Cultura Orgánica
03 de mayo del 2016
México
1 2 3 4 5
Conferencia sobre revisión de insumos por OMRI
El pasado 5 de marzo del año en curso en la Expo Agro Baja 2016, Ana Negrete, Supervisora Técnica ...
La leche y la carne orgánicas tienen unos niveles más altos de nutrientes, según un estudio
Una nueva investigación internacional tiene buenas noticias para las personas que han estando gasta...
La producción de leche orgánica en la región Puno Perú: una alternativa de desarrollo sostenible (Primera parte)
El consumo de productos orgánicos viene creciendo en todo el mundo y la leche orgánica no es la ex...
¿Qué leche bebemos?
El mercado ha desarrollado alternativas vegetales aptas para alérgicos y veganos Cleopatra se ba...
Producción orgánica favorable en Colombia
Producción orgánica favorable en Colombia
Colombia tiene más de 40 mil hectáreas de producción orgánica. Esto la convierte en una gran productora y comercializadora de alimentos orgánicos. Una búsqueda rápida en internet lo llevará a encontrar más de 50 empresas especializadas en la producción y/o comercialización de alimentos orgánicos en Bogotá. Existen desde pequeñas granjas hasta tiendas virtuales con servicio a domicilio donde se ofrece una amplia variedad de alimentos orgánicos, una ...
Conferencia sobre revisión de insumos por OMRI
El pasado 5 de marzo del año en curso en la Expo Agro Baja 2016, Ana Negrete, Supervisora Técnica ...
La leche y la carne orgánicas tienen unos niveles más altos de nutrientes, según un estudio
Una nueva investigación internacional tiene buenas noticias para las personas que han estando gasta...
La producción de leche orgánica en la región Puno Perú: una alternativa de desarrollo sostenible (Primera parte)
El consumo de productos orgánicos viene creciendo en todo el mundo y la leche orgánica no es la ex...
Producción orgánica favorable en Colombia
Colombia tiene más de 40 mil hectáreas de producción orgánica. Esto la convierte en una gran pro...
¿Qué leche bebemos?
¿Qué leche bebemos?
El mercado ha desarrollado alternativas vegetales aptas para alérgicos y veganos Cleopatra se bañaba en ella para potenciar la blancura de su piel e Hipócrates, considerado el padre de la Medicina, la utilizaba para curar enfermedades y como antídoto para envenenamientos. La leche, un alimento consumido por más de 6,000 millones de personas en todo el mundo –73 litros por persona de media en 2014–, según la FAO, es una de las bases de la alimentación. ...
Conferencia sobre revisión de insumos por OMRI
El pasado 5 de marzo del año en curso en la Expo Agro Baja 2016, Ana Negrete, Supervisora Técnica ...
La leche y la carne orgánicas tienen unos niveles más altos de nutrientes, según un estudio
Una nueva investigación internacional tiene buenas noticias para las personas que han estando gasta...
Producción orgánica favorable en Colombia
Colombia tiene más de 40 mil hectáreas de producción orgánica. Esto la convierte en una gran pro...
¿Qué leche bebemos?
El mercado ha desarrollado alternativas vegetales aptas para alérgicos y veganos Cleopatra se ba...
La producción de leche orgánica en la región Puno Perú: una alternativa de desarrollo sostenible (Primera parte)
La producción de leche orgánica en la región Puno Perú: una alternativa de desarrollo sostenible (Primera parte)
El consumo de productos orgánicos viene creciendo en todo el mundo y la leche orgánica no es la excepción. En Puno, por sus características geográficas, culturales e históricas, la producción agropecuaria aún mantiene tecnologías de producción ancestrales, buscando el equilibrio con el medio ambiente, con un uso mínimo de fertilizantes y pesticidas, con lo que se muestra un enfoque en la sostenibilidad y una tendencia a producir orgánicamente. 1. Int...
Conferencia sobre revisión de insumos por OMRI
El pasado 5 de marzo del año en curso en la Expo Agro Baja 2016, Ana Negrete, Supervisora Técnica ...
La producción de leche orgánica en la región Puno Perú: una alternativa de desarrollo sostenible (Primera parte)
El consumo de productos orgánicos viene creciendo en todo el mundo y la leche orgánica no es la ex...
Producción orgánica favorable en Colombia
Colombia tiene más de 40 mil hectáreas de producción orgánica. Esto la convierte en una gran pro...
¿Qué leche bebemos?
El mercado ha desarrollado alternativas vegetales aptas para alérgicos y veganos Cleopatra se ba...
La leche y la carne orgánicas tienen unos niveles más altos de nutrientes, según un estudio
La leche y la carne orgánicas tienen unos niveles más altos de nutrientes, según un estudio
Una nueva investigación internacional tiene buenas noticias para las personas que han estando gastando un poco más de dinero para comprar leche y carne orgánicas: estos productos son más saludables en varios aspectos que los productos convencionales. “Las personas toman leche y carne orgánicas por 3 razones principales: un mejor bienestar de los animales, el impacto positivo en el ambiente que conlleva la agricultura orgánica y los beneficios percibidos par...
La leche y la carne orgánicas tienen unos niveles más altos de nutrientes, según un estudio
Una nueva investigación internacional tiene buenas noticias para las personas que han estando gasta...
La producción de leche orgánica en la región Puno Perú: una alternativa de desarrollo sostenible (Primera parte)
El consumo de productos orgánicos viene creciendo en todo el mundo y la leche orgánica no es la ex...
Producción orgánica favorable en Colombia
Colombia tiene más de 40 mil hectáreas de producción orgánica. Esto la convierte en una gran pro...
¿Qué leche bebemos?
El mercado ha desarrollado alternativas vegetales aptas para alérgicos y veganos Cleopatra se ba...
Conferencia sobre revisión de insumos por OMRI
Conferencia sobre revisión de insumos por OMRI
El pasado 5 de marzo del año en curso en la Expo Agro Baja 2016, Ana Negrete, Supervisora Técnica del Programa de Revisión en OMRI habló sobre quién es OMRI, los estándares según el Programa Nacional Orgánico (NOP) del USDA, los materiales permitidos en los insumos orgánicos y el proceso de registro. OMRI (Organic Materials Review Institute), es una Organización sin fines de lucro, se fundó en 1997. La Junta directiva está compuesta de representantes de...

Recientes

Conferencia sobre revisión de insumos por OMRI

El pasado 5 de marzo del año en curso en la Expo Agro Baja 2016, Ana Negrete, Supervisora Técnica del Programa de Revisión en OMRI habló sobre quién es OMRI, los estándares según el Programa Nacional Orgánico (NOP) del USDA, los materiales permitidos en los insumos orgánicos y el proceso de registro. OMRI (Organic Materials Review Institute), es una Organización sin fines de lucro, se fundó en 1997. La Junta directiva está compuesta de representantes de la industria orgánica y su propósito principal es revisar insumos para determinar si cumplen con los estándares orgánicos. La misión de OMRI es apoyar el crecimiento y confianza en la comunidad orgánica internacional por medio de un proceso de revisión de insumos independiente, calificado, y transparente, además de proporcionar educación y asistencia técnica. OMRI se encarga de la aprobación de insumos para la producción orgánica, mientras que la agencia de certificación otorga la Certificación de productos orgánicos para consumo final y dichos productos pueden hacer uso del sello USDA Organic. La supervisora técnica del Programa de Revisión, habló sobre la diferencia entre OMRI y los Certificadores. OMRI Aprueba los productos al pedido de empresas; financiado por las mismas. Publica una lista que todos pueden usar gratis. Mantiene contratos con las empresas de insumos Agencia de Certificación Aprueba los productos para el operador orgánico; financiado por el operador. Mantiene una lista interna que el personal usa para aprobar productos cuando los operadores lo piden. No mantiene contratos con empresas de insumos Los métodos excluidos por las regulaciones son: OGM Radiación ionizante Biosólidos (lodos de aguas residuales) Sobre los estándares generales que tienen, dijo que los sintéticos están prohibidos y los NO sintéticos son permitidos. Aunque toda regla tiene su excepción y presentó una lista: Sintético Una sustancia que se formula o se fabrica mediante un proceso químico o por un proceso que cambia químicamente una sustancia de ocurrencia natural (ya sea de plantas, animales o minerales). Este término no se aplica a sustancias creadas por procesos biológicos naturales. Sintéticos permitidos (cultivos) Clasificados por uso en la Lista Nacional: Alguicida, desinfectantes y asépticos Herbicidas Materiales a ser compostados Repelentes de animales Insecticidas Manejo de insectos (feromonas) Rodenticidas Cebo para babosas Control de enfermedades Enmiendas del suelo Reguladores de crecimiento Agentes de flotación Ingredientes inertes de la lista 4 de la EPA (para pesticidas) Preparación de semillas Adyuvantes de producción No-sintéticos prohibidos (cultivos) Cenizas provenientes de la quema de estiércol. Arsénico. Cloruro de calcio Sales de plomo. Cloruro de potasio Fluoaluminato de sodio Nitrato de sodio Estricnina. Polvo de tabaco (sulfato de nicotina). Ana Negrete, hizo referencia a dos de los manuales publicados por OMRI: la Lista de Materiales Genéricos y la Lista de Productos de Marca. El de Lista de Materiales Genéricos ennumera los materiales comúnmente usados, los cuales están clasificados por su uso y categoría. Cada categoría comunica restricciones aplicables y cita la norma. Sobre la Lista de Productos de Marca dio a conocer que indica los Productos de marca que OMRI ha evaluado y que cumplen con las normas. Hizo énfasis en que todos los productos tienen una clase y categoría designado de la Lista de Materiales Genéricos y mostró unos ejemplos. Asimismo, presentó una clasificación de insumos por clase y categoría (ver Gráfica 1) así como una descripción del status (ver Gráfica 2). Para los formatos de aplicación cuando es por primera vez, la empresa obtiene un kit de aplicación desde la página web de OMRI. El video a continuación incluye instrucciones de como ordenar el kit (https://youtu.be/7ABuRxPzdIA). En la aplicación se solicita, lista de ingredientes, procesos de manufactura, etiquetas, entre otras cosas. El kit de aplicación también incluye el contrato entre OMRI y la empresa. De igual modo, Ana Negrete habló sobre los procesos de revisión que realizan, en cuanto a la revisión administrativa (pre-revisión) se verifica que se ha entregado la información completa. En la revisión técnica, se verifica que el producto cumple con las regulaciones. Para verificar que un producto se mantenga en cumplimiento con los estándares, cada 5 años se hace una re-evaluación y anualmente una renovación, asimismo, la empresa indica los cambios al producto. Para finalizar, OMRI también realiza inspecciones al azar al 1% de los productos de la lista. Adicionalmente, todos los fertilizantes líquidos de alto contenido de nitrógeno (>3%) se inspeccionan dos veces al año (aprox. 85 productos de 26 empresas) y también se realizan inspecciones por causa justificada. ¡Registro OMRI es un comprimoso mutuo! Para mayor información Ana Negrete anan@omri.org

Leer nota completa

La leche y la carne orgánicas tienen unos niveles más altos de nutrientes, según un estudio

Una nueva investigación internacional tiene buenas noticias para las personas que han estando gastando un poco más de dinero para comprar leche y carne orgánicas: estos productos son más saludables en varios aspectos que los productos convencionales. “Las personas toman leche y carne orgánicas por 3 razones principales: un mejor bienestar de los animales, el impacto positivo en el ambiente que conlleva la agricultura orgánica y los beneficios percibidos para la salud. Pero se sabe mucho menos sobre el impacto en la calidad nutricional, de ahí la necesidad de este estudio”, dijo el líder del equipo, Carlo Leifert, profesor en la Universidad de Newcastle en el Reino Unido, en un comunicado de prensa de la universidad. “Varias de estas diferencias proceden de la producción orgánica del ganado, y se producen por diferencias en la intensidad de la producción, con animales criados en exteriores y alimentados con hierba que producen leche y carne que tienen consistentemente más ácidos grasos deseables, como los omega 3, y menos ácidos grasos que pueden fomentar las enfermedades cardiacas y otras enfermedades crónicas”, explicó. Los investigadores revisaron estudios de todo el mundo. El análisis contó con 196 estudios sobre la leche y 67 sobre la carne. Los investigadores descubrieron que los productos orgánicos proporcionan unos niveles más altos de ácidos grasos beneficiosos, ciertos minerales esenciales y antioxidantes. Por ejemplo, en comparación con los productos convencionales, tanto la leche como la carne orgánicas ofrecen un 50 por ciento más de ácidos grasos omega 3, según el estudio. La leche orgánica también proporciona un 40 por ciento más de ácido linoleico conjugado. La leche orgánica también tiene concentraciones ligeramente más altas de hierro, vitamina E y algunos carotenoides, reveló la investigación. Pero la leche convencional tiene un 74 por ciento más de yodo mineral esencial y ligeramente más selenio, indicaron los autores del estudio. La carne orgánica tiene unos niveles ligeramente más bajos de dos grasas saturadas que se asocian con un aumento del riesgo de enfermedades cardiacas, halló el estudio. Los resultados de la revisión sugieren que empezar a consumir leche y carne orgánicas podría ayudar a aumentar la ingesta de las personas de ácidos grasos importantes nutricionalmente, señalaron los investigadores. “Los omega 3 están asociados con la reducción de enfermedades cardiovasculares, con una mejora del desarrollo y funcionamiento neurológicos, y un mejor funcionamiento del sistema inmunitario”, comentó en el comunicado de prensa Chris Seal, profesor de alimentos y nutrición humana en la Universidad de Newcastle. “Es difícil obtener lo suficiente a partir de la dieta”, añadió Seal. “Nuestro estudio sugiere que pasar a lo orgánico podría suponer una mejora en la ingesta de estos nutrientes importantes”. El estudio fue publicado el 15 de febrero en la revista British Journal of Nutrition. En un estudio anterior, el mismo equipo de investigación descubrió que las cosechas orgánicas y los alimentos procedentes de cosechas orgánicas tienen hasta un 60 por ciento más de antioxidantes clave y unos niveles más bajos de cadmio, un metal tóxico, que las cosechas convencionales. “Hemos mostrado, sin lugar a dudas, que existen diferencias en la composición entre los alimentos orgánicos y los convencionales”, dijo Leifert. Vistos juntos, estos estudios “sugieren que empezar a comer fruta, verdura, carne y productos lácteos orgánicos proporcionaría unas cantidades significativamente más altas de antioxidantes dietéticos y ácidos grasos omega 3”, añadió. Leifert dijo que se necesitan más estudios para estimar mejor las diferencias en la carne de diferentes animales de granja y con respecto a muchos componentes nutricionalmente importantes (las vitaminas, los minerales, los metales tóxicos y los residuos de pesticidas). Ahora mismo, dijo, hay demasiados pocos datos como para hacer comparaciones. “Pero el hecho de que ahora haya varios estudios de cohorte de madres e hijos que vinculan el consumo de alimentos orgánicos con un impacto positivo para la salud muestra por qué es importante que se investigue con mayor profundidad el impacto que tiene para la salud humana el modo en que producimos nuestros alimentos”, concluyó Leifert. La Comisión Europea, el cuerpo ejecutivo de la Unión Europea, y Sheepdrove Trust, una organización caritativa británica que respalda la investigación en la agricultura orgánica, financiaron en análisis. CO

Leer nota completa

La producción de leche orgánica en la región Puno Perú: una alternativa de desarrollo sostenible (Primera parte)

El consumo de productos orgánicos viene creciendo en todo el mundo y la leche orgánica no es la excepción. En Puno, por sus características geográficas, culturales e históricas, la producción agropecuaria aún mantiene tecnologías de producción ancestrales, buscando el equilibrio con el medio ambiente, con un uso mínimo de fertilizantes y pesticidas, con lo que se muestra un enfoque en la sostenibilidad y una tendencia a producir orgánicamente. 1. Introducción En los Andes (especialmente el Altiplano), los procesos de producción pueden considerarse orgánicos por el mínimo uso de fertilizantes y pesticidas comparado con otras regiones en el mundo. En Puno, la producción de leche es una de las principales actividades económicas desarrolladas entre 3.000 y 4.000 metros de altitud; va creciendo desde el año 2000, y es actualmente la sexta cuenca lechera más importante del Perú, con una producción del 3.78%, aproximadamente 200.000 mil litros/día. Más del 80% de la producción está concentrada en las provincias de: Melgar, Azángaro, Puno y Huancané, y se la destina principalmente al procesamiento de derivados lácteos, venta directa al consumidor y consumo propio. La cría de ganado ocupa casi 50% de la PEA y se caracteriza por el minifundio (54% de productores posee menos de 3 has). Así, si bien existe potencial, se precisan nuevos enfoques de desarrollo sostenible basado en la producción de leche orgánica, considerando su creciente demanda mundial, que está impulsada por la percepción del consumidor sobre calidad, inocuidad y efectos positivos de prácticas agrícolas orgánicas sobre el medio ambiente. En este contexto, este trabajo tuvo como objetivo realizar una simulación de la producción de leche orgánica y evaluar su viabilidad económica y su riesgo, para presentarla como una opción o no de desarrollo sostenible para la Región Puno. Para ello, se utilizaron herramientas metodológicas de evaluación de proyectos, entrevistas a productores e investigadores del área, datos secundarios e información bibliográfica idónea para el área de estudio.   2. Revisión bibliográfica    2.1 Agricultura orgánica Para la comisión del CODEX ALIMENTARIUS1 , los términos ecológico, orgánico o biológico son equivalentes. La misma define la agricultura orgánica como: “un sistema holístico de gestión de la producción que fomenta y mejora la salud del agro ecosistema, y en particular la biodiversidad, los ciclos biológicos, y la actividad biológica del suelo. Hace hincapié en el empleo de prácticas de gestión prefiriéndolas respecto al empleo de insumos externos a la finca, teniendo en cuenta que las condiciones regionales requerirán sistemas adaptados localmente. Esto se consigue empleando, siempre que sea posible, métodos culturales, biológicos y mecánicos, en contraposición al uso de materiales sintéticos, para cumplir cada función específica dentro del sistema.” (http://www.fao.org/ag/esp/revista/9901sp3.htm) Por su parte, la “National Organic Safety Board” de los Estados Unidos la define como un sistema de producción ecológica que promueve y alienta: la biodiversidad, los ciclos biológicos y la actividad biológica del suelo, basado en el uso mínimo de recursos externos de la explotación y en prácticas de manejo que restauren, mantengan y fomenten la armonía ecológica; mientras que el término ecológico representa un proceso de producción amigable con el medio ambiente. La agricultura orgánica tiene una fuerte relación con el medio ambiente y se caracteriza por el bajo uso de insumos externos en el agro-ecosistema, los cuales deberían provenir de la propia granja o ser producidos dentro de la región, porque su objetivo es producir productos de calidad de manera sostenible sin dañar el medio ambiente. Por este motivo, en décadas recientes captó mayor atención en materia de política agrícola y desarrollo rural; y con el crecimiento de interés del público por la seguridad y la calidad alimentaria, el bienestar animal y los recursos naturales, la filosofía de la agricultura orgánica y su práctica alcanzaron mayor aceptación y direccionaron su demanda pública para disminuir la contaminación ambiental. Por otro lado, se la considera ecológicamente sostenible si sus emisiones contaminantes y el uso de fuentes naturales pueden ser soportadas en el largo plazo por el medio ambiente, lo cual puede medirse con un estudio de impacto ambiental. Un caso a mencionar es Holanda, donde la sostenibilidad representa un tópico importante en su producción lechera, pero en general la política agrícola en Europa se enfoca en la sostenibilidad del medio ambiente y de la agricultura. En este contexto, la producción de leche es una actividad agrícola que causa efectos ambientales secundarios, como emisión de gases de invernadero y sobreenriquecimiento de nutrientes en la superficie del agua. Un camino para cumplir con futuras políticas ambientales es convertir un sistema de producción de leche convencional en uno orgánico, debido a que la producción de leche orgánica tiene bajo impacto ambiental, porque las emisiones de gases contaminantes que produce la agricultura orgánica representan un 14% menos que los de la agricultura convencional, como ocurre en el mencionado caso de Holanda. 2.2 Leche orgánica El crecimiento de la producción de leche orgánica es notable. El mayor crecimiento se da en Europa, principalmente en Austria, Suecia, países escandinavos, Alemania y Holanda. Está estimulado por la reacción a diferentes problemas en los productos de origen animal y por diversas creencias: que el alimento orgánico está libre de residuos, es producido de forma amigable con el medio ambiente y considera el bienestar del animal, con lo que justifica su alto precio. Sin embargo, esas creencias no están probadas científicamente, aunque son de gran importancia para los consumidores. En Estados Unidos, por ejemplo, la venta de leche orgánica es vital para su sistema alimentario, con ventas de 2.1 billones de dólares, la segunda categoría más grande de venta retail de alimento orgánico (15%). Su venta creció 23.6%, al tiempo que las ventas de leche convencional se estancaban, debido a que los consumidores reaccionaron en contra del uso de antibióticos, que son de uso relevante en la tecnología de alimentos, después de pesticidas y hormonas. En Suecia, por su parte, el mercado de alimentos producidos de forma orgánica ha mostrado un crecimiento desde los ´90. La leche es el de mayor venta (3% de leche vendida en 1998 fue orgánica) y no son sólo los consumidores los interesados en desarrollar su producción sino también su Parlamento, que estableció como objetivo ambiental para la agricultura sueca obtener una producción orgánica correspondiente al 10% de la tierra arable para el año 2000, e inclusive planteó que cerca del 75% de la leche sueca deberá producirse de acuerdo con principios orgánicos para el 2021. En este contexto, la producción ganadera, en particular los rumiantes (principalmente los bovinos), son parte integral del concepto mixto de agricultura orgánica, y de acuerdo con el enfoque clásico de la agricultura orgánica, deberían recibir una dieta predominantemente basada en forraje más que en alimento concentrado, con este último sólo como complemento en pequeñas cantidades, para balancear la ración alimenticia y emparejar requerimientos fisiológicos de los animales, pues al compararla con la producción convencional, la producción de leche orgánica se destaca por la mayor producción de cultivos y fertilizantes libres de pesticidas, prolongada estación de pastoreo y estrategia anti parasitaria sin drogas, entre otros factores (Fall et al., 2008), con lo que cumple su objetivo principal de mejorar el bienestar y la salud animal. Puede, entonces, definirse leche orgánica como aquella que proviene de ganado que cumple con altos niveles de exigencias legales en relación con la protección ambiental y bienestar de los animales, sin utilizar productos químicos ni organismos genéticamente modificados. Los animales sin confinamiento pueden producir leche con mejor clasificación de producto orgánico, como indica la investigación patrocinada por la cooperativa de leche orgánica británica (OMSCO): concluyó que la leche orgánica tiene 68% más ácidos grasos de Omega-3 que la leche convencional; el Omega-3 se asocia con la reducción de enfermedades cardiacas. Por lo tanto, lo orgánico se relaciona con la agricultura sostenible, porque en el largo plazo: mejora la calidad del medio ambiente y de los recursos naturales que satisfacen las necesidades básicas; es económicamente viable; y mejora la calidad de vida de los productores. Se vincula con la salud, el sabor y la calidad superiores, a diferencia de la leche convencional, que emplea la tierra desequilibrando el uso de recursos, por la sobreexplotación e incorporación de elementos por encima de la capacidad metabólica del medio ambiente. 2.3 Producción de leche en Puno El sub-sector pecuario es una de las actividades económicas más importantes en la región Puno, y dentro de ella se destaca la producción de bovinos de leche y carne. En el 2007, el sub-sector pecuario creció 3,2%, principalmente por la producción de leche, debido a una fuerte tendencia a la producción de derivados lácteos, apoyada por el incremento de instalación de pastos y forrajes. La producción de leche convencionalse encuentra en manos de pequeños, medianos y grandes productores. Al 2006 las cantidades producidas variaron entre 351 a 1.237 kg/vaca/año con productividad media de 1,3 l /día, destacando productores que superan los 5,500 kg/vaca/año (semi-confinamiento) y 8,000 kg/vaca/año (en confinamiento) que obtienen este incremento principalmente por la mejora en la alimentación y el mejoramiento genético. En la última década la producción creció de manera constante, con un 194% entre el 2001 y 2009, y el 82% de esta producción se concentró en 4 de las 13 provincias de la región, que también concentran el 68.1% de la población de ganado lechero y se ubican a 3,800 de altitud; son condiciones climatológicas duras para la producción, pero estas provincias muestran capacidad y potencial. Este crecimiento se explica por los continuos programas gubernamentales y no gubernamentales desarrollados hace más de una década, con el objetivo de mejorar la producción y la productividad del sector lechero. Un ejemplo son las instalaciones de  centros de colecta y enfriamiento en distintas provincias de la región: Taraco (Huancané), Mañazo (Puno) y Ayaviri (Melgar), promovidas por el Ministerio de Agricultura e impulsado además por la demanda de derivados lácteos con valor agregado (yogurt, queso y mantequilla), principalmente queso, cuya producción estimada es de volúmenes mayores a 1,000 l /día, procesados por 180 plantas queseras (incluidas las artesanales). Con respecto a los precios, estos varían según la época y lugar de producción entre S/. 0.60 / l y S/. 0.70 / l. La empresa GLORIA (una de las grandes empresas de lácteos del Perú) tiene instalados centros de acopio en Taraco (Huancané) y Ayaviri (Melgar), y paga hasta 0.85 centavos el litro, dependiendo del contenido de grasa de cada rebaño, este precio es similar al pagado por pequeñas plantas de elaboración de queso y yogurt que junto a la localización y proximidad de éstas, son motivos de razón para destinar la leche mayormente a la transformación de queso y yogurt; sin embargo, también se comercializa en las principales ciudades directamente al consumidor, a precios entre S/. 1.50 y S/. 1.80.   En relación a las razas, a inicios del siglo XIX Perú importó ganado de leche de origen suizo, especialmente raza Durhman para la Costa2 en 1905 y Brown Swiss y Normandos en 1908 para la Sierra3. Al final de la primera guerra mundial, se introdujeron cantidades significativas de bovinos de leche de raza Holstein proveniente de los Estados Unidos, Chile y Argentina, y raza Brown Swiss, de Estados Unidos; sin embargo, la predominancia es de la raza Criolla (mezcla de razas mejoradas continuamente con el pasar del tiempo). Las razas de ganado lechero se encuentran en diversas regiones naturales de Puno, predominantemente en las áreas agro-ecológicas: Circunlacustre, con precipitación pluvial total entre 650 e 750 mm y temperatura media anual entre 1°C a 15°C, con periodo libre de heladas de 150 a 180 días; Suni, con temperatura media entre –1°C y 16°C, precipitación pluvial total de 600 a 850 mm y periodo libre de heladas de 50 a 150 días, considerada como zona de mayor prosperidad para el ganado; y Selva Alta o Rupa Rupa con clima templado-caliente con temperaturas entre 12°C a 35°C, precipitación pluvial media anual de 1,500 a 2,000 mm y explotación pecuaria extensiva, dispersa e incipiente. En estos sistemas ecológicos ricos en biodiversidad, se establecieron áreas de protección para conservar y/o dirigir esos espacios respetando el medio ambiente. Respecto de la producción orgánica en la región, se desconocen casos de producción de leche orgánica; sin embargo, existen iniciativas individuales y de asociaciones de productores que buscan inversión privada y pública para desarrollarlas, respaldados en la ley N° 29196 sobre promoción de la producción orgánica. Esta aún precisa ser reglamentada pues no expresa detalladamente los procedimientos para la producción de leche orgánica. 2.4 Costos de producción de leche orgánica Los casi inexistentes trabajos desarrollados y publicados sobre producción de leche orgánica en los Andes Sudamericanos, y en especial en los Andes Peruanos, nos obligan a considerar valores y estudios de otras latitudes. En el caso de los costos de producción en California (Estados Unidos), al considerar una muestra de 20% de ganado lechero determinaron que el costo de producción de leche orgánica es 10% mayor al convencional. Por su parte, McBride y Greene, también en Estados Unidos, indican que el costo de producción de leche orgánica está entre 5 y 8 centavos de dólar más que el costo convencional. Por otro lado, la “Consejería de Educación y Ciencia (CEyC), Corporación Alimentaria Peñasanta, La Oturense y la Coordinadora Asturiana de Agricultura Ecológica (CADAE)” (2004) determinaron que las ventajas de la producción ecológico-extensiva respecto de la intensiva están en el control de costos variables, amortizaciones, costo de oportunidad del capital y costo de mano de obra propia. 2.5 Mercado de leche orgánica La agricultura orgánica se incrementó entre 25% y 30% en la década de los ´90, y el número de granjas pasó de 20,000 (1992) a más de 120,000 (1999). Dinamarca es el país de mayor consumo de leche orgánica (14% de su consumo total); en Suiza, 25% de las ventas totales de productos lácteos corresponde a productos orgánicos; por su parte, México aún está en proceso de desarrollo como la mayoría de países latinoamericanos. Los mercados de productos lácteos orgánicos están en expansión tanto por el incremento de innovaciones técnicas como por las campañas publicitarias, especialmente en la Unión Europea. La granja de leche orgánica tiene mayor opción de venta directa al consumidor; y las industrias de leche orgánica, más probabilidad de vender por medio de contratos. En la Región Puno, al no existir producción conocida de leche orgánica, no se tiene un mercado desarrollado; sin embargo, representa un mercado potencial pues los principales consumidores de productos orgánicos son turistas internacionales de alto poder adquisitivo que visitan Puno, el segundo lugar más visitado del Perú por turistas internacionales: 179 mil en 2009. En su mayoría, provienen de  Estados Unidos, Europa y Asia , zonas donde el consumo de productos orgánicos es mayor por la elevada renta y la búsqueda de productos más saludables. Respecto del mercado local (principalmente la ciudad de Puno), no existe información de su consumo, pero podemos mencionar como dato importante que la oferta de leche fresca llega al 20% de la producción, y éste es adquirido directamente por el consumidor (lo que evidencia un nicho que puede ser explotado) pues el resto de la producción es dirigido principalmente a la elaboración de queso, yogurt y otros derivados. 3. Materiales y métodos Para determinar la viabilidad económica y el nivel de riesgo del modelo simulado de producción de leche orgánica se utilizó información del Banco Central de Reserva del Perú (BCRP), Ministerio de Agricultura (MINAG), Programas sectoriales (AGRORURAL, INIA), Instituto Nacional de Estadística (INEI), Cámara de Comercio y la Producción de Puno (CCPP), Plan Estratégico de Desarrollo de la Producción de Lácteos de la Región Puno, Plan Ganadero - Puno al 2015, ONGs (CARITAS, CARE), Gobierno Regional de Puno y la FAO (Food and Agriculture Organization). También se realizaron cotizaciones de proveedores y entrevistas a investigadores y productores del sector lechero. Los métodos para medir la viabilidad económica fueron: Valor Actual Neto (VAN), el cual indica el retorno monetario de la inversión y es uno de los indicadores más utilizados para evaluar la viabilidad económica; Valor Anual Equivalente (VAE): este método convierte todo el valor actual neto del proyecto en una serie de pagos iguales y pasados entre fechas 1 y n; Tasa Interna de Retorno (TIR), que se genera cuando el Valor Actual de la inversión es igual a cero (llamada también tasa efectiva de rentabilidad); Tiempo de Retorno del Capital (PAYBACK DESCONTADO), tiempo en el cual se recupera el capital considerando un flujo de caja descontado, a una determinada tasa de interés Relación Beneficio - Costo (B/C), que verifica el valor del VAN en relación con la cantidad invertida; es decir, “se identifica el Valor Actual Neto por unidad de inversión” (ver Figura 1). Para analizar el nivel de riesgo, se utilizaron los análisis de escenarios, de sensibilidad y de simulación de Monte Carlo, empleando factores-clave elegidos según las respuestas de productores e investigadores, y contrastando con bibliografía sobre el tema. El análisis de escenarios es una técnica que ayuda a analizar la sensibilidad del valor de una inversión bajo diferentes situaciones o escenarios que pueden surgir en el futuro. En el análisis de sensibilidad en el punto de equilibrio (Breakeven Analysis) se igualó el valor del VAN (Valor Actual Neto) a cero y se analizaron sus variaciones. Finalmente, El Análisis de simulación de Monte Carlo (Riesgo) muestra lo que puede suceder con los flujos de caja futuros de una inversión, además de resumir las posibilidades en una distribución de probabilidades, siendo su característica principal la interacción de los factores-clave. Para simular la producción de leche orgánica, y determinar su viabilidad y evaluar su riesgo, se consideraron determinadas características (Ver Tabla 1). La granja fue localizada encima de los 3,000 metros de altitud, con un área total de 6.5 hectáreas; la raza fue Criolla (adaptada a zonas alto-andinas hasta 4,200 m de altitud) en número de 6, con extensión de pastoreo de una vaca por hectárea y alimentación en base a pastos naturales y cultivos de alfalfa y avena, además de concentrado orgánico (suplementario) basado en minerales, sales y derivados de cultivos andinos. Se asumió una productividad por vaca de 10 litros/día (según investigadores de la zona). Se estableció un horizonte de tiempo de 6 años, con el primer año de pastos cultivados (alfalfa y avena) y naturales listos para iniciar la producción. El sistema de producción fue semiextensivo, caracterizado por la crianza sin confinamiento y pastoreo al aire libre todo el año. Se asumió la comercialización mediante pre-contratos con hoteles y restaurantes turísticos. Los costos de producción se calcularon sobre la base de la media de cotizaciones realizadas a proveedores de insumos, materiales y equipos, y por recomendación de productores e investigadores. La moneda de análisis fue el sol o nuevo sol (S/.), parte del capital se considera propio y el restante, préstamo, y la tasa de descuento se consideró sin inflación (19.51% anual). Estas características están enmarcadas en el objetivo de buena relación con la naturaleza y equilibrio entre producción y conservación. CO Continuará...

Leer nota completa

Más leídos

Agricultura orgánica, alternativa saludable para la nación

La agricultura orgánica es un tema relativamente importante en el desarrollo productivo de El Salvador. Esta consiste en no utilizar fertilizantes y plaguicidas químicos para proteger al medio ambiente y la salud humana; sin embargo, para que estas prácticas se desarrollen como es debido en la región centroamericana, se necesita soporte de entidades del gobierno para generar leyes que apoyen al sector agrícola. En este sentido, representantes de los países desde Belice hasta Panamá, realizaron una reunión en la que se trataron este tipo de temas, cuyo objetivo principal es incidir en la construcción de políticas para el apoyo de este tipo de prácticas que tanto ayudarían al sistema agropecuario, según manifestó León Bonilla, de la asociación CLUSA de El Salvador. Margarita Tomas, representante guatemalteca de la comisión de agricultura orgánica, expresó que lo ideal es ir consensuando ideas que fortalezcan el tema en la región. “Lo que afecta es la falta de involucramiento del gobierno. El TLC y el cambio climático limitan el logro y la concientización del pueblo para apoyar el producto orgánico”, expresó. Elmer Esquivel, del Ministerio de Agricultura y Ganadería, y expresó su apoyo a este tipo de actividades y al movimiento de pequeños y grandes agricultores, declarando que ellos como entidad gubernamental se encuentran en los pasos finales de revisión del reglamento sobre las leyes que apoyan estas prácticas orgánicas para así enviar dicho documento a casa presidencial y ejercer cierta presión de los organismos para que se lleve a cabo el apoyo que buscan desde el sector. “Sabemos que el rol de la agricultura orgánica, ya sea en la producción, transformación, distribución y consumo es el de mantener y mejorar la salud de los ecosistemas y organismos, desde los más pequeños en el suelo hasta el ser humano”, dijo Esquivel. El fomento de la producción orgánica es parte de la estrategia del sector agropecuario hacia cultivos de mayor valor en El Salvador, generando mercados internacionales y experimentando un crecimiento acelerado en algunos países de la región centroamericana en cuanto al tema. Por eso es tan importante que este tipo de prácticas se llevan a cabo en países como el nuestro y buscar así alternativas amigables con el medio ambiente. “El sector agrícola juega un papel importante en el desarrollo económico y social para Centroamérica como una fuente de empleo generador de ingresos en nuestros países. Estamos en pro de generar alimentos de mejor calidad orgánica que vienen a apoyar y a mejorar la alimentación de nuestros pueblos”, manifestó Esquivel. CO.

Leer nota completa

Breve panorama de la agricultura orgánica en Chile por Dra. Sofia Boza Martinez

La mayor concienciación acerca de las dificultades ambientales asociadas al modelo de producción agrícola industrial conduce al surgimiento, a partir de los años veinte del pasado siglo, de distintas escuelas y movimientos asociados a la agricultura orgánica. La heterogeneidad axiológica entre distintos autores, escuelas e instituciones dificulta consensuar una definición de qué debe considerarse como tal. No obstante, la concepción más extendida es aquella que identifica la agricultura orgánica con la sustitución de insumos químicos de síntesis por otro tipo de compuestos que minimicen el impacto medioambiental de la actividad agraria (Lampkin, 1998). Aunque todavía el desarrollo del sector es incipiente, se ha registrado un aumento progresivo de la superficie dedicada a la agricultura orgánica en Chile. Según cifras del Servicio Agrícola y Ganadero, durante la temporada 2009-2010 la producción orgánica certificada chilena se extendía en un total de 151.097 hectáreas. La mayor parte de dicha superficie se dedica a la recolección silvestre (119.087 hectáreas), siendo la rosa mosqueta la producción más importante. Asimismo, la superficie certificada como praderas naturales para alimentación de ganado alcanzó las 16.571 hectáreas. Por su parte, las tierras dedicadas a la explotación agrícola se extendían en un total de 24.890 hectáreas, siendo utilizadas prioritariamente para el cultivo de frutales menores (5.415 has.), principalmente berries, de frutales mayores (4.138 has.), destacando olivo, manzano y palto y de uva de vino (3.858 has.). En referencia a la distribución territorial de las hectáreas señaladas, éstas se concentran en la Región del Bío-Bío (109.636 has.) y en la Región del Maule (14.167 has.). No obstante, si comparamos las cifras presentadas para el caso de Chile con aquellas correspondientes a otros países de América Latina vemos como la presencia de la agricultura orgánica chilena en el contexto regional es aún secundaria. Según datos para el año 2009, Argentina tiene 4,4 millones de hectáreas dedicadas a la agricultura orgánica, mientras que Brasil tendría 1,77 millones de hectáreas y Uruguay 0,93 millones de hectáreas, estando los tres países entre los diez con mayor extensión dedicada a la agricultura orgánica del mundo (FiBL, IFOAM & SÖL, 2011). Si bien es cierto que resulta difícil comparar la superficie que pueda llegar a ocupar la agricultura orgánica en Chile con aquella en países mucho más extensos, cabe señalar que el porcentaje de terreno para usos agropecuarios que representa la agricultura orgánica chilena está aún por debajo del 1% del total. Asimismo, a medida que el mercado de la alimentación orgánica ha ido creciendo, se han desarrollado simultáneamente numerosas legislaciones nacionales que tratan de estandarizar los procesos de producción y etiquetado en el sector. De igual modo, se ha ido ampliando el entramado de entidades, tanto públicas como privadas, dedicadas a la certificación de productos orgánicos. La necesidad de implementar estos procesos de control surge debido a que la mayor parte de los atributos de los productos orgánicos que incentivan al consumidor en su compra no pueden ser comprobados por él mismo a simple vista. Este hecho coincide con que generalmente los productos orgánicos suelen comercializarse con un cierto sobreprecio en relación a aquellos convencionales. La presencia del etiquetado orgánico es una manera de ofrecer mayor información al consumidor, la cual aumente su nivel de confianza y, por tanto, repercuta positivamente en su intención de compra (Minetti, 2002; Ruíz de Maya et. al., 2005). Pese a que, como hemos señalado, son muchos los países que han desarrollado su propia legislación relativa a la producción orgánica, no todas han resultado igualmente significativas. En este sentido, las normas más influyentes han sido las de la Unión Europea y Estados Unidos, debido a la importancia de sus mercados. Asimismo, otros organismos a nivel internacional, como la Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Orgánica (IFOAM) o el Comité del Codex Alimentarius, dependiente de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y de la Organización Mundial de la Salud (OMS), llevan años desarrollando sus propios estándares en torno a la agricultura orgánica, los cuales han orientado notablemente la definición de las legislaciones estatales recientes. Como consecuencia de lo analizado, una de las características típicas de los sistemas de certificación de productos orgánicos en los países eminentemente exportadores es que suelen estar controlados por entidades extranjeras, oriundas de los principales mercados de consumo, para así facilitar la comercialización. En Chile esta realidad se confirma ya que la certificación formal orgánica está en manos de cuatro entidades extranjeras, algunas de ellas con sucursales instaladas en territorio chileno, inscritas incluso en el Registro del Servicio Agrícola y Ganadero, como la suiza IMO Control (que asociada con la Fundación Chile constituyó IMO Chile), la alemana BCS-ÖKO Garantie (BCS Chile), CERES GmbH y Argencert. De igual modo, en el caso de Chile la creación del Sistema Nacional de Certificación de Productos Orgánicos Agrícolas es muy reciente, encontrándose reflejada en la Ley nº 20.089, de 17 de enero de 2006, en su Reglamento aprobado en abril de 2006 y en sus Normas Técnicas oficializadas en agosto de 2007. Dicha regulación distingue la existencia de un Sistema general, el cual será controlado por medio de entidades certificadoras, y de un Sistema de auto certificación con fiscalización directa por parte del Servicio Agrícola Ganadero (SAG). Este último contendría a la denominada Asociación de Pequeños Agricultores Ecológicos conformada por organizaciones de productores con personalidad jurídica que utilizan venta directa (por un importe total de hasta 25.000 UF). Además de establecer una legislación relativa a la producción orgánica, muchos países han decidido impulsar dicha actividad mediante el diseño y ejecución de programas públicos de apoyo. En este sentido, en Chile hasta hace poco no se había planteado una estrategia global para la consolidación del sector orgánico en todo el país, sino que algunos organismos públicos específicos desarrollaron actuaciones más o menos continuadas. No obstante, recientemente se creó la Comisión Nacional de Agricultura Orgánica dependiente del Ministerio de Agricultura, en la cual actúa como secretaría ejecutiva la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (ODEPA). Esta entidad comisionó a la empresa EMG consultores el diseño de una propuesta de Plan Estratégico para la Agricultura Orgánica Chilena 2010-2020 cuyo informe final fue presentado en marzo del 2010. En dicho documento se expresa la necesidad de potenciar la colaboración público-privada enfocada al progreso del sector apostando por un desarrollo del mercado tanto interno como internacional basado en la diferenciación por la calidad de la producción. El costo aproximado del Plan Estratégico se cifró en 19.672 millones de pesos en total. En los procesos de normalización y promoción de la agricultura orgánica analizados ha sido muy importante la participación del movimiento asociativo vinculado al sector. En Chile una de las entidades con más presencia en este sentido es la Agrupación de Agricultura Orgánica de Chile (AAOCH) creada en 1999. Esta institución colabora desde agosto de 2008 con el Instituto Nacional de Desarrollo Agropecuario (INDAP) en un programa de fomento de la agricultura orgánica dentro del sistema de apoyo a la agricultura familiar campesina sustentable. En conclusión, a pesar de que la producción orgánica aún es incipiente en Chile, numerosos productores han entendido la oportunidad que el sector representa y, en consecuencia, dedican parte de sus tierras al mismo. Este hecho deriva en una importante oportunidad de negocio para la industria agroalimentaria chilena, debiendo ser diseñadas e implementadas estrategias, tanto públicas como privadas, para su íntegro aprovechamiento.

Leer nota completa

Manejo sanitario de berries orgánicos en Chile

El manejo orgánico de plagas debe estar sustentado en una estrategia que incluya varias prácticas sin causar daño económico, en lugar de tratar de erradicarlas con productos químicos por otros de tipo biológico. Desde el punto de vista sanitario antes de plantar un cultivo orgánico se debe pensar en la mejor forma de prevenir el desarrollo de enfermedades, ya que ciertas omisiones pueden causar importantes pérdidas o situaciones imposibles de manejar. En el caso de los berries en Chile para realizar un adecuado manejo de plagas es fundamental realizar un exhaustivo monitoreo de ellas y tener antecedentes de las que históricamente existen en el potrero donde se establecerá el huerto o aquellas que pueden estar en los predios vecinos (Figura 5), además de diferenciar los distintos estados de desarrollo de insectos foliares o del suelo. Si las poblaciones de larvas son muy altas es mejor esperar una temporada para hacer un manejo efectivo de estos insectos, de lo contrario se corre el riesgo de perder la plantación. El manejo de plagas del suelo requiere mantener un monitoreo constante, lo que permite determinar la dinámica de las poblaciones de nuevos insectos y hacer un manejo preventivo oportuno. Los mejores resultados con el uso de hongos entomopatógenos (HEP) se obtienen con manejo preventivo, mientras que el manejo curativo puede ser más errático. La mejor época para la aplicación de los HEP es durante períodos con temperaturas templadas (otoño, salidas de invierno y primavera) y menor radiación ultravioleta. De esta manera es posible mantener un nivel elevado de esporas y micelio de los hongos benéficos en la zona de desarrollo de raíces. Para aplicar los HEP se debe agregar al formulado un dispersante, como un aceite miscible, para facilitar la mezcla con agua. De preferencia se deben aplicar en cobertera sobre el suelo libre de maleza o lloviendo. Para facilitar la distribución de las esporas en el suelo si existe mulch que no permite la aplicación en cobertera, se puede aplicar por el sistema de riego después de haber regado por 15 a 20 min, para humedecer el suelo, luego inyectar los HEP por otros 10 a 15 min, y terminar con un lavado de otros 10 min. Los HEP se deben aplicar después de la puesta del sol, excepto en días que esté nublado o lloviendo, para no exponer el inóculo a los rayos ultravioleta. En el diseño del huerto de sistemas de producción orgánica es importante considerar el establecimiento de corredores biológicos para el manejo de las plagas (Figura 6), donde coexisten variadas especies de plantas arbóreas, arbustivas y herbáceas que constituyen un lugar de resguardo, alimento y multiplicación para un gran número de especies benéficas de enemigos naturales de potenciales plagas del cultivo. El corredor biológico también es un refugio para los polinizadores, por lo que se deben incluir plantas con floraciones prolongadas y productoras de polen; como son las Umbelíferas, todo lo cual aumenta la diversidad en el agro-ecosistema. El manejo de las enfermedades del huerto se debe iniciar con la elección del terreno y su manejo previo al establecimiento; en caso de ser necesario se deben hacer drenes para evitar el anegamiento o saturación con las aguas de lluvia. Otro factor fundamental es la elección de plantas sanas, comprar en un vivero no es garantía suficiente de sanidad, por lo que se deben revisar las plantas antes de comprarlas en busca de problemas de agallas en el cuello, pudriciones de raíces o raíces mordidas por insectos. Es importante evitar cualquier estrés de las plantas durante el transporte y el establecimiento, especialmente por falta de humedad. En el momento de la plantación también es posible incorporarcepas de Trichoderma spp mediante el baño que se recomienda para las raíces, como una forma de prevenir posibles enfermedades radicales. Una vez establecidas las plantas, se deben realizar monitoreos para detectar la aparición de síntomas de enfermedades e iniciar su manejo de inmediato. Como manejo preventivo se recomienda aplicar continuamente té de compost en el riego por goteo o incluso al follaje (Figura 7), ya que inocula una gran cantidad de microorganismos benéficos y los productos de su metabolismo, permitiendo contar con una mayor flora microbiana que compite con los patógenos que causan las enfermedades y estimulan a las plantas a defenderse a través de sistemas de resistencia inducida. Las enfermedades que afectan a los berries se dividen en radicales, de cuello, de la madera, de la yema, foliares, de la fruta, y de poscosecha. Respecto de las enfermedades radicales y de cuello Phytophthora spp. es el principal patógeno ya que puede causar el mayor daño económico, especialmente en frambuesa, arándano y frutilla. El momento más susceptible de la planta a este patógeno es durante la brotación, ya que se producen las condiciones óptimas para su desarrollo: suelos saturados y aumento de las temperaturas, lo que permite la liberación de zoosporas (esporas flageladas) capaces de nadar en busca de raíces de plantas susceptibles. Esta enfermedad está asociada a plagas de suelo y presencia de malezas, ya que el patógeno puede ingresar como infección secundaria por las heridas que las larvas de insectos dejan al alimentarse de las raíces. Muchas veces al eliminar la plaga se evita la enfermedad. Por su parte las malezas sombrean el suelo, protegiendo a las zoosporas de los rayos ultravioletas que son el mejor control de las zoosporas superficiales. Las labores de limpia de malezas, que pueden dañar el sistema radical, se deben realizar en días soleados, nunca con probabilidad de lluvias ya que favorecen la propagación de Phytophthora. Como se mencionó anteriormente, una forma preventiva de evitar las enfermedades de raíces, es la aplicación de Trichoderma sp., hongo antagonista que impide el desarrollo de hongos fitopatógenos como Phytophtorasp. Para que el control sea preventivo se debe aplicar Trichoderma a fines de invierno o en estado de yema hinchada previo a la brotación en frambuesa o arándano. En relación a las enfermedades de la madera como plateado, Pestalotiopsis spp., Neofusicoccum spp., Leptosphaeria spp., entre otras, es fundamental la utilización de material vegetal sano. Luego, una vez establecido el cultivo, es muy efectivo el manejo preventivo con la aplicación de té de compost en el riego. Esta práctica también ha sido exitosamente usada con fines curativos en algunas enfermedades; sin embargo, aún es materia de investigación determinar las dosis y frecuencias necesarias para prevenir o controlar estas enfermedades. Como prácticas normales se recomiendan los lavados durante la caída de hojas con productos a base de cobre. En general, las enfermedades de madera aumentan en el tiempo debido a que parte de la poda va quedando en el suelo, permitiendo el desarrollo de estos patógenos durante el invierno; mientras más limpio de residuos de poda se encuentre el huerto menos enfermedades de madera existirán. Los restos de podas pueden incorporarse al compost, previa trituración, y al alcanzar altas temperaturas (sobre 55 °C por 3 ó más días consecutivos) los patógenos mueren. Todos los cortes de maderas gruesas deben ser protegidos con una solución pegajosa a base de Trichoderma, y las herramientas de poda deben desinfectarse evitando transmitir enfermedades desde plantas enfermas a sanas. En el caso de las enfermedades de la yema y foliares, junto con un manejo nutricional equilibrado es recomendable aplicaciones a base de productos cúpricos a inicio de brotación, seguido de té de compost como prevención para huertos con antecedentes de estas enfermedades. Productos a base de extractos de cítricos y Trichoderma no controlan este tipo de enfermedades. El caldo Bordelés es una buena alternativa como producto cúprico para el control de estas enfermedades y de la roya en el caso de la frambuesa, además de tener una buena retención bajo condiciones de lluvia; sin embargo, la mayor efectividad se logra cuando se aplican caldos recién preparados. Al respecto, el Programa de Innovación Territorial Orgánico (PTO) publicó el “Manual de biopreparados para la agricultura ecológica” donde se explica cómo elaborarlos (Infante, 2011). Otras prácticas son las chapodas, como una forma de eliminar las hojas enfermas y más viejas, junto con mejorar la ventilación dentro de la planta; por ejemplo en el caso de la roya de la frambuesa o el mildiú de la mora. Las enfermedades de la fruta se previenen con la orientación norte sur del huerto, con una densidad de plantación moderada, y con el manejo de poda que permita una correcta ventilación, ya que es muy importante la arquitectura de la planta. La pudrición gris es la principal enfermedad de la fruta para todos estos berries, excepto en murtilla donde no tiene importancia. Es posible realizar aplicaciones preventivas con Trichoderma desde la floración y aplicaciones de extractos de cítricos durante la madurez de la fruta. Los productos a base de cobre también pueden ayudar al control, pero se recomiendan cuando hay otras enfermedades que se desean controlar al mismo tiempo, por ejemplo pudrición gris y la roya en frambuesa durante el período de madurez de la segunda flor. En la actualidad las malezas son el principal problema de los productores orgánicos, por lo que es necesario conocer sus ciclos y fisiología; especialmente las perennes que deben mantenerse controladas para evitar su desarrollo, ya que su agresividad y persistencia provocan gran competencia con el cultivo y disminución significativa de los rendimientos. La ausencia de productos herbicidas permitidos para el control efectivo de malezas y la imposibilidad de mover el suelo sobre hilera, hace necesario planificar en forma preventiva el manejo de las malezas considerando varias prácticas complementarias con este fin, al respecto el PTO publicó el manual “Reconocimiento y manejo de malezas importantes en la producción orgánica de las Regiones del Maule y Biobío”, que permite el reconocimiento de dichas malezas como método para su control (Pedreros et al., 2011). La importancia de poner en la práctica un programa de manejo de malezas fue demostrada en un ensayo establecido en moras híbridas en la Región del Biobío, donde el rendimiento de fruta fue 60% mayor con control de malezas sobre hilera cada 45 días, en relación a un único control invernal al momento de la poda; que es lo que comúnmente realizan los agricultores. Además del control manual de malezas, existe gran cantidad de otras prácticas que deben utilizarse, empezando por las trampas de semillas de malezas en el agua de riego, cubiertas entre hileras, segado de malezas antes de que fructifiquen, y cubiertas sobre la hilera o mulch, que puede ser vegetal como paja de cereales, corteza de pino (Figura 8), cascarilla de arroz, plástico negro o malla antimalezas. La poda en berries se realiza en diferentes épocas y con diferentes objetivos. La más importante es la poda invernal (Figura 9) que tiene como objetivo eliminar la madera que ya produjo fruta, formar la planta y manejar el equilibrio entre el vigor y la producción. Es el caso del raleo de cañas en frambuesa que se realiza durante el receso vegetativo. Hay algunas variedades de arándanos como Misty que no entran en receso completo y que aún así deben podarse. Por su parte, la poda de verano o chapoda tiene el objetivo de reducir el vigor de la planta y mejorar la ventilación, se utiliza frecuentemente en moras híbridas. CO Literatura citada Aballay, E., y V. Inzunza. 2002. Evaluación de plantas con propiedades nematicidas en el control de Xiphinema index en vid de mesa cv. Thompson Seedless en la zona central de Chile. Agricultura Técnica 62:357-365. Céspedes, C., C. Ovalle, y J. Hirzel. 2005. Manejo de la fertilidad del suelo en producción orgánica. En Céspedes, C. (ed.) Agricultura orgánica. Principios y prácticas de producción. Boleltín INIA Nº 131. Instituto de Investigaciones Agropecuarias INIA, Centro Regional de Investigación Quilamapu, Chillán, Chile. Cisterna, E., y A. France. 2009. Manual de campo “Plagas, enfermedades y desórdenes fisiológicos del arándano en Chile”. Centro Tecnológico de Control Biológico. Boletín INIA Nº 189. 127 p. Instituto de Investigaciones Agropecuarias INIA, Chillán, Chile. FIA, FiBL, y AAOCH. 2006. Cultivo orgánico de berries arbustivos. Fundación para la lnnovación Agraria (FIA), lnstituto de lnvestigaciones para la Agricultura Orgánica (FiBL), y la Agrupación de Agricultura Orgánica de Chile (AAOCh), Santiago, Chile/Frick, Suiza. Imprenta Ograma, Santiago, Chile. Hirzel, J. 2009. Fertilización. En Morales, C.G., M.I. González, J. Hirzel, J. Riquelme, G. Herrera, M. Madariaga, et al. (eds.) Aspectos relevantes en la producción de frambuesa (Rubus idaeus L.) Boletín INIA Nº 192. 116 p. Instituto de Investigaciones Agropecuarias INIA, Villa Alegre, Chile. Infante, A. 2011. Manual de biopreparados para la agricultura ecológica. Programa Territorial Orgánico (PTO), SURFRUT, Fundación para la lnnovación Agraria (FIA). Trama impresores S.A., Santiago, Chile. Pedreros, A., C. Céspedes, y C. Pino. 2011. Reconocimiento y manejo de malezas importantes en la producción orgánica de las Regiones del Maule y Biobío. PTO, SURFRUT, FIA. Trama impresores S.A., Santiago, Chile.

Leer nota completa