Cultura Orgánica
28 de junio del 2016
México
1 2 3 4 5
Comida orgánica se apodera de Nueva York
Según cifras de GrowNYC, las ganancias de los green markets han aumentado: mientras en el 2005 fuer...
Productos lácteos orgánicos en México
La agricultura, la ganadería y la industria de alimentos han tenido un desarrollo importante en los...
Tendencias en el consumo de lácteos en México
Como hemos comentado en la última década el crecimiento del consumo mundial de lácteos dependió ...
Entrevista: Gabriel Irurita de Bové
• Gabriel Irurita es la tercera generación ganadera en México. • Bové surge como su marca ...
Consumo de leche creció 7.7% en los ultimos 5 años
Consumo de leche creció 7.7% en los ultimos 5 años
El consumo del lácteo deslactosado aumentó 7.7% en un lustro, siendo la principal tendencia del consumidor nacional, revela estudio de la firma Tetra Pak. El consumo de leche deslactosada en México ha crecido 7.7% en los últimos cinco años; es decir, siete veces más que el 1.1% reportado en el consumo de leche blanca en el mismo lapso de tiempo, afirmó el gerente de Comunicación Corporativa de Tetra Pak México, René Anguiano Gómez. Al cierre del 201...
Comida orgánica se apodera de Nueva York
Según cifras de GrowNYC, las ganancias de los green markets han aumentado: mientras en el 2005 fuer...
Productos lácteos orgánicos en México
La agricultura, la ganadería y la industria de alimentos han tenido un desarrollo importante en los...
Tendencias en el consumo de lácteos en México
Como hemos comentado en la última década el crecimiento del consumo mundial de lácteos dependió ...
Consumo de leche creció 7.7% en los ultimos 5 años
El consumo del lácteo deslactosado aumentó 7.7% en un lustro, siendo la principal tendencia del co...
Entrevista: Gabriel Irurita de Bové
Entrevista: Gabriel Irurita de Bové
• Gabriel Irurita es la tercera generación ganadera en México. • Bové surge como su marca donde la expectativa de dar un producto lo mas natural y sustentable en la mesa de los consumidores. • Grupo Cuadritos y Rancho el pato se asocian en el manejo de la marca BOVE. • Producen 7 millones de litros de leche orgánica certificada anualmente • Los productos principales que manejan son los 3 tipos de leche en UHT, quesos y crema. “Al consu...
Comida orgánica se apodera de Nueva York
Según cifras de GrowNYC, las ganancias de los green markets han aumentado: mientras en el 2005 fuer...
Productos lácteos orgánicos en México
La agricultura, la ganadería y la industria de alimentos han tenido un desarrollo importante en los...
Consumo de leche creció 7.7% en los ultimos 5 años
El consumo del lácteo deslactosado aumentó 7.7% en un lustro, siendo la principal tendencia del co...
Entrevista: Gabriel Irurita de Bové
• Gabriel Irurita es la tercera generación ganadera en México. • Bové surge como su marca ...
Tendencias en el consumo de lácteos en México
Tendencias en el consumo de lácteos en México
Como hemos comentado en la última década el crecimiento del consumo mundial de lácteos dependió en gran medida del aumento de población mundial. Aproximadamente el 70% de los aumentos en la demanda se atribuyen a este factor, en tanto que el crecimiento del consumo por habitante explicó el restante 30%. Los niveles de demanda de lácteos y su comercio, tanto en el mundo y en México dependen de los procesos de urbanización, especialmente cuando se registra...
Comida orgánica se apodera de Nueva York
Según cifras de GrowNYC, las ganancias de los green markets han aumentado: mientras en el 2005 fuer...
Tendencias en el consumo de lácteos en México
Como hemos comentado en la última década el crecimiento del consumo mundial de lácteos dependió ...
Consumo de leche creció 7.7% en los ultimos 5 años
El consumo del lácteo deslactosado aumentó 7.7% en un lustro, siendo la principal tendencia del co...
Entrevista: Gabriel Irurita de Bové
• Gabriel Irurita es la tercera generación ganadera en México. • Bové surge como su marca ...
Productos lácteos orgánicos en México
Productos lácteos orgánicos en México
La agricultura, la ganadería y la industria de alimentos han tenido un desarrollo importante en los últimos años, sobre todo en la búsqueda de mercados y nuevos productos. Múltiples innovaciones alimentarias han sido diseñadas y obtenidas con la aplicación del conocimiento científico y tecnológico para ofertar al consumidor productos inocuos, sanos y aptos para su consumo. Existen organismos nacionales e internacionales como el Servicio Nacional de Sanid...
Productos lácteos orgánicos en México
La agricultura, la ganadería y la industria de alimentos han tenido un desarrollo importante en los...
Tendencias en el consumo de lácteos en México
Como hemos comentado en la última década el crecimiento del consumo mundial de lácteos dependió ...
Consumo de leche creció 7.7% en los ultimos 5 años
El consumo del lácteo deslactosado aumentó 7.7% en un lustro, siendo la principal tendencia del co...
Entrevista: Gabriel Irurita de Bové
• Gabriel Irurita es la tercera generación ganadera en México. • Bové surge como su marca ...
Comida orgánica se apodera de Nueva York
Comida orgánica se apodera de Nueva York
Según cifras de GrowNYC, las ganancias de los green markets han aumentado: mientras en el 2005 fueron 1,000 dólares, en el 2014 llegaron a los 890,000 dólares. Pasó que Nueva York se ha vuelto verde. Fue poniéndose verde de a poco, pero ahora ya está verde completo. Los green markets (“mercados verdes”) comenzaron en 1976 en la ciudad para promover la agricultura local y asegurar que los habitantes de la ciudad accedieran a productos frescos y saludable...

Recientes

Comida orgánica se apodera de Nueva York

Según cifras de GrowNYC, las ganancias de los green markets han aumentado: mientras en el 2005 fueron 1,000 dólares, en el 2014 llegaron a los 890,000 dólares. Pasó que Nueva York se ha vuelto verde. Fue poniéndose verde de a poco, pero ahora ya está verde completo. Los green markets (“mercados verdes”) comenzaron en 1976 en la ciudad para promover la agricultura local y asegurar que los habitantes de la ciudad accedieran a productos frescos y saludables. De los 12 agricultores que partieron pasaron hoy a 230 granjas familiares en más de 50 mercados que se instalan en distintos barrios de Nueva York cada semana a vender sus cosechas o productos artesanales. Laura MacDonald, de GrowNYC, institución a cargo de los mercados verdes, dice: “Lo que buscamos es que los neoyorquinos tengan asegurado un ambiente limpio para ellos y las futuras generaciones. Por eso a través de nuestra experiencia con los green markets hemos impulsado campañas de reciclaje de alimentos y textiles, creación de huertas y jardines en escuelas y programas educacionales para proveer a los estudiantes de interacciones significativas con el medio ambiente”. “En los años 90 todo se trataba de lo rápido. Lo central era rendir, comer rápido, hacerlo todo a esa velocidad. Ahora, todo se trata de la alimentación sana”, dice John Stoltzfoos en la feria de calle Broadway. John vende pickles, quesos sin pasteurizar, leche, jamones, salames, mantequillas. Era mecánico, pero hace cinco años aceptó la oferta de trabajo de un tío que tenía una granja en Pensilvania. Desde entonces, John hace quesos raw sin pasteurizar, empaca los productos de la granja y sale a venderlos a estos mercados verdes. Todos los días está en una locación diferente de Nueva York. “Diría que la gente tiene más conciencia de su salud que hace 10 años. Les gusta conocer de dónde vienen sus productos y al granjero que cultiva lo que va a comer. Eso genera otra relación con su alimento, otro tipo de confianza”. Una mujer de lentes de marco rojo sostiene un tomate amarillo en la punta de sus dedos. Lo examina atentamente. Tiene dos bolsas de tela en el hombro izquierdo. Una dice: Keep Calm and Be Green. Deborah Curcio, diseñadora de vestuario, viene por lo menos hace 8 años al mercado verde de Fort Green, Brooklyn. “Me gusta comer sano, evitar los productos procesados y escoger mi alimento. Me interesa que lo que le das a tu cuerpo sea bueno y nutritivo”, dice. En el mercado de Union Square, Eric Celis, estadounidense, pero hijo de mexicanos, pesa una bolsa de papas y otra de rabanitos. “Mi padre murió de un ataque al corazón muy joven, a los 57 años. Nunca se cuidó. Tenía sobrepeso, fumaba a veces, tenía el colesterol alto. Eso me enseñó a ser responsable y consciente con mi alimentación”. Patrick Ayroso es relacionista público de una galería de arte en Midtown. Es delgado, lleva una humita amarilla al cuello y jeans. “Compro sólo orgánico. Creo que, además de cuidar mi salud, debo contribuir de algún modo a cuidar el planeta. Lo pasamos a llevar durante muchos años y es hora de respetarlo como se debe”, dice. Alimentación saludable y producida en armonía con el entorno es lo que se busca principalmente en estas ferias. Carolyn Dimitri es economista, experta en marketing de comida orgánica y directora de Estudios Alimentarios en la Universidad de Nueva York. Es una de las personas que más saben del tema de la alimentación orgánica y su cadena productiva en Estados Unidos. Ella cree que, aunque los mercados verdes son un aporte, tienen una deuda pendiente: más productos y productores orgánicos. De los 224 granjeros, sólo 23 tienen certificación orgánica, según cifras de GrowNYC. “Otras regiones del país tienen más desarrollo de lo orgánico que Nueva York. En el mercado de Union Square hay sólo tres o cuatro granjeros orgánicos. Falta educación al respecto. Lo orgánico tiene que ver con lo que se produjo de manera sustentable con el ambiente. Pero hay confusión: mucha gente cree que porque son productores de las afueras de Nueva York y los productos viajaron menos distancia para llegar a ellos, tienen menos huella de carbono. No es así: el transporte genera más gases que la producción. Otras veces la gente cree que lo orgánico no tiene pesticidas, fertilizantes, pero productores orgánicos usan fertilizantes y pesticidas orgánicos. También existe la idea errada de que lo orgánico se produce en granjas pequeñas, familiares. Tienen esa visión de niños corriendo por el campo y un tractor. Sin embargo, puedes tener una gran granja orgánica”. Una asiática enfundada en un delantal cobra tras la caja de un puesto de vegetales y frutas mientras un chico joven cocina en un gran sartén un salteado de verduras a vista y paciencia de los compradores. En el puesto de Lanis Farm, que es de Nueva Jersey y hoy tiene sus productos en el mercado en las afueras de Columbia University, siempre hacen demostraciones de cocina saludable. Esta granja es una de las pocas cien por ciento orgánicas en los green markets y comenzó con el padre de Stiven, inmigrante coreano, hace más de 16 años. Luego siguieron el mismo Stiven y su esposa Ann, que está en caja y a veces se pasea supervisando para reponer vegetales. “Cuando conocí a Stiven pensé que era un trabajólico. Siempre estaba probando fórmulas nuevas de cultivo orgánico. Su vida era y es la granja. A veces me volvía loca con sus inventos. Después descubrí que era un apasionado y sólo buscaba que la gente consumiera la misma buena calidad de alimento que nosotros. Había tras eso una filosofía de vida”, dice Ann. En Lanis Farm no utilizan pesticidas ni fertilizantes. Ni siquiera orgánicos. Su especialidad es el cultivo de lechugas, pero por ejemplo este verano desarrollaron 50 variedades de tomates. Stiven, Syed –el ayudante que además hace las demostraciones de cocina en vivo– y Ann se levantan a las 4:30 de la mañana para vender. “La gente busca comida fresca y más fresco que esto, imposible: lo recogemos a las siete de la tarde del día anterior”, dice Syed con un ramo de cilantro fragante en la mano. Poco más allá, Jakob Cirell promociona cervezas artesanales que hacen en la granja From The Ground Brewery, que es biodinámica, y hace sólo un par de meses,  comenzó su producción orgánica. Hace 10 años, dice Jakob, él era considerado un marciano por sus amigos y familia porque era vegano. Era de los que andaban con un pote de comida para todos lados y evitaba los restaurantes. Ahora, a nadie le extraña su decisión. “Lo mejor es que ya no tengo que andar con mi comida porque está tan masificado el tema de la alimentación saludable que tengo muchas opciones”. “Eso vienen a buscar las personas a los green markets: productos frescos y saludables. Ahora la gente tiene más información y sabe que es mejor comer bien que comprar remedios”, dice Ann mientras atiende la larga fila que está en la caja de su puesto. Carolyn Dimitri hace la aclaración: no necesariamente lo orgánico es sinónimo de alimentación saludable. “Debemos separar lo saludable de lo orgánico porque hay hasta comida orgánica chatarra. Por ejemplo en lo orgánico hay chocolate, papas fritas, helados. Lo bueno para el planeta no necesariamente es mejor para tu salud”. El beneficio real para los consumidores de estos mercados verdes, dice Carolyn, es que adquieren productos más frescos que en supermercados (incluso que en Whole Foods o cadenas enfocadas en alimentación consciente). Y lo más fresco tiene mayor cantidad de nutrientes. “Es una gran diferencia. Los productos de los green markets tienen tres o cuatro días desde su punto de origen”, dice Dimitri. Estatua de la Libertad, la Quinta Avenida, Central Park y Whole Foods. Hay pocos lugares en el mundo donde la gente suspire por conocer hitos famosos y agregue a esa lista un supermercado. Pero pasa en Nueva York. Si no los conoce, sepa: la gracia de los Whole Foods es tener más productos orgánicos en sus estanterías y una inclinación por la alimentación saludable. Por eso, una de las últimas estrategias de la cadena ha sido precisamente comprarles a productores locales orgánicos. Así obtiene mejor calidad, pero también combate la posible competencia de los green markets. Ann, de Lanis Farm, mira el techo de tela de su puesto en la feria de Harlem. Dice: “No sé si daríamos abasto para venderle a un supermercado. No tenemos una gran producción y eso nos presionaría demasiado. Preferimos venir a estos mercados: tenemos clientes frecuentes, los conocemos por su nombre y a ellos les gusta estar en contacto con nosotros y saber cómo cultivamos. Vienen, conversamos, preguntan cómo cocinar algunas cosas y nosotros les enseñamos recetas y cómo combinar los alimentos para sacarles mejor provecho nutritivo”. Los green markets, de hecho, cumplen con su principal objetivo: darles un nuevo espacio y fuente de ingreso a granjeros para sustentar su negocio. Laura MacDonald dice: “En ese sentido, estos mercados le han cambiado la cara a la agricultura regional, han revitalizado comunidades rurales y espacios urbanos también”. Carolyn Dimitri cree que, aunque se han hecho investigaciones sobre los beneficios de este tipo de mercados para los granjeros locales, faltan estudios. “Falta saber si ganan más desde que están en ellos, si están mejor parados en el negocio. Un paper anterior demostró que a los productores locales que les va mejor es porque tienen sus huevos en distintas canastas: no sólo están en green markets, sino que siguen vendiendo a sus comunidades y mercados locales en las afueras de la ciudad. Hay que hacer varias cosas para volver el negocio sustentable”, afirma. Al menos las cifras de GrowNYC son alentadoras y dicen que las ganancias de los green markets han aumentado: mientras el 2005 fueron 1,000 dólares, el 2014 llegaron a los 890,000 dólares. En la feria de Harlem, Ann se encoge de hombros. “No sé si es buen negocio ser productores orgánicos. A veces perdemos toda la cosecha cuando estamos con un nuevo método de cultivo. Lo que sí sé es que es algo que nos hace felices”. Sentado en el puesto de Union Square, Jakob Cerill dice que estos mercados sí les han ayudado para mostrar lo que hacen y vivir de esto. “Obviamente, no podemos depender cien por ciento de estos mercados, pero innegablemente nos han dado otra vitrina”. El tema es que, además de que la oferta orgánica aún sigue siendo baja, los precios siguen muy altos, aún en estos green markets. “Lo orgánico no necesariamente es más caro de producir. Para bajar el costo, lo que hay que hacer es comer orgánico, pero de manera estacional: sólo lo que se produce en la temporada”, aconseja Carolyn Dimitri. Sin embargo, en estos mercados los usuarios pueden encontrar de todo casi todo el año. “Es lo que me gusta de estas ferias: que en invierno aún puedes encontrar fresas, duraznos, uvas, por ejemplo. Hay una variedad grande. Es más caro, pero no exageradamente. Prefiero pagar el precio por tener de todo en mi refrigerador”, dice Deborah Curcio. Jakob en cambio cree que alimentarse de manera saludable y preferir lo orgánico incluso es más barato que comer de todo o abastecerse en un supermercado. Dice que los vegetales y las frutas son mucho más baratos que la comida procesada y las carnes. “Lo orgánico no tiene por qué ser considerado gourmet”. Pero por ahora es caro, porque de algún modo lo saludable y especialmente lo orgánico sí es considerado gourmet. Al menos está de moda. Es bien visto elegirlo. Y ésa es una clave, dice Dimitri, para explicar por qué los neoyorquinos están volcando cada vez más su interés hacia el mundo verde. “Bueno, esto es Nueva York. Y a los neoyorquinos les gusta comprar siempre lo bueno, lo más nice que puedan encontrar”. CO

Leer nota completa

Productos lácteos orgánicos en México

La agricultura, la ganadería y la industria de alimentos han tenido un desarrollo importante en los últimos años, sobre todo en la búsqueda de mercados y nuevos productos. Múltiples innovaciones alimentarias han sido diseñadas y obtenidas con la aplicación del conocimiento científico y tecnológico para ofertar al consumidor productos inocuos, sanos y aptos para su consumo. Existen organismos nacionales e internacionales como el Servicio Nacional de Sanidad Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA), la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) y el Codex Alimentarius que tienen como función principal proteger la salud de los consumidores, mediante la formulación de Normas para una gran variedad de alimentos respecto a la composición nutritiva, a la ausencia de microorganismos patógenos y sustancias tóxicas como residuos de plaguicidas, aditivos y medicamentos como antibióticos, entre otros1, 2, 3, 4. Las políticas sobre inocuidad alimentaria en México prestan atención fundamental a riesgos y puntos críticos de control de los sistemas de producción bajo buenas prácticas. Sin embargo, no se considera que el ambiente pueda tener un efecto contaminante sobre el producto primario o procesado, al menos en contaminantes químicos como plaguicidas, micotoxinas y derivados de los hidrocarburos de petróleo. Actualmente el consumidor de productos alimentarios con atributos especiales, elige los productos que comprará después de analizar la información proporcionada en la etiqueta, interesado por la naturaleza del producto, los ingredientes usados para su elaboración, la composición nutrimental, la energía suministrada por porción, el origen y lugar de procedencia del producto e incluso en ocasiones se interesa en los sistemas de producción y transformación involucrados5. Puede decirse entonces, que hay interés tanto del consumidor final como de las instancias gubernamentales, en la exigencia de contar con alimentos de calidad. De tal manera que ha surgido un grupo de alimentos nuevos, que hoy en día se ofrecen en el mercado nacional e internacional, denominados como alimentos orgánicos. El interés por producir este tipo de alimentos ha crecido en todo el mundo, en respuesta a la preocupación por las prácticas de la agricultura intensiva y con ello los posibles efectos para la salud de los consumidores6. En México, los estados de Guanajuato, Chiapas, Veracruz, Sinaloa, Oaxaca y Yucatán se distinguen por la producción orgánica de leche, café, carne de res, frutas, hortalizas y especias. En este contexto, Chiapas se considera el principal productor y exportador de café orgánico en el mundo, además de tener cultivos orgánicos importantes de cacao, plátano y miel de abeja. También es el principal productor de otros alimentos orgánicos como leche, y junto con Oaxaca, concentra 49.3% (186, 695 ha) de la superficie nacional bajo manejo orgánico 7. Leche orgánica Hoy por hoy es difícil catalogar a la leche orgánica debido a que no existe un concepto contundente de agricultura o producción orgánica. Sin embargo, se puede ofrecer un acercamiento de acuerdo a la definición que le da la Federación Internacional de Movimientos de la Agricultura Orgánica (IFOAM, por sus siglas en inglés): “la agricultura orgánica es un sistema de producción que mantiene y mejora la salud de los suelos, los ecosistemas y las personas. Se basa fundamentalmente en los procesos ecológicos, la biodiversidad y los ciclos adaptados a las condiciones locales, sin usar insumos que tengan efectos adversos. La agricultura orgánica combina tradición, innovación y ciencia para favorecer el medio ambiente que compartimos y promover relaciones justas y una buena calidad de vida para todos los que participan en ella” 7, 8, 9, 10. En otras palabras un sistema de producción de leche orgánica es un complejo ganadero que aspira a producir leche con elevada composición nutrimental, aplicando métodos de producción que rechazan el empleo de productos agroquímicos manufacturados (fertilizantes sintéticos, plaguicidas, reguladores del crecimiento, etc.), y que funciona mediante rotación de cultivos y reciclado de residuos orgánicos. Asimismo, no permite el uso de alimentos y medicamentos de síntesis química y de las tecnologías de organismos genéticamente modificados, se debe procurar el bienestar animal y otras variables vinculadas al cuidado de los ecosistemas5, 8, 11. La agricultura o producción orgánica también es conocida como producción biológica, ecológica, biodinámica y amigable con el ambiente7. Para garantizar el cumplimiento de las características de producción orgánica se requiere de una certificación expedida por organismos nacionales o internacionales, como CERTIMEX (México), OCIA (USA), Bioagricert (Italia), CERES (Alemania), IMO Control (Suiza), entre otros. La certificación tiene como objetivo verificar, evaluar, comprobar y atestiguar que el proceso de producción y transformación se realizan conforme a normas establecidas para productos orgánicos. La certificación orgánica se basa en el cumplimiento de normas generales establecidas por IFOAM y en las particulares establecidas principalmente por países importadores de productos orgánicos. Es obligatoria si un producto se va a comercializar como orgánico12. En congruencia con lo anterior la sociedad civil Certificadora Mexicana de Productos y Procesos Ecológicos (CERTIMEX) garantiza a productores, procesadores, comercializadores y consumidores la realización de actividades de inspección y certificación de productos y procesos ecológicos (orgánicos), de comercio justo y en general de productos y procesos sustentables de acuerdo a normas, reglamentos y leyes nacionales e internacionales con competencia, independencia e imparcialidad13. Lo cual, sin duda, ha contribuido en posicionar a México, desde el 2002, como uno de los diez primeros países con mayor número de autorizaciones para exportar productos orgánicos a la Unión Europea y uno de los principales exportadores para Inglaterra14. El precio de los productos orgánicos es otra característica que motiva su producción, siendo mayor respecto a los convencionales. En países europeos como Suecia, Dinamarca, Finlandia, Austria, Suiza, Alemania e Italia, el sobreprecio que pagaba el consumidor por un litro de leche orgánica en el 2009 era de 10 a 31%, en España era mayor, ya que un litro de leche convencional UHT (UHT por sus siglas en inglés) en envase brick costaba entre 0.5 y 0.75 euros, mientras que un litro de leche ecológica 1.06 euros5. En México, en el 2008 el litro de leche orgánica ultra-pasteurizada comercializada en supermercados osciló entre 16.0 y 18.5 pesos mexicanos, mientras que el litro de leche convencional fue en promedio de 14 pesos, lo que implicó un sobreprecio del 14 al 32%5. Para finales del 2010, el litro de leche orgánica alcanzó un precio de $21.00 (m.n.). Asimismo, en el 2009 se tuvo conocimiento de la presencia de cinco marcas comerciales de leche orgánica: “Aires del campo”, “Biorganic”, “Del Rancho”, “Agroinpes” y “Prado Verde”; producidas las dos primeras en el estado de Guanajuato y las restantes en Querétaro, Veracruz y Chiapas, respectivamente5.  Aun cuando se reconoce a nivel mundial que la producción y comercialización de productos orgánicos va en aumento, en México la estadística oficial no registra de manera adecuada su evolución. Sin embargo, es reconocido el trabajo que investigadores mexicanos han venido realizando desde 1995 sobre el seguimiento e información de la agricultura orgánica en México7. Calidad de la leche orgánica Diversos estudios se han realizado para poder encontrar diferencias entre la leche convencional y la leche orgánica, para ello se han tomado algunas variables indicadoras como los contenidos de componentes nutrimentales (porcentajes de grasa, proteína e hidratos de carbono), presencia de sustancias funcionales (ácidos grasos), de contaminantes y residuos tóxicos15. En cuanto a estos últimos, se han estudiado los niveles de plaguicidas organoclorados, bifenilos policlorados y aflatoxinas y los resultados han sido muy variados, en algunos casos niveles similares y en otros mayores en la leche convencional y viceversa. Por ejemplo, en un estudio realizado en México con muestras de leche obtenidas de un sistema de producción con tendencia a lo orgánico, se encontraron niveles de bifenilos policlorados menores al límite máximo establecido por la Unión Europea16 lo cual pone en evidencia que los productos orgánicos no necesariamente están libres de contaminantes y residuos químicos . Entonces, el concepto de leche orgánica no significa que ésta sea 100% inocua, pues puede estar expuesta a diversas sustancias químicas si no se cuenta con un sistema riguroso de control de calidad y de seguridad en las cadenas de producción orgánica17. Producción de leche orgánica en México Se sabe que el aumento de la producción de alimentos orgánicos en México, inicia en la última década del milenio anterior con un crecimiento vertiginoso, sobre todo en productos agrícolas tropicales como café y mango. Siendo característica particular la geografía de su producción, que está estrechamente ligada, por un lado a la geografía de la pobreza, y por otro, a la biodiversidad; este crecimiento se concentra en Chiapas y Oaxaca (Cuadro 1)7. Cuadro 1. Distribución de la superficie (ha) y proporción (%) dedicada a la producción orgánica en México Estado Superficie (ha) Proporción (%) Chiapas 119,240 32 Guerrero 18,307 5 Michoacán 48,717 13 Oaxaca 64,495 17 Tabasco 17,305 5 Querétaro 30,008 8 Veracruz 14,841 4 Otros 59,732 16 Suma 372,645 100 Fuente: Elaborado con datos de Gómez y col, 20107 La ganadería orgánica se encuentra todavía en una etapa incipiente en México, se han registrado  alrededor de 10,730 ha y 47 unidades de producción. Veracruz y Tabasco son los principales estados productores, con 34.8 y 21.7% de las unidades y 41.6 y 36.9% de la superficie certificada, respectivamente. Para la producción lechera se reportan 1,253 ha7, 11. Aun cuando se ha estimado la superficie de la producción ganadera orgánica en México (Cuadro 2), no se tienen cifras actuales sobre la cantidad de leche orgánica que se produce en el país. Brunett y col.7 mencionan que en el 2000 se produjeron alrededor de 2,600 ton de leche y queso orgánicos; comparando el dato con la producción de leche convencional del mismo año (9,500 millones de litros)17, no representa ni el 0. 2% de la producción nacional . Cuadro 2. Superficie (ha) de producción ganadera orgánica por especie en México (2007-2008) Estado Superficie (ha) Proporción (%) Bovinos de carne 5,796 95.83 Bovinos de carne y leche 128 2.12 Bovinos de leche n.d. n.d Ovinos 60 0.99 Otros 64 1.06 Suma 6,048 100 Tomado de: Ruiz y col., 20118; n.d.: No detectado La información anterior refleja que la producción de leche orgánica aún no es de grandes alcances, sin embargo datos concretos sobre regiones del país revelan el potencial de algunas de ellas en este tipo de producto. Un ejemplo particular es lo que ocurre en el estado de Chiapas. Ruiz y col.8 han informado que en este estado, la ganadería orgánica va teniendo cada vez más importancia y un número creciente de productores muestran interés en practicarla. Actualmente el municipio de Tecpatán, ubicado en la zona centro del estado, es el principal productor de leche orgánica en México, generando entre 4 y 5,000 litros diarios de leche. Lo anterior representa un estímulo para continuar esta actividad, la cual ya se está impulsando en otras regiones del estado. Por ejemplo, en Acalá en el estado de Chiapas y en Oaxaca, existen unidades de producción lechera orgánica certificada que dedican su producción a la elaboración de quesos, para su venta en un tianguis orgánico de Oaxaca8. A pesar de que la contribución anual de este sistema de producción, al total de la misma, de leche producida en el estado es aún muy baja (<1%), el interés de cambio de la producción de leche convencional a la orgánica está en constante crecimiento8. A manera de conclusión, la producción de leche orgánica en México y en el mundo va en constante crecimiento, sin embargo dista mucho de tener grandes repercusiones. En México la leche orgánica y sus derivados son un tanto novedosos; los datos fehacientes y concretos del sistema productor leche orgánica y su comercialización serán contundentes con la suma de estudios serios y aplicados en este tema a lo largo y ancho del territorio nacional. Dr. Salvador Vega y León Dr. Rey Gutiérrez Tolentino M.C(c) en C. Marcela G. Ortiz Romero M.C(c) Marcela Vázquez Francisca Departamento de Producción Agrícola y Animal Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Xochimilco M.C. Jorge L. Ruiz Rojas MVZ Alberto Yamazaki Maza Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia Universidad Autónoma de Chiapas

Leer nota completa

Tendencias en el consumo de lácteos en México

Como hemos comentado en la última década el crecimiento del consumo mundial de lácteos dependió en gran medida del aumento de población mundial. Aproximadamente el 70% de los aumentos en la demanda se atribuyen a este factor, en tanto que el crecimiento del consumo por habitante explicó el restante 30%. Los niveles de demanda de lácteos y su comercio, tanto en el mundo y en México dependen de los procesos de urbanización, especialmente cuando se registran cambios significativos en la población rural y urbana. Ellos influyen porque los cambios en los hábitos de consumo de la población urbana tienden a incorporar una demanda adicional de distintos tipos de productos lácteos no disponibles en el medio rural, debido en gran medida a las grandes cadenas de franquicias de comidas rápidas, a los supermercados y a las tiendas de conveniencia. Actualmente la mayor parte del consumo de lácteos está concentrado en los centros urbanos, como consecuencia de su mayor poder adquisitivo y de su mayor consumo per cápita, debido también a la mayor concentración en volumen y crecimiento de la población en las últimas décadas. Los niveles de consumo de lácteos por habitante en los países desarrollados han alcanzado niveles elevados. Por su parte, el ritmo de crecimiento potencial del consumo en los países en desarrollo y economías emergentes como el nuestro también se ha elevado, porque en estos casos, al crecimiento poblacional, se agrega el aumento en el consumo por habitante debido al número de fuentes de trabajo y por ende al poder adquisitivo. La preocupación por el cuidado de la salud viene incorporando un cambio en los hábitos de consumo y en la demanda de leche y derivados, hacia productos que contribuyan a mejorar las condiciones de salud de la población, no sólo con productos lácteos reducidos en grasa o azúcar, sino con la disponibilidad en la ingesta de componentes y aditivos como vitaminas, pre y probióticos o fibra, en general con componentes que no proceden directamente de la leche de vaca, pero que adicionados o modificados representan una opción funcional para mejorar la dieta de los consumidores, no sólo por lo que aporta la leche como alimento, sino lo que obtiene en la industrialización y transformación en quesos, yogurts y en leches industrializadas. En México, los productos lácteos como son los quesos y los yogurts, así como las leches industrializadas: pasteurizada, ultrapasteurizada y en polvo, ocupan los primeros lugares de comercialización manifestando como lo comentamos una justificada tendencia hacia el abastecimiento de las zonas urbanas, ya que éstas poseen vías de comunicación accesibles y concentran grupos con niveles de ingreso más altos, en contraste con las zonas no urbanas, donde el consumo de lácteos se limita principalmente a leche bronca y productos artesanales. Entre 2005 y 2011, la producción industrial de leche y derivados lácteos registra un comportamiento favorable en la mayor parte de los productos, con base en información del INEGI, destacan la producción de yogurt y quesos, con una tasa de crecimiento promedio de 7.3 y 5.7%, mientras que la producción de leche en polvo y de mantequilla creció por arriba del 2.0% en promedio; en contraste, la leche ultrapasteurizada crece marginalmente, mientras que la leche pasteurizada, reporta un decremento en su producción en el periodo referido. La mayor producción de derivados se encuentra asociada entre otros factores, al comportamiento de la demanda de estos productos, apoyada en la estabilidad de la economía en general y en modificaciones en las preferencias de algunos segmentos de la población, lo que ha influido en un aumento del consumo de productos lácteos de mayor valor, en comparación con el consumo de las leches líquidas. Por otro lado, también ha influido el desarrollo de nuevos productos lácteos ampliando la variedad en la oferta, dirigidos a diferenciar y segmentar mercados, entre esta gama de productos se tienen los destinados a atender necesidades específicas de los estratos de acuerdo a la edad de la población o al cuidado de la salud en el caso de personas que sólo pueden consumir productos deslactosados, reducidos en grasa, o adicionados de algunos nutrimentos; esto, además de facilitar el consumo en las zonas urbanas, como puede ser el yogurt bebible, la leche ultrapasteurizada que no requiere refrigeración o de los productos funcionales que atienden los requerimientos de sectores de población que cuidan el consumo de grasas animales y de otros nutrientes adicionados a los productos lácteos y las leches líquidas con sabor. Entre los derivados lácteos, el mercado del yogurt es el que registra el mayor dinamismo, la producción de los bebibles y licuados registran las mayores porcentajes de crecimiento, seguidos de los elaborados con frutas, en último lugar se ubica la producción de yogurt natural, en conjunto este mercado ha crecido a una tasa promedio de 7.3% entre 2005 y 2011. La producción industrial de leches presenta cambios en su composición, se ha venido reduciendo la elaboración de leches líquidas que requieren de una red de frío, en su lugar viene creciendo la elaboración de leches que no requieren refrigeración hasta el momento de su consumo (UHT). En 2012, 40% de la leche que se consumirá en el país será ultrapasteurizada. Adicionalmente como hemos mencionado para 2015, llegará al 44%, según un estudio reciente de Tetra Pak, citado en la revista Expansión. Estos productos facilitan a los consumidores de las zonas urbanas la compra de un cierto número de unidades, asimismo amplían la variedad de la oferta de este tipo leches disponibles en el mercado, al contar con distintos productos destinados a segmentos o nichos de mercado (P.E: reducidas en grasa, deslactosada, con fibra, con aceites omega, con grasa vegetal, para mayores de 40 años, etc.). Si usted, estimado lector fuera un nuevo actor en el mercado con un canal de distribución establecido con más de 10,000 tiendas de conveniencia de su propiedad como puntos de venta exclusivos , 25,000 camiones y 10,300 rutas de reparto, a qué mercado le apostaría? CO

Leer nota completa

Más leídos

La chía, un cultivo muy rentable

Recientemente, la industria nutracéutica (alimentos que previenen enfermedades) ha redescubierto a la chía como una importante fuente de ácidos grasos omega 3, proteínas y fibra dietética, en proporciones mucho más favorables que lo encontrado en pescados de agua fría (salmón, arenque, sardina y atún), así como en otros vegetales como la linaza, las nueces y almendras. La chía (salvia hispanica) es una planta antigua, cuya semilla sustentaba la dieta sana de la cultura prehispánica en México. La chía, junto con los nopalitos, las tunas, el amaranto y los huauzontles aún prevalecen en los hogares rurales de México. Sin embargo, hoy en día encontramos empresas basadas en estos productos en otros países que se han llevado semillas y buena parte del conocimiento nacional y están logrando mejorar los ingresos en sus zonas rurales. Hablando de la chía, encontramos empresas cooperativas de productores centradas en su cultivo e industrialización en Australia, Bolivia y Argentina; donde desde hace 10 años han desarrollado la red de valor de chía y actualmente ofertan semillas seleccionadas, aceite, harina, fibra y cápsulas de aceite de chía. Mientras tanto, en nuestro país, uno de los centros de origen de la chía, apenas hace cinco años se retomó el cultivo en los municipios de Acatic, Cuquío y Zapotlanejo, en Jalisco, donde actualmente se obtiene 99% de la producción nacional, misma que en el 2011 llegó a 3,449 toneladas cosechadas en 2,720 hectáreas. En Jalisco, se tienen registradas varias empresas, algunas en asociación con productores agrícolas, que procesan y exportan la semilla de chía y sus derivados, principalmente, hacia Estados Unidos, donde están logrando una demanda creciente. La planta tolera muy bien la sequía y suelos con baja o mediana fertilidad. Con precipitaciones apenas superiores a los 450 mm, sembrando 4 kilogramos de semilla por hectárea y dosis de fertilización de 70 kilogramos de nitrógeno y 46 de fósforo, se logran rendimientos de 1.2 ton/ha de semilla de chía. El precio medio rural es de 20,000 pesos por tonelada y el costo de producción está alrededor de 10,200 pesos permitiendo una utilidad de 13,818 pesos por hectárea, lo cual es muy superior a lo que se obtiene con maíz o sorgo de temporal. Esta utilidad puede incrementarse mediante la aplicación de labranza mínima, que implica el ahorro del orden de 2,500 pesos al no incluir labores como el barbecho y rastreo. Por todo lo anterior, el cultivo de chía es una alternativa rentable que puede mejorar los ingresos de agricultores en zonas de temporal.
 *Mario Alberto Lamas Nolasco es especialista de la Subdirección de Evaluación Sectorial. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA. Autor: Mario Alberto Lamas Nolasco malamas@fira.gob.mx.

Leer nota completa

Primeras certificadoras de orgánicos y productos que ostentan el distintivo nacional

Miel, manzana, aguacate, café, mango, mora azul y vino de mesa El titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), Enrique Martínez y Martínez, entregó el reconocimiento a las tres primeras empresas aprobadas para certificar productos orgánicos en México, y a los primeros siete productos orgánicos, portadores del Distintivo Nacional, bajo los “Lineamientos para la Producción Orgánica de las Actividades Agropecuarias”. Durante la cuarta sesión del Consejo Nacional de Producción Orgánica, el secretario Martínez y Martínez indicó que el consumidor es cada vez más exigente de alimentos sanos, inocuos y que su proceso de producción no dañe al medio ambiente, es por ello que los productos orgánicos tienen gran futuro y se erigen como un valor agregado a la producción agroalimentaria. Agregó que en los últimos 10 años el crecimiento del cultivo de orgánicos en México ha sido explosivo, pues pasó de 21 mil a 512 mil hectáreas cultivadas y de 13 mil productores que se dedicaban a esta actividad a 170 mil que existen en la actualidad. El subsecretario de Alimentación y Competitividad, Ricardo Aguilar Castillo, indicó que la miel, manzana, aguacate, café, mango, mora azul y vino de mesa fueron los primeros certificados para ostentar el distintivo nacional de productos orgánicos, por lo que se constituyen como embajadores de México ante el mundo. La importancia de este trabajo, resaltó, es dar a los consumidores la certeza de que si un producto ostenta el distintivo nacional, está debidamente certificado y es realmente un alimento orgánico. El director en jefe del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA), Enrique Sánchez Cruz, informó que las leyes mexicanas están armonizadas con las leyes internacionales en materia de productos orgánicos y que ya se trabaja con los socios comerciales de México para lograr las equivalencias en la certificación de este tipo de alimentos, a fin de facilitar su exportación. Explicó que durante el presente año se espera contar con más de 20 empresas certificadoras aprobadas por el SENASICA, muchas de las cuales ya han sido acreditadas por la Entidad Mexicana de Acreditación (EMA) y otros organismos internacionales. De igual manera, dio a conocer a los integrantes del grupo de expertos del Consejo Nacional de Producción Orgánica, que se encargan de dar asesoría técnica a la SAGARPA y de la evaluación de las sustancias, materiales, productos, insumos, métodos e ingredientes que pueden utilizarse en la producción orgánica, de acuerdo con los estándares nacionales e internacionales. A este grupo se irán agregando técnicos de otras instituciones, quienes se sumarán al esfuerzo que ya realizan científicos del Colegio de Posgraduados, la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) y las universidades Nacional Autónoma de México (UNAM), Autónoma de Michoacán, Autónoma de Chiapas y Autónoma de Chapingo. Por su parte, el director en jefe de Agencia de Servicios a la Comercialización y Desarrollo de Mercados Agropecuarios (ASERCA), Baltasar Hinojosa, informó que 85 por ciento de la producción orgánica del país se exporta y sólo el 15 por ciento se consume a nivel nacional. Por ello, añadió, durante el 2014 este órgano desconcentrado de la SAGARPA invertirá cerca de 17 millones de pesos para fortalecer la campaña de consumo de productos orgánicos en el país. Los productores integrantes del Consejo Nacional de Producción Orgánica agradecieron a la SAGARPA y sus organismos el apoyo que han brindado para avanzar rápidamente en la regulación y certificación de productos orgánicos, pues, consideraron, sólo con el trabajo en equipo de la iniciativa privada, productores y gobierno, se han alcanzado las metas trazadas. Cabe destacar que la aprobación de organismos de certificación se otorgó con fundamento en la Ley de Productos Orgánicos y su reglamento; la vigencia de la aprobación será de cinco años y estará sujeta a visitas de inspección periódicas para constatar que cumple con los requisitos bajos los cuales se otorgó. Para otorgar las aprobaciones los técnicos del SENASICA constataron que las empresas cuentan con un sistema de calidad y procedimientos para certificar bajo los Lineamientos de la Operación Orgánica de las Actividades Agropecuarias. Cabe señalar finalmente que las empresas que recibieron su certificado de manos del titular de la SAGARPA son: Certificadora Mexicana de Productos y Procesos Ecológicos (CERTIMEX), MAYACERT México y México Tradición Orgánica (METROCERT). La autorización del uso del Distintivo lo otorga la SAGARPA, a través de Organismos de Certificación Aprobados por el SENASICA y las primeras empresas que ya recibieron autorización para ostentar el Distintivo Nacional bajo los “Lineamientos para la Producción Orgánica de las Actividades Agropecuarias” son: Miel: Productores de Miel Flor de Campanilla, S.C.
 Mango: Casibe Fuentes Matus. Manzana: Agropecuaria la Norteñita S.R.L. de C.V.
 Café: UCIRI Unión de Comunidades Indígenas de la Región del Istmo. Vino de mesa: Casa Madero Mora Azul: Las Huertas Azules de Zacatlán Aguacate: Frutas y Hortalizas Orgánicas de Michoacán, México, S.A. de C.V. En la reunión estuvieron también la Procuradora Federal del Consumidor, Lorena Martínez Rodríguez; el Secretario Técnico del Consejo Nacional de Producción Orgánica, Juan José Linares Martínez, y la directora en jefe del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), Patricia Ornelas Ruíz, entre otros. CO

Leer nota completa

Evaluación del Sistema de Control Interno durante la Inspección de Productores Orgánicos

Evaluación del Sistema de Control Interno durante la Inspección de Productores Orgánicos Una de las facetas más importantes durante la auditoría o inspección de un grupo de productores orgánicos, lo constituye sin lugar a dudas la evaluación del sistema de documentos que utiliza el grupo durante la gestión y control de un programa orgánico certificado. El inspector tiene que dedicar una fracción importante de su tiempo a revisar y constatar piezas importantes de información a fin de poder determinar el grado de conformidad que existe en el grupo. El objetivo de este escrito es dar a entender la importancia que tiene la evaluación del SCI en grupos que buscan la certificación orgánica. Para ello, hemos utilizado las pautas dadas por la Unión Europea para la evaluación de la certificación de productores orgánicos, así como también otros aspectos de orden práctico, que esperamos sean de utilidad en su labor como inspector. ¿Qué es un Sistema de Control Interno? Se refiere a un sistema documental que se utiliza para administrar la calidad de diferentes aspectos de la norma orgánica y el reglamento interno del grupo. El mismo también permite llevar control a través de sus procedimientos internos, el cumplimiento de los requisitos de la norma, por parte de los productores del grupo. Este sistema entre otros puede incluir un acuerdo contractual con cada miembro del grupo. Funciones del Sistema de Control Interno (SCI) La elaboración de un sistema de control interno, permite mantener un sistema de calidad documental, incluyendo acuerdos, planillas de inspección interna, reglamentos internos, políticas de sanciones, etc., con el fin de mantener una gestión del programa orgánico en concordancia con las exigencias de certificación. En el caso de los inspectores internos, estos tienen que recibir capacitación y estar libres de conflicto de interés. Este último punto tiene que estipularse a través de “Acuerdos escritos entre el grupo y los inspectores internos y mencionarse dentro del Reglamento Interno o en la Política de Inspección Interna del Grupo”. De igual manera, a través del SCI los inspectores internos deben visitar las parcelas e instalaciones, por lo menos una vez al año. El SCI debe mantener documentación apropiada sobre las fincas/parcelas, contratos, reportes de inspección interna para cada miembro del grupo. Dentro de la gestión del SCI, éste debe incluir la aplicación de sanciones a los miembros que no cumplen e informar a la certificadora sobre las acciones correctivas tomadas. Aspectos importantes a considerar durante la Inspección Externa 1. La inspección externa tiene como objetivo evaluar la efectividad del SCI, su aplicación y cumplimiento con las normas, incluyendo áreas del reglamento interno aplicables. 2. Se verifica si el grupo mantiene un Acuerdo de Control Interno con la Certificadora y con el grupo de productores. 3. La inspección tiene que incluir una evaluación de los riesgos a la integridad orgánica dentro del grupo y el medio ambiente donde funciona. 4. El grupo debe conducir por lo menos una inspección interna anual. La inspección externa incluye la visita a parcelas/fincas y la evaluación del SCI. 5. La inspección externa y el muestreo de productores en un grupo, se basa en el grado de riesgo que se percibe durante la revisión e inspección. 6. Las parcelas o fincas visitadas durante la inspección externa deben ser diferente año con año. 7. Es importante ver si hay la necesidad de reinspeccionar productores/comunidades con riesgo. 8. La inspección externa también evalúa otros elementos de auditoría relacionados con la producción y venta del producto orgánico. Evaluación del Sistema de Control Interno En aras de buscar una mayor eficiencia y calidad en la inspección del grupo, se sugiere considerar lo siguiente: 1. Determine si la documentación es adecuada y está completa. 2. Determine si las inspecciones internas se han llevado a cabo al 100% de los productores del grupo, por lo menos una vez al año. 3. Determine si los productores nuevos son incluidos después de una inspección interna y de acuerdo a sus procedimientos internos (reglamento) y en acuerdo con la política de la certificadora. Es necesario revisar y asegurarse que la lista de productores esté actualizada. 4. Determine si los casos de incumplimiento han sido manejados apropiadamente por el control interno y en concordancia con su política de sanciones y si está registrada. 5. Determine si existen registros adecuados de las inspecciones internas. 6. Determine si los productores del grupo entienden las normas y verifique si existen estrategias adecuadas para la orientación y capacitación de los miembros del grupo y del control interno. 7. La evaluación debe incluir inspecciones internas testigo. Se requiere que los inspectores internos estén presentes durante la inspección externa, a fin de ser evaluados. Factores de Riesgo De acuerdo a la referencia consultada (AGRI/03-64290-00-00-EN) de la Comisión Europea, la misma hace hincapié en la evaluación del riesgo, en las siguientes situaciones: 1. La magnitud de la finca o granja, en cuanto al tamaño y valor de los productos, incluyendo la diferencia entre los productos orgánicos y los convencionales. 2. Las características propias de cada finca, en cuanto a la similitud en los sistemas de producción y los cultivos en el grupo; y los riesgos probables para la mezcla o contaminación. 3. La experiencia adquirida por el grupo durante los años de funcionamiento del programa orgánico; así como el número de nuevos miembros que se registra cada año. 4. La naturaleza o tipo de problemas experimentado durante los controles de años anteriores y los resultados de las evaluaciones anteriores de la eficacia del sistema de control interno. 5. El manejo de los posibles conflictos de interés de los inspectores internos. 6. La rotación del personal encargado en la gestión del programa orgánico y del SCI. Otros aspectos a considerar por el Inspector Externo 1. Las fincas más grandes, procesadores y exportadores deberán ser inspeccionados anualmente por la certificadora (AC). 2. En caso de que la AC encuentre que el sistema de control interno seriamente carece de confiabilidad y eficacia, deberá aumentar el número de fincas sujetas a la inspección anual de al menos tres veces la raíz cuadrada del número de granjas dentro del grupo. 3. La inspección externa deberá incluir una muestra que considere el riesgo de las fincas sujetas a la inspección anual. La orientación dada por la Comisión Europea señala que el número de granjas o fincas sujetas a la inspección externa anual no podrá en ningún caso ser inferior a 10. En situaciones de riesgo normal, la muestra no deberá ser inferior a la raíz cuadrada del número de fincas del grupo. En casos de mediano y alto riesgo, las AC deberán definir un factor de riesgo de al menos 1.2 a 1.4 respectivamente. Consideraciones prácticas Una de las tareas más importantes durante la inspección interna y externa es la evaluación de los puntos críticos y su riesgo probable en el sistema orgánico (áreas de beneficio, parcela, almacén (acopio), unidad de producción, administración, ventas, etc.) que se está inspeccionando. En este sentido, se presenta una serie estrategias a considerar dependiendo de las condiciones establecidas por los productores en sus instalaciones. 1. Identificar las áreas del sistema donde existan fallas o áreas donde se pueda perder la integridad orgánica del producto. 2. Evaluar el grado de riesgo que presenta la falla o hallazgo con respecto a los requisitos de las normas, reglamento interno y política de grupos si es el caso, etc. 3. Evaluar si existe dentro del sistema de calidad (documentos), un control documental o registro que permita detectar y monitorear la falla o punto de control en determinado momento. 4. Una vez se tengan los elementos de verificación e información detallada, se procede a indicar en detalle el grado de riesgo encontrado y el por qué ocurre. 5. Utilice el reporte de inspección y entrevista de salida para indicar los riesgos posibles. Factores que pueden limitar la evaluación y detección del riesgo 1. Historial: Es importante considerar si existen antecedentes de los problemas encontrados. 2. Experiencia del encargado del SCI: El inspector debe apoyarse con él o los encargados del SCI antes de escribir los hallazgos en el reporte final, a objeto de aclarar cualquier duda. 3. Habilidades del Inspector: Es importante considerar el factor experiencia, capacitación y conocimiento del inspector, para obtener la precisión deseada durante la evaluación de riesgo y detección de los puntos críticos. 4. Profesionalismo del Inspector: El inspector no debe emitir juicios a priori (asumir lo que no es) sin antes consultar o verificar la situación encontrada. 5. Reportando la Información: Es preferible dejar una sección aparte del reporte para discutir sus hallazgos y conclusiones sobre el riesgo encontrado en el sistema orgánico del grupo. Ejemplos de situaciones de riesgo A continuación se citan, algunos ejemplos para ilustrar situaciones de riesgo en grupos con producción de cultivos orgánicos. 1. Mezcla de cosechas Orgánicas vs No orgánicas durante el almacenamiento, transporte, beneficio, sin debido control del etiquetado y registros de gestión etc. 2. Contaminación accidental frecuente a través de: Campos vecinos, uso de equipos equivocadamente, uso erróneo de insumos (semilla tratada, semilla transgénica, uso de compuestos comerciales sin la debida verificación por la AC ), Ausencia de un protocolo de limpieza antes, durante y después del proceso de un producto. 3. Inclusión de campos sin el adecuado periodo de transición y control previo. 4. Uso de registros no adecuados, sin pertinencia, desactualizados, sin reflejar la realidad. 5. Existencia de producción paralela o producción dividida. 6. Ausencia de capacitación y conocimiento sobre las normas, manejo de la certificación, aplicación del reglamento interno, llenado de formatos, etc. 7. Ausencia de una estructura organizacional para la gestión del grupo en todas sus instancias, incluyendo el control interno. 8. Inspectores internos realizando inspecciones en fincas de vecinos o familiares. Existe un sin mundo de situaciones que se pueden presentar al momento de evaluar el Sistema de Control Interno y las diferentes instancias que componen el programa orgánico de un grupo. Es esencial prepararse adecuadamente antes de realizar este tipo de trabajos. El inspector externo debe considerar una planificación apropiada a fin de evitar un desempeño poco satisfactorio, durante la inspección de un grupo. La información recabada y proporcionada por la AC es una referencia vital para llevar a cabo la inspección externa del grupo. CO Lebi A. Perez-Ing. Ag MSc

Leer nota completa