura científica publicada en los últimos años sobre los plaguicidas sistémicos o neonicotinoides confirma que están causando daños significativos a un gran número de especies de invertebrados beneficiosos y son un factor clave en el declive de las abejas. Según los autores del estudio, el uso de estos productos está teniendo un impacto similar al de los organofosfatos o el DDT (prohibidos precisamente por su impacto ambiental y sob...
Reunión en Chapingo de Sagarpa y red de tianguis para analizar regulación de productos orgánicos
En la Universidad Autónoma Chapingo, el pasado 23 de abril de 2014, se realizó el Taller “Marco...
Demuestran que los plaguicidas sistémicos son una amenaza para la biodiversidad
Una revisión de la literatura científica publicada en los últimos años sobre los plaguicidas sis...
Primeras certificadoras de orgánicos y productos que ostentan el distintivo nacional
Miel, manzana, aguacate, café, mango, mora azul y vino de mesa El titular de la Secretaría de ...
Materiales en la Agricultura Orgánica
En este artículo se presentan ejemplos de materiales comúnmente utilizados en la producción veget...
Consolidan Sagarpa y productores sistema de orgánicos
Consolidan Sagarpa y productores sistema de orgánicos
Entra en vigor sello distintivo de la producción orgánica Este año se invierten 17 millones de pesos en la promoción comercial de productos orgánicos, actividad en la que México es exportador de más de $600 millones de dólares y Michoacán es el tercer estado del país destacado en esta producción. El incremento presupuestal a los programas de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) demuestra que el ...
Reunión en Chapingo de Sagarpa y red de tianguis para analizar regulación de productos orgánicos
En la Universidad Autónoma Chapingo, el pasado 23 de abril de 2014, se realizó el Taller “Marco...
Demuestran que los plaguicidas sistémicos son una amenaza para la biodiversidad
Una revisión de la literatura científica publicada en los últimos años sobre los plaguicidas sis...
Consolidan Sagarpa y productores sistema de orgánicos
Entra en vigor sello distintivo de la producción orgánica Este año se invierten 17 millones de...
Materiales en la Agricultura Orgánica
En este artículo se presentan ejemplos de materiales comúnmente utilizados en la producción veget...
Primeras certificadoras de orgánicos y productos que ostentan el distintivo nacional
Primeras certificadoras de orgánicos y productos que ostentan el distintivo nacional
Miel, manzana, aguacate, café, mango, mora azul y vino de mesa El titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), Enrique Martínez y Martínez, entregó el reconocimiento a las tres primeras empresas aprobadas para certificar productos orgánicos en México, y a los primeros siete productos orgánicos, portadores del Distintivo Nacional, bajo los “Lineamientos para la Producción Orgánica de las Activ...
Demuestran que los plaguicidas sistémicos son una amenaza para la biodiversidad
Una revisión de la literatura científica publicada en los últimos años sobre los plaguicidas sis...
Primeras certificadoras de orgánicos y productos que ostentan el distintivo nacional
Miel, manzana, aguacate, café, mango, mora azul y vino de mesa El titular de la Secretaría de ...
Consolidan Sagarpa y productores sistema de orgánicos
Entra en vigor sello distintivo de la producción orgánica Este año se invierten 17 millones de...
Materiales en la Agricultura Orgánica
En este artículo se presentan ejemplos de materiales comúnmente utilizados en la producción veget...
Reunión en Chapingo de Sagarpa y red de tianguis para analizar regulación de productos orgánicos
Reunión en Chapingo de Sagarpa y red de tianguis para analizar regulación de productos orgánicos
En la Universidad Autónoma Chapingo, el pasado 23 de abril de 2014, se realizó el Taller “Marco regulatorio mexicano en materia de productos orgánicos y la certificación participativa”. El evento fue convocado por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA) de la SAGARPA y Red Mexicana de Tianguis y Mercados Orgánicos. Desde el año 2006, que se publicó la Ley de Productos Orgánicos en México, se esperaba un pronunciamiento cl...
Reunión en Chapingo de Sagarpa y red de tianguis para analizar regulación de productos orgánicos
En la Universidad Autónoma Chapingo, el pasado 23 de abril de 2014, se realizó el Taller “Marco...
Demuestran que los plaguicidas sistémicos son una amenaza para la biodiversidad
Una revisión de la literatura científica publicada en los últimos años sobre los plaguicidas sis...
Primeras certificadoras de orgánicos y productos que ostentan el distintivo nacional
Miel, manzana, aguacate, café, mango, mora azul y vino de mesa El titular de la Secretaría de ...
Consolidan Sagarpa y productores sistema de orgánicos
Entra en vigor sello distintivo de la producción orgánica Este año se invierten 17 millones de...
Materiales en la Agricultura Orgánica
Materiales en la Agricultura Orgánica
En este artículo se presentan ejemplos de materiales comúnmente utilizados en la producción vegetal orgánica. Los ejemplos mencionados sólo son una muestra de la inmensa cantidad de materiales e insumos posibles de uso de acuerdo a las normas, y algunos tienen ciertas restricciones. Es importante señalar, que se mencionan compuestos genéricos, para facilitar el entendimiento y manejo de la información recabada. El objetivo es dar a conocer algunos materiale...

Recientes

Reunión en Chapingo de Sagarpa y red de tianguis para analizar regulación de productos orgánicos

En la Universidad Autónoma Chapingo, el pasado 23 de abril de 2014, se realizó el Taller “Marco regulatorio mexicano en materia de productos orgánicos y la certificación participativa”. El evento fue convocado por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA) de la SAGARPA y Red Mexicana de Tianguis y Mercados Orgánicos. Desde el año 2006, que se publicó la Ley de Productos Orgánicos en México, se esperaba un pronunciamiento claro por parte del ejecutivo federal, sobre considerar alternativas a la certificación por agencia de productos orgánicos. La Red Mexicana de Tianguis y Mercados Orgánicos ha promovido una norma de Certificación Participativa a través del consenso con los productores y consumidores que participan en estos mercados orgánicos. En octubre de 2013, finalmente se publicaron los Lineamientos de operación orgánica para las actividades agropecuarias y se dio a conocer el distintivo nacional para los productos orgánicos mexicanos, comentaron los representantes de Senasica. Este taller tuvo mucha importancia, como señalara Luis Suárez, coordinador del Tianguis Orgánico de San Miguel de Allende, ya que se abrieron puertas de comunicación directa entre productores locales que participan en los mercados orgánicos y los representantes de SAGARPA. Alejandro Abad de la Subsecretaría de Alimentación de Sagarpa propuso establecer una agenda común para hacer ajustes a los Lineamientos de la producción orgánica y a las normas de operación para apoyos al sector. Además de las conferencias de los representante de Senasica y de la Subsecretaría de Alimentación, se tuvo la oportunidad de escuchar las experiencias de los tianguis orgánicos de Chapingo, Méx., San Miguel de Allende, Guanajuato y de Guadalajara, Jalisco, donde se han implementado varios esquemas para la certificación participativa de productos orgánicos. También se expuso el punto de vista de AMPFYDIOBE sobre la producción de insumos y de Certimex sobre las expectativas y retos por la implementación del acuerdo de Lineamientos de Operación Orgánica. Al evento concurrieron 135 personas, provenientes de las diversas entidades del país, representando a la mayoría de los mercados orgánicos, así también estuvieron presentes otros actores como académicos, productores de insumos, certificadores de productos orgánicos y público interesado. Mayor información se puede obtener en: www.tianguisorganicos.org.mx

Leer nota completa

Demuestran que los plaguicidas sistémicos son una amenaza para la biodiversidad

Una revisión de la literatura científica publicada en los últimos años sobre los plaguicidas sistémicos o neonicotinoides confirma que están causando daños significativos a un gran número de especies de invertebrados beneficiosos y son un factor clave en el declive de las abejas. Según los autores del estudio, el uso de estos productos está teniendo un impacto similar al de los organofosfatos o el DDT (prohibidos precisamente por su impacto ambiental y sobre la salud) y el efecto va más allá de las tierras de cultivo. Lejos de asegurar la producción de alimentos, estos plaguicidas están amenazando la propia capacidad productiva a largo plazo, ya que reducen o eliminan los polinizadores y los controladores naturales de plagas, elementos clave del buen funcionamiento de los sistemas agrarios. Un nuevo estudio, que analiza más de 800 trabajos científicos publicados previamente, confirma que los plaguicidas sistémicos son un riesgo grave para las abejas y otros polinizadores como las mariposas y afectan a invertebrados como las lombrices y a vertebrados como las aves. Las evidencias respaldan la necesidad de replantear el modelo productivo para garantizar la seguridad alimentaria a largo plazo y establecer una regulación más estricta del uso de estos productos químicos La preocupación sobre el impacto de los plaguicidas sistémicos o neonicotinoides en una amplia variedad de especies beneficiosas ha crecido en los últimos 20 años, pero hasta ahora las evidencias no habían sido consideradas concluyentes. Para realizar un análisis completo de la situación, el Task Force on Systemic Pesticides, un grupo internacional de científicos independientes que asesora a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), ha revisado durante cuatro años toda la literatura científica disponible, más de 800 estudios publicados en revistas científicas de alto impacto sometidas al sistema de revisión por pares. Su conclusión es que hay claras evidencias de que los plaguicidas sistémicos causan un impacto tan grave que exigen una imperiosa regulación de su uso. Las aves agrarias están en declive Para SEO/BirdLife, ésta es una prueba más de la degradación ambiental de los sistemas agrarios, detectada ya a través de sus programas de seguimiento de aves, que muestran un declive continuado de las especies comunes asociadas a los paisajes agrarios. Por ejemplo, la golondrina, Ave del Año de 2014, muestra una reducción de su población de más del 30% en la última década. Y otras, como la codorniz, el sisón o la calandria están en una situación similar. El uso de plaguicidas se une a otros factores que influyen en este escenario de pérdida de biodiversidad, como la reducción directa de hábitats favorables o enfermedades nuevas traídas con el comercio internacional de mercancías. Aunque la UE ya ha prohibido temporalmente el uso de estos productos en algunos cultivos, el problema tiene una escala global, y sería necesario empezar a trabajar en un cambio profundo del modelo agrario, reconectando los sistemas productivos a los ciclos naturales. Esto podría tener un impacto en los rendimientos por hectárea en ciertas zonas, pero igualmente acabaría reduciendo los costos crecientes en inputs y ofrecería más garantías de futuro sobre el suministro de alimentos. Cuestión que por otra parte requiere atajar también otros problemas como la distribución, el acceso y el desperdicio de comida, junto con los modelos de consumo y las dietas. Sea como sea, en cuanto a los neonicotinoides es evidente que debe aplicarse con más fuerza el principio de precaución. Un modelo agrario más sostenible y extensivo permitiría distribuir mejor el empleo y las rentas, a la vez que conservaría los paisajes y la riqueza natural. Un reto difícil pero crucial. A pesar de que la nueva Política Agrícola Común (PAC) recién reformada por la UE no está orientada a este cambio de modelo, contiene herramientas que pueden ayudar a iniciar el camino. También puede contribuir la Directiva de Uso Sostenible de los Plaguicidas, que promueve la gestión integrada de plagas y la búsqueda de alternativas no químicas contra ellas. Qué son los plaguicidas sistémicos Los plaguicidas sistémicos o neonicotinoides son absorbidos por la planta, transportándose a todos los tejidos (hojas, flores, raíces y tallos, así como polen y néctar). Se utilizan cada vez más como un profiláctico con el que tratar suelos o semillas para evitar las plagas en vez de hacer un tratamiento sólo cuando aparece el problema. Son capaces de persistir y acumularse, en particular en el suelo, durante meses o años. Esto aumenta su toxicidad y los hace más perjudiciales para especies a las que no van dirigidos. Estos productos generan un mercado de 2.600 millones anuales, según cifras de ofrecidas por el Task Force on Systemic Pesticides. CO

Leer nota completa

Primeras certificadoras de orgánicos y productos que ostentan el distintivo nacional

Miel, manzana, aguacate, café, mango, mora azul y vino de mesa El titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), Enrique Martínez y Martínez, entregó el reconocimiento a las tres primeras empresas aprobadas para certificar productos orgánicos en México, y a los primeros siete productos orgánicos, portadores del Distintivo Nacional, bajo los “Lineamientos para la Producción Orgánica de las Actividades Agropecuarias”. Durante la cuarta sesión del Consejo Nacional de Producción Orgánica, el secretario Martínez y Martínez indicó que el consumidor es cada vez más exigente de alimentos sanos, inocuos y que su proceso de producción no dañe al medio ambiente, es por ello que los productos orgánicos tienen gran futuro y se erigen como un valor agregado a la producción agroalimentaria. Agregó que en los últimos 10 años el crecimiento del cultivo de orgánicos en México ha sido explosivo, pues pasó de 21 mil a 512 mil hectáreas cultivadas y de 13 mil productores que se dedicaban a esta actividad a 170 mil que existen en la actualidad. El subsecretario de Alimentación y Competitividad, Ricardo Aguilar Castillo, indicó que la miel, manzana, aguacate, café, mango, mora azul y vino de mesa fueron los primeros certificados para ostentar el distintivo nacional de productos orgánicos, por lo que se constituyen como embajadores de México ante el mundo. La importancia de este trabajo, resaltó, es dar a los consumidores la certeza de que si un producto ostenta el distintivo nacional, está debidamente certificado y es realmente un alimento orgánico. El director en jefe del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA), Enrique Sánchez Cruz, informó que las leyes mexicanas están armonizadas con las leyes internacionales en materia de productos orgánicos y que ya se trabaja con los socios comerciales de México para lograr las equivalencias en la certificación de este tipo de alimentos, a fin de facilitar su exportación. Explicó que durante el presente año se espera contar con más de 20 empresas certificadoras aprobadas por el SENASICA, muchas de las cuales ya han sido acreditadas por la Entidad Mexicana de Acreditación (EMA) y otros organismos internacionales. De igual manera, dio a conocer a los integrantes del grupo de expertos del Consejo Nacional de Producción Orgánica, que se encargan de dar asesoría técnica a la SAGARPA y de la evaluación de las sustancias, materiales, productos, insumos, métodos e ingredientes que pueden utilizarse en la producción orgánica, de acuerdo con los estándares nacionales e internacionales. A este grupo se irán agregando técnicos de otras instituciones, quienes se sumarán al esfuerzo que ya realizan científicos del Colegio de Posgraduados, la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) y las universidades Nacional Autónoma de México (UNAM), Autónoma de Michoacán, Autónoma de Chiapas y Autónoma de Chapingo. Por su parte, el director en jefe de Agencia de Servicios a la Comercialización y Desarrollo de Mercados Agropecuarios (ASERCA), Baltasar Hinojosa, informó que 85 por ciento de la producción orgánica del país se exporta y sólo el 15 por ciento se consume a nivel nacional. Por ello, añadió, durante el 2014 este órgano desconcentrado de la SAGARPA invertirá cerca de 17 millones de pesos para fortalecer la campaña de consumo de productos orgánicos en el país. Los productores integrantes del Consejo Nacional de Producción Orgánica agradecieron a la SAGARPA y sus organismos el apoyo que han brindado para avanzar rápidamente en la regulación y certificación de productos orgánicos, pues, consideraron, sólo con el trabajo en equipo de la iniciativa privada, productores y gobierno, se han alcanzado las metas trazadas. Cabe destacar que la aprobación de organismos de certificación se otorgó con fundamento en la Ley de Productos Orgánicos y su reglamento; la vigencia de la aprobación será de cinco años y estará sujeta a visitas de inspección periódicas para constatar que cumple con los requisitos bajos los cuales se otorgó. Para otorgar las aprobaciones los técnicos del SENASICA constataron que las empresas cuentan con un sistema de calidad y procedimientos para certificar bajo los Lineamientos de la Operación Orgánica de las Actividades Agropecuarias. Cabe señalar finalmente que las empresas que recibieron su certificado de manos del titular de la SAGARPA son: Certificadora Mexicana de Productos y Procesos Ecológicos (CERTIMEX), MAYACERT México y México Tradición Orgánica (METROCERT). La autorización del uso del Distintivo lo otorga la SAGARPA, a través de Organismos de Certificación Aprobados por el SENASICA y las primeras empresas que ya recibieron autorización para ostentar el Distintivo Nacional bajo los “Lineamientos para la Producción Orgánica de las Actividades Agropecuarias” son: Miel: Productores de Miel Flor de Campanilla, S.C.
 Mango: Casibe Fuentes Matus. Manzana: Agropecuaria la Norteñita S.R.L. de C.V.
 Café: UCIRI Unión de Comunidades Indígenas de la Región del Istmo. Vino de mesa: Casa Madero Mora Azul: Las Huertas Azules de Zacatlán Aguacate: Frutas y Hortalizas Orgánicas de Michoacán, México, S.A. de C.V. En la reunión estuvieron también la Procuradora Federal del Consumidor, Lorena Martínez Rodríguez; el Secretario Técnico del Consejo Nacional de Producción Orgánica, Juan José Linares Martínez, y la directora en jefe del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), Patricia Ornelas Ruíz, entre otros. CO

Leer nota completa

Más leídos

Ajonjolí

Generalidades El ajonjolí es una planta cuya especie botánica es de la familia Sesamum indicum, su cultivo es anual, el ciclo puede variar entre 90–130 días dependiendo de la variedad y las condiciones ecológicas. La producción promedio es entre 12- 14qq por manzana1. Se caracteriza por ser una planta herbácea que soporta temperaturas que fluctúan entre 20º y 35º C, requiere de precipitaciones pluviales entre 400 y 900 mm. Sus hojas son verdes y flores blancas o rosas, su tronco es erguido produce cápsulas con numerosas semillas lisas2. Es un cultivo poco exigente de nutrientes, se desarrolla en una gran variedad de suelos, pero los más aptos son de texturas ligeras: franco, franco arenoso y franco arcilloso, su pH es 5.5-7. Se adapta al clima con altitud entre 0- 600mts sobre el nivel del mar. No se conoce con precisión el origen, pero su cultivo es desde tiempos remotos en Etiopía (África), y se expandió a India, China, Japón y los países Mediterráneo. Con el descubrimiento de América, los esclavos del África trajeron la semilla a México y Centroamérica. La semilla era utilizada por los indios y chinos como aceite de sésamo para embellecer la piel y como consumo en sustitución del aceite de oliva. Actualmente su uso se ha expandido por todo el mundo y se cultiva preferentemente en climas cálidos como India, China, Ecuador, Centroamérica y México. Sin embargo, las semillas de mayor calidad son procedentes de Centroamérica, principalmente de Guatemala. Hay diferentes variedades de ajonjolí, se pueden dividir por su color y su precocidad, las más comunes son de color blanco y negro o tostado. Las primeras se caracterizan por su buen desarrollo y por ser exigente en nutrientes del suelo, por tanto reciben mejor precio y se usan para la panificación y reposterías. La segunda variedad corresponde a las semillas mezcladas (coloraciones) entre amarillo a marrón oscuro (la más cultivada en México), la planta es más pequeña con menores rendimientos, y se desarrolla en suelos pobres en nutrientes, es más rústica que la blanca y se usa para la producción de aceites y harinas. El ajonjolí3 es una oleaginosa que provee más hierro que el huevo, es una fuente de lecitina (mayor que la soya), es de fácil digestión para el organismo humano, sabor agradable, y rico en potasio y sodio. Se utiliza como especia para la preparación de pan, galletas, confitería, aceite comestible, aderezo para ensaladas, en la elaboración de margarinas, en la industria farmacéutica, en la fabricación de jabones, cosméticos y pinturas. Después de la extracción del aceite la parte residual (pasta)4 se puede usar para la alimentación del ganado y aves de corral. El aceite de ajonjolí es apetecido por ser de larga duración, debido a que contiene un antioxidante llamado Sesamol. Mercado mundial La semilla de ajonjolí, dentro de las principales semillas oleaginosas a nivel mundial, no representa un peso importante como la soya, el girasol y el algodón, pero no significa que su producción sea innecesaria. El ajonjolí posee un alto valor nutritivo y su aceite es de mejor calidad que del resto de oleaginosas, por eso es más demandado en procesos que requieren de mayor duración del producto preparado con aceite. Por tal motivo, no es de fácil acceso para los hogares, debido a su alto nivel de calidad que se traduce en un mayor precio con relación al resto de aceites. El cultivo no requiere de grandes cuidados y crece en algunas regiones de forma casi silvestre, sin embargo su baja promoción al consumo ha limitado su mayor expansión, a pesar de las características nutritivas que posee. La producción mundial en 2004 fue de 3,092 millones de toneladas, la cual mostró un crecimiento de 35 y 9.5 por ciento con relación a 1990 y 2000 respectivamente. El 70 por ciento de la producción mundial se destina a la elaboración de aceites y harinas, la industria alimenticia es el principal segmento de mercado. En los últimos quince años la producción se ha mantenido en un rango entre 2,156–3,092 millones de toneladas. A partir del 2000, esta ha experimentado un crecimiento promedio de 9 por ciento anual, a excepción del 2002 que bajó 14 por ciento en comparación al 2001, esto como consecuencia de una menor área de siembra (12%). Los principales productores mundiales de ajonjolí son India5, China, Myanmar y Sudan, que acumulan el 70 por ciento de la producción mundial. En el caso de México y Centroamérica, la participación en la producción es de 0.7 y 1.5 por ciento respectivamente. La mayor proporción del área cultivada a nivel mundial se ubica en India con 31 por ciento en 2004, seguida por Myanmar (19%), Sudan (13%) y China (10%). En los casos de México y Centroamérica, 0.69 y 1.14 por ciento respectivamente. Las exportaciones mundiales en 2003 fueron de 540 millones de dólares, aumentando 30.7 por ciento con relación a 1990 y 0.4 por ciento menor al 2000. En comparación a 2002, las exportaciones registraron un aumento significativo de 38.9 por ciento, esto incentivado por el comportamiento de la demanda mundial. El principal exportador mundial según 2003 es India, además de ser el principal productor, pero gran parte de su producción es destina al mercado local, seguido de China y Sudán. Estos países representan 57.6% de las exportaciones totales, también están Etiopía (8.9%), Los Países Bajos (6.6%), Myanmar (4.6%), Guatemala (3.1%) y México (2.4%). Los países centroamericanos representan 3.7 por ciento del total de las exportaciones mundiales, en el que se destaca Guatemala seguido de Honduras (0.3%) y Nicaragua (0.2%), estos son importantes abastecedores del mercado norteamericano y europeo. Mientras los países como Myanmar y Sudán son principales suministradores de los mercados europeos. Las importaciones aumentaron 20 por ciento con relación a 1990 y 3.5 al 2000. La tendencia creciente del consumo de ajonjolí esta influenciada por la diversificación de sus usos, que ha despertado un interés comercial e industrial especialmente en la rama alimenticia por su alto contenido de aceite y por su larga duración. Los mayores importadores según 2003, son Japón, que recibe el 19.2 por ciento de las exportaciones totales, seguidos por Corea, China, Turquía, Estonia y los Países Bajos, que demandan en conjunto 55 por ciento del total. Para el caso de México, este importa el 1.8% (ocupa el 12vo. lugar en importaciones mundiales); Centroamérica, la importaciones no son significativa (0.6% del total), destacándose Guatemala como el mayor importador centroamericano, demandando 66 por ciento de las importaciones centroamericana y 0.4 por ciento de las importaciones totales mundiales. Estados Unidos importa de México y Centroamérica, principalmente de Guatemala. El ajonjolí en Nicaragua El ajonjolí que se produce en Nicaragua se caracteriza por tener mayor concentración de aceite y proteína que el producido en los demás países de América. Las variedades que se producen son Cuyumaquui, Venezuela 44, IXTA R- 198 y China Roja, las cuales se adaptan fácilmente a las características de los suelos6 y son aptos para el cultivo de ajonjolí de alta calidad. El cultivo se realiza especialmente en los departamentos de Rivas, León y Chinandega, y en menor proporción Managua, Granada y Masaya. La mayor parte del área sembrada se ubica en León y Chinandega. La producción nacional de ajonjolí se destina casi en su totalidad (90%) a las exportaciones y en menor medida al consumo doméstico, el que se utiliza para la fabricación de dulces y panadería entre otros. Se producen en el año tres cosechas: la de primera, de postrera y de apante. Estas permiten suministrar el producto todo el año, especialmente en la cosecha de postrera que representa 70 por ciento de la producción total. Nicaragua ha bajado sus niveles de producción con relación a los últimos 15 años. La producción en el 2004 fue de 5.5 millones de toneladas que representa 53 por ciento de la producción de 1990 y 29 por ciento del 19957. Los factores que incidieron en la reducción son una menor área de siembra y de rendimientos, esto como resultado del comportamiento del mercado mundial por el incremento de la oferta, el debilitamiento de la demanda y la baja en los precios. La producción del ciclo 1995/96 fue impulsada por el incremento significativo en el área de siembra en relación al ciclo 1991/92, bajando el área para el siguiente ciclo y por ende su producción, explicado por la caída de los precios internacionales. Esto impactó negativamente en las ventas al exterior. En el ciclo agrícola 2004/05, el programa libra por libra entregó semilla certificada para cultivar 10 mil manzanas de ajonjolí en la época de postrera, que se estima finalizó con una producción de 168 mil quintales. Los rendimientos han mejorado pasando de 7.6 quintales en 1999/00 a 9.8 quintales por manzana en 2004/05 (proyectado). Respecto a la participación en la producción centroamericana, Nicaragua produce 12 por ciento de la producción total de Centroamérica. Esta participación en 1990 y 1995 fue de 21 y 30 por ciento respectivamente. Todos los países de Centroamérica durante el periodo bajaron sus niveles de exportaciones, a excepción de Honduras, que las exportaciones en 2003 fueron superior (US$0.8 millones) en comparación a 1990. Los volúmenes de producción experimentaron una reducción a partir de 1996, debido a la baja de los precios internacionales, recuperándose los niveles productivos a partir del 2003. Los niveles del 2004 aumentaron 29 por ciento con relación al 2000. Nicaragua pasó a ser el segundo gran productor en Centroamérica a partir del 2003, después de ser el tercero desde 1997. Contrario al caso de Guatemala que se ha mantenido como el gran exportador centroamericano, y aumentado su participación en la producción de Centroamérica, con relación a 1990 fue de 50 por ciento y al 2004 de 75 por ciento. El comportamiento de la producción se ha visto reflejado en las exportaciones, bajando bruscamente en 1998, y con descenso hasta 2003, para luego registrar un incremento en el 2004 y en el periodo enero-agosto de 2005. La proporción de las exportaciones de ajonjolí natural y descortezado para 1995 fue de 30 por ciento par el primero y 70 por ciento el segundo, mientras en 2004 se invirtieron las proporciones, 90 por ciento el natural y 10 por ciento el descortezado. Esto ha cambiado nuevamente para el periodo enero-agosto 2005, registrando 84 y 16 por ciento respectivamente. Este comportamiento se deben al cierre de las plantas procesadoras a consecuencia de menores niveles de producción nacional y la baja calidad de las semillas que utilizan los productores (semilla criolla), provocando que el proceso fuera poco rentable, y por ende el cierre de las plantas, por la inconsistencia para proveer el volumen y calidad adecuada. La parte que se vende de forma natural a los compradores de Guatemala, la procesan y la exportan como producto guatemalteco a Estados Unidos, uno de nuestros principales compradores de ajonjolí descortezado. La estructura comercial ha cambiado un poco, ya que los principales mercados de ajonjolí en 1995 fueron: Estados Unidos (42.6%), Alemania (17.4%), Guatemala (12%) y Holanda (11%). Mientras que el periodo de 2005 los principales son Japón (50.7%), Guatemala (24%), Estados Unidos (7%) y México (4.7%). Los mayores demandantes de ajonjolí natural son Japón (56%) y Guatemala (27.9%). Por el lado del ajonjolí descortezado, Estados Unidos (21%), Japón (20.9%), Reino Unido (11.1%) y Costa Rica (11%). Las exportaciones de 2004 alcanzaron 2.6 millones de dólares, con 91.8 miles de quintales. Esto presenta un incremento mayor al 100 por ciento en comparación a las exportaciones de 2003. Con respecto a los precios internacionales, Nicaragua es un país tomador de precios y la inestabilidad de los mismos es la principal problemática del cultivo, tanto para el natural como el descortezado. Se toma como referencia los precios de los principales productores del mundo. Aunque el principal factor para establecer el precio, lo genera el precio de compra de Japón, que es el principal importador del mundo, (los precios de compra de Estados Unidos son los más altos, después de Unión Europea), sin embargo existen otros factores como el color, el nivel de procesamiento (natural y descortezado), pureza, sabor, tamaño, textura entre otros. El comportamiento de los precios de exportación de Nicaragua, en el período 2000-2003, es el reflejo de la crisis de los precios internacionales, debido a mayor producción de los principales productores mundiales que impulsaron a la baja, mostrando una recuperación a partir del 2003. Los precios del mercado de Estados Unidos (natural o descortezado) son cíclicos de acuerdo a la estacionalidad de la producción, cuando finaliza la cosecha los precios incrementan, y van en declive mes a mes hasta que inicia el nuevo ciclo. Referente a las importaciones de 2003, Nicaragua es el país centroamericano de menor importaciones de ajonjolí (0.03%), siendo el principal importador Guatemala (66%). Perspectivas del cultivo El ajonjolí es un producto alimenticio rico y exige poca especialización en su cultivo, convirtiéndose en una alternativa para los productores de bajos recursos y en una buena fuente de trabajo e ingresos, así como de divisas al país. Además que su cultivo se adapta fácilmente a las condiciones climáticas del país y con un alto potencial de consumo (15 países demandan el ajonjolí nicaragüense por su calidad, sabor agradable, su olor, entre otros atributos). El ajonjolí tiene muchas posibilidades de expansión, por su demanda a nivel internacional, principalmente el ajonjolí orgánico. Los precios del ajonjolí orgánico son más alto que el convencional en los mercados europeos y estadounidenses, por lo que representa una buena opción para contrarrestar los efectos de las reducciones de los precios internacionales. Además que constituye un mercado en expansión. Se estima que la demanda de ajonjolí aumente motivada por el interés comercial e industrial, debido a la diversificación de sus usos y la tendencia de la industria alimenticia en reemplazar los antioxidantes sintéticos por los naturales, lo que provocaría cambios en los hábitos del consumidor. Es probable que la demanda mundial sobrepase la producción en los próximos años. Otro aspecto importante es que el ajonjolí no tiene sustituto en la industria panificadora, (la producción nacional está orientada a cubrir dicha industria), y permite la creación de varios tipos de negocios: - Industrial como: fabricante de aceite, colorantes comestibles, grandes panificadoras o productores de comida industrializada. - Consumo final como: la comercialización para restaurantes vegetarianos, panaderías, tiendas naturistas, supermercados, dulcerías, comidas rápidas, mercados entre otros. - La instalación de una empresa que se dedique a limpiar y tostar la semilla que requiere la alta producción industrial. - Como intermediario para la exportación. - El ajonjolí y la implementación del CAFTA El ajonjolí tiene un tratamiento de acceso inmediato en cada uno de los tratados negociados por Nicaragua, se ubica en la categoría A de la lista de productos agrícolas. Otro aspecto importante es que el ajonjolí no tiene cuotas en el mercado internacional, ya que no es producido por los grandes países consumidores (Japón, USA, UE), por tanto es libre de barreras proteccionistas. Se proyectan buenas posibilidades para el cultivo con la implementación del CAFTA, ya que Estados Unidos es un importador neto de ajonjolí, por tanto se incrementa el potencial exportador hacia dicho mercado, sin embargo, es necesario mejorar los niveles de productividad en el campo, por medio de tecnología. Además los productores deben ser más cuidadosos con la calidad de la semilla al momento del acopio para la exportación, ya que el ajonjolí nicaragüense tiene un alto reconocimiento en los principales países demandantes. Los grandes competidores para Nicaragua (grandes proveedores) en el mercado estadounidense son México, Guatemala8, El Salvador y Venezuela. Mientras que los países como la India y Etiopía (son significativos) reciben un precio menor a los de Centro y Sur América, por lo que representan competidores menores. Estados Unidos9 constituye un mercado con demanda creciente por los productos naturales. El desarrollo del ajonjolí orgánico, para dicho mercado es pequeño aún, por lo que representa una excelente oportunidad. Para aprovechar el mercado se deben tomar ciertas medidas para lograr que Nicaragua10 sea reconocida nuevamente como uno de los principales productores de ajonjolí de alta calidad de Centroamérica, y lograr mayores precios e incentivar la demanda de la misma. El ajonjolí necesita un mayor valor agregado para alcanzar mayores precios, por tanto, se presenta la oportunidad de reactivar la industria descortezadora e instalación de plantas aceiteras que permitan agregar valor a la semilla de baja calidad y así promover una marca de ajonjolí nicaragüense y de sus derivados. Esto para cubrir la parte de la demanda de Estados Unidos nuestro principal consumidor de ajonjolí descortezado, y por tanto lograr mayores precios, no solo en el ajonjolí descortezado sino también por su mayor calidad.

Leer nota completa

La escasez de semillas: una amenaza para la agricultura orgánica

En 1997, a partir de la iniciativa de varios comerciantes de alimentos orgánicos holandeses, el Instituto Louis Bolk comenzó a trabajar en el proyecto de Mejoramiento de Plantas Orgánicas Sostenible. Uno de los resultados de ese proyecto fue \'Stichting Zaadgoed\', que fue creado para estimular e incrementar la producción de material para el mejoramiento de plantas orgánicas, preocupándose también por los aspectos políticos y de propiedad. La escasez de semillas: una amenaza para la agricultura orgánica En 1997, a partir de la iniciativa de varios comerciantes de alimentos orgánicos holandeses, el Instituto Louis Bolk comenzó a trabajar en el proyecto de Mejoramiento de Plantas Orgánicas Sostenible. Uno de los resultados de ese proyecto fue \'Stichting Zaadgoed\', que fue creado para estimular e incrementar la producción de material para el mejoramiento de plantas orgánicas, preocupándose también por los aspectos políticos y de propiedad. A través de sus redes holandesa, europea (European Initiative for Organic Seed) e internacional, \'Stichting Zaadgoed\' estimula el flujo de información sobre las actividades de fitomejoramiento de semillas, incluyendo la conservación de semillas orgánicas en las fincas. Organiza talleres y conferencias, coordina investigaciones y mantiene una red internacional de información sobre semillas orgánicas. Garantiza una actualización regular de las listas de información, de las bases de datos de las semillas y de las direcciones, realiza trabajo de cabildeo a escala nacional e internacional para el mejoramiento de plantas orgánicas y busca modificar la legislación existente sobre los derechos de propiedad intelectual, y los criterios de registros, patentes y licencias, con el fin de estimular la transferencia de semillas y plantas. Los dilemas en la agricultura orgánica \'Stichting Zaadgoed\' alienta el desarrollo de un programa de mejoramiento de plantas orgánicas. A medida que crece la demanda por los productos orgánicos, se están introduciendo controles más estrictos para asegurar la integridad en cada etapa de la cadena agrícola orgánica. En el año 2001, se pondrá en marcha una legislación en los Estado Unidos que garantizará la autenticidad de los productos orgánicos, desde la producción de las semillas hasta el procesamiento de los alimentos. Esto ha puesto en evidencia un dilema. La agricultura orgánica no puede satisfacer la demanda de más semillas y de mejor calidad, producidas en un entorno orgánico. Simultáneamente, las fuentes tradicionales de semillas se están agotando a medida que los comerciantes de semillas convencionales se trasladan al lucrativo mercado de materiales de mejoramiento de plantas genéticamente modificadas y que las semillas de tecnología genética, inaceptables en la agricultura orgánica, copan los principales cultivos alimenticios del mundo. Modificados y no monitoreados La Asociación de Comerciantes Orgánicos Holandeses sostiene que, a no ser que se tomen ciertas medidas, cada vez será más difícil encontrar semillas no modificadas genéticamente. El peligro del uso extendido y no monitoreado de semillas transgénicas fue enfatizado en un reciente caso de litigio de IFOAM y Greenpeace contra la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de los Estados Unidos. Los demandantes alegaban que EPA no había llevado a cabo estudios de impacto ambiental de las semillas modificadas con la toxina de Bacillus thuringiensis, (Bt), a pesar de que los agricultores de los Estados Unidos siembran 1.2 millones de hectáreas de algodón, maíz y papas Bt, anualmente. Argumentan que al minar la biodiversidad y al restringir la base genética de los cultivos alimenticios más importantes, de una manera no monitoreada y orientada hacia el mercado, la industria de semillas transgénicas se convierte en una amenaza para la salud pública, la seguridad alimentaria y también para la agricultura orgánica. Las corporaciones eligen la tecnología genética El fitomejoramiento moderno y la tecnología de genes responden a las necesidades de la agricultura convencional y requieren grandes inversiones a largo plazo. Las plantas deben ser de alto rendimiento, uniformes y capaces de crecer en grandes campos altamente dependientes de un entorno de plaguicidas y fertilizante químicos. Las compañías de semillas de menor tamaño no pueden competir con los conglomerados multinacionales que dominan este mercado y las recientes fusiones de las compañías de semillas han ocasionado la desaparición de muchas de ellas. A medida que declinan los tipos y variedades de las semillas disponibles, crece la preocupación sobre la sostenibilidad y la ética de las prácticas modernas de mejoramiento de semillas. En ese contexto es que se está construyendo el programa holandés de mejoramiento de plantas orgánicas. Mejoramiento sostenible de plantas orgánicas En Holanda, los comerciantes de alimentos orgánicos han intervenido directamente en los problemas de fitomejoramiento de las semillas orgánicas. Sus iniciativas se llevaron a cabo en medio de un clima político favorable por el compromiso del gobierno para la protección de los derechos de los consumidores de obtener alimentos sin intervención de tecnologías genéticas. Su acercamiento al Instituto Louis Bolk, una organización independiente de investigación con considerable experiencia en agricultura orgánica y biodinámica, resultó en el establecimiento del proyecto de Mejoramiento de Plantas Orgánicas y el \'Stichting Zaadgoed\'. Diversidad El Instituto Louis Bolk define los organismos genéticamente modificados como "organismos en los cuales se ha alterado el material genético de una manera distinta a la que ocurre naturalmente por medio de cruces sexuales o por recombinación natural". El Instituto considera a la modificación genética del ADN como una intervención unidimensional y drástica en el componente genético de una planta, que destruye su vínculo con el medio ambiente natural. En contraste, los agricultores orgánicos buscan la habilidad reproductiva natural, una habilidad para adaptarse independientemente al medio ambiente y una diversidad genética respecto a la autenticidad de las especies naturales y, también, las características de especie en sus semillas. Prefieren trabajar con una mezcla de variedades para asegurar la suficiente diversidad y rendimientos económicamente factibles, sin agotar los recursos naturales de las fincas ni de su entorno. Así, se requiere una buena cantidad de variedades heterogéneas que no solamente sean capaces de adaptarse a diferentes suelos y climas regionales sino que también tengan resistencia a plagas y enfermedades. Estableciendo el mejoramiento de las plantas orgánicas Cualquier programa de mejoramiento de plantas orgánicas dependerá mucho del conocimiento, de la iniciativa y de la participación de los agricultores. Alentados por el Instituto Louis Bolk, se han establecido diferentes grupos, grupos regionales de extensión y grupos nacionales de cultivos, para fomentar la comunicación entre fitomejoradores y agricultores. En esos grupos, agricultores y otros sectores representativos, organizaciones de consumidores, institutos de investigación, comerciantes y compañías convencionales de semillas orgánicas pueden compartir experiencias y participar en evaluaciones de ensayos y de las variedades. Se pueden absolver preguntas y explorar necesidades y dificultades específicas con otros miembros de la cadena, facilitando la discusión de temas tales como los derechos de los fitomejoradores y el registro en la Lista Nacional de Variedades. Tales enfoques participativos, sin embargo, son todavía nuevos para muchas personas en el Norte y hay mucho que aprender de las experiencias de mejoramiento participativo de las plantas que existen en el Sur. El programa de Mejoramiento Sostenible de Plantas Orgánicas y \'Stichting Zaadgoed\' quieren estimular que diferentes tipos de programas de fitomejoramiento incluyan: Programas orgánicos establecidos por fitomejoradores convencionales, programas manejados por compañías especializadas en fitomejoramiento orgánico y programas en los cuales los agricultores orgánicos lleven a cabo una selección \'in situ\', en consulta con fitomejoradores (orgánicos) profesionales. Ellos sostienen que la diversidad genética puede ser preservada y desarrollada con una adecuada diversidad de compañías y programas de fitomejoramiento y si es que se establecen sistemas de monitoreo para asegurar que el material de las semillas y de las plantas sea propagado de acuerdo con los principios orgánicos. Marilyn Minderhoud, ILEIA

Leer nota completa

AGRICULTURA ORGÁNICA PARA PRODUCIR MÁS Y MEJOR

Los mercados para productos orgánicos han crecido en proporciones superiores a 15 por ciento anual en las últimas dos décadas, afirma Supachai Pa- nitchpakdi, secretario general de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desa- rrollo (Unctad). La Evaluación Internacional del Conocimiento, la Ciencia y la Tecnología en el Desarrollo Agrícola concluyó en abril de este año que “el modo en el que el mundo cultiva sus alimentos tendrá que cambiar radicalmente”. ¿Para qué? “Para servir mejor a los pobres y hambrientos, para enfrentar los problemas de la creciente población y el cambio climático y para evitar la descomposición social y el colapso ambiental”, decía ese estudio basado en el conocimiento de unos 400 científicos y otros expertos. La agricultura orgánica es una de las opciones más promisorias para hacer frente a estos desafíos. El potencial para vender bienes a consumidores que están dispuestos a pagar más por una producción orgánica certificada en muchos países desarrollados genera significativas posibilidades de buenos ingresos para los agricultores del mundo en desarrollo. Los mercados para tales productos han crecido a ritmos superiores a 15 por ciento anual en las últimas dos décadas. Se estima que las ventas de productos orgánicos certificados en el 2006 sumaron más de 30.000 mi- llones de euros (unos 38.000 millones de dólares en valores de hoy), lo que representó un incremento de 20 por ciento respecto de 2005. Y se espera que lleguen a 52.000 millones de euros (65.000 millones de dólares) para 2012. Mientras las ventas continúan concentrándose en América del Norte y Europa, la producción es global, con una mayoritaria y creciente participación de los países en desarrollo en las exportaciones. La producción orgánica es también adecuada para los agricultores pequeños, que constituyen la mayoría de los pobres del mundo. Los agricultores orgánicos son menos dependientes de los recursos externos y obtienen cosechas más altas y estables, y por lo tanto mayores ingresos. Estudios realizados en África, Asia y América Latina indican que ganan más que los cultivadores convencionales. Los ingresos más elevados pueden ser una contribución importante para alcanzar la seguridad alimentaria. Como nos ha mostrado el fecundo trabajo de Amartya Sen sobre las hambrunas, no es siempre la falta de alimentos lo que las crea, sino también la imposibilidad de los pobres de pagar los alimentos que necesitan. Un estudio de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente que analizó 114 casos en África reveló que una conversión de las granjas a la producción orgánica conduce a un aumento de la productividad de nada menos que 116 por ciento. Por añadidura, la agricultura orgánica mantiene viva y fortalece la rica herencia de los conocimientos agrícolas tradicionales y la variedad de los alimentos. Como sistema de producción sostenible y amigable con el ambiente, la agricultura orgánica se basa en el uso del agro-ecosistema y de los recursos locales, en lugar de depender de inversiones externas. Así los agricultores se ven menos afectados por los costos crecientes de los fertilizantes y agroquímicos. Mientras los precios de los agroquímicos suben a causa del encarecimiento del petróleo, esta agricultura, que usa agroquímicos no sintéticos, se hace cada vez más competitiva. Por otro lado, al confiar en recursos locales, las comunidades rurales se hacen menos vulnerables a la volatilidad externa causada por factores que van más allá de su control. En una época de creciente preocupación por el ambiente, se agrega una ventaja adicional: la producción orgánica no contamina con agroquímicos y reduce las enfermedades y muertes causadas por la exposición a esos productos, que es una importante causa de mortalidad y morbilidad en todo el mundo. La agricultura orgánica conserva la biodiversidad y los recursos naturales. También mejora la fertilidad y la estructura del suelo y por lo tanto incrementa la retención del agua y la resistencia a la tensión climática, de modo que contribuye a la adap- tación al cambio climático. Finalmente, mitiga el cambio climático pues requiere menos energía que la convencional, y además actúa como aislante del carbono, el principal gas invernadero. Por todas estas razones, la agricultura orgánica es una herramienta poderosa para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio, particularmente los referidos a la reducción de la pobreza y al ambiente. De momento es sólo un nicho del mercado, pues utiliza cerca de dos por ciento de las tierras agrícolas del planeta. Pero su potencial no ha sido todavía completamente explorado. Hay asimismo desafíos para que los países en desarrollo aprovechen estas oportunidades, particularmente en la construcción de capacidades productivas, acceso a los mercados y obstáculos a la importación. Resulta irónico que, en una época de preocupaciones ambientales importantes en la agenda internacional, las barreras técnicas al comercio de productos favorables al ambiente, incluyendo los alimentos orgánicos, sean mucho más altas que para los productos convencionales. Ello va completamente en contra de las metas internacionales compartidas de alivio a la pobreza y protección ambiental. * Secretario general de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad) y ex director general de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Derechos exclusivos IPS. CO.

Leer nota completa