Cultura Orgánica
24 de febrero del 2017
México
1 2 3 4 5
¿Por qué Colombia decidió importar fertilizantes para el agro?
Colombia compra fertilizantes importados para regular precios internos Colombia le apuesta a los ...
Fertilizantes orgánicos, órgano-minerales y enmiendas orgánicas
Entrevista a Rafael Gómez (Departamento de comunicación de AEFA) El Dr . Rafael Gómez es Ing...
Argentina, un país ejemplar en la producción de orgánicos
Argentina cuenta con una trayectoria de más de 25 años en cuanto a producción orgánica, siendo c...
México prohíbe a Monsanto la siembra de soya transgénica
La Suprema Corte suspende temporalmente el cultivo del producto en Campeche y Yucatán, al sureste d...
Maíz: nueva enfermedad confirmada en Estados Unidos
Maíz: nueva enfermedad confirmada en Estados Unidos
En una reciente investigación publicada, se ha confirmado la presencia de Sigatoka bacteriana en la producción de maíces de todo el corazón de EE.UU. El pasado 26 de agosto el USDA –U.S. Department of Agriculture– confirmó la presencia de una nueva enfermedad que perjudica a la producción de maíces: Sigatoka bacteriana. De acuerdo con el anuncio, la bacteria causante de este malestar sería Xanthomonas vasicola pv. vasculorum (Xvv), aunque no se consid...
Maíz: nueva enfermedad confirmada en Estados Unidos
En una reciente investigación publicada, se ha confirmado la presencia de Sigatoka bacteriana en la...
¿Por qué Colombia decidió importar fertilizantes para el agro?
Colombia compra fertilizantes importados para regular precios internos Colombia le apuesta a los ...
Fertilizantes orgánicos, órgano-minerales y enmiendas orgánicas
Entrevista a Rafael Gómez (Departamento de comunicación de AEFA) El Dr . Rafael Gómez es Ing...
Argentina, un país ejemplar en la producción de orgánicos
Argentina cuenta con una trayectoria de más de 25 años en cuanto a producción orgánica, siendo c...
México prohíbe a Monsanto la siembra de soya transgénica
México prohíbe a Monsanto la siembra de soya transgénica
La Suprema Corte suspende temporalmente el cultivo del producto en Campeche y Yucatán, al sureste del país La Suprema Corte mexicana (SCJN) invalidó el permiso que el Ejecutivo mexicano había otorgado a la compañía Monsanto para producir soya transgénica en el sureste del país. La autorización, no obstante, ha sido suspendida solo temporalmente: la SCJN ha pedido que se organice una consulta entre los miembros de las comunidades indígenas afectadas en C...
Maíz: nueva enfermedad confirmada en Estados Unidos
En una reciente investigación publicada, se ha confirmado la presencia de Sigatoka bacteriana en la...
¿Por qué Colombia decidió importar fertilizantes para el agro?
Colombia compra fertilizantes importados para regular precios internos Colombia le apuesta a los ...
Fertilizantes orgánicos, órgano-minerales y enmiendas orgánicas
Entrevista a Rafael Gómez (Departamento de comunicación de AEFA) El Dr . Rafael Gómez es Ing...
México prohíbe a Monsanto la siembra de soya transgénica
La Suprema Corte suspende temporalmente el cultivo del producto en Campeche y Yucatán, al sureste d...
Argentina, un país ejemplar en la producción de orgánicos
Argentina, un país ejemplar en la producción de orgánicos
Argentina cuenta con una trayectoria de más de 25 años en cuanto a producción orgánica, siendo considerado un país líder en la región en el desarrollo de este tipo de productos. El país andino tiene más de 3 millones de hectáreas de producción orgánica certificada y ocupa el 2° lugar en el ranking de países en el mundo, luego de Australia. Los alimentos orgánicos argentinos se exportan con un sello país diferenciador (Orgánico Argentina). La C...
Maíz: nueva enfermedad confirmada en Estados Unidos
En una reciente investigación publicada, se ha confirmado la presencia de Sigatoka bacteriana en la...
¿Por qué Colombia decidió importar fertilizantes para el agro?
Colombia compra fertilizantes importados para regular precios internos Colombia le apuesta a los ...
Argentina, un país ejemplar en la producción de orgánicos
Argentina cuenta con una trayectoria de más de 25 años en cuanto a producción orgánica, siendo c...
México prohíbe a Monsanto la siembra de soya transgénica
La Suprema Corte suspende temporalmente el cultivo del producto en Campeche y Yucatán, al sureste d...
Fertilizantes orgánicos, órgano-minerales y  enmiendas orgánicas
Fertilizantes orgánicos, órgano-minerales y enmiendas orgánicas
Entrevista a Rafael Gómez (Departamento de comunicación de AEFA) El Dr . Rafael Gómez es Ingeniero Agrónomo y trabaja en fertilizantes desde hace casi treinta años, desarrollando sus funciones como Director Técnico en la empresa Fertinagro Nutrientes, fabricante de todo tipo de fertilizantes, orgánicos, órgano -minerales, minerales, solubles, correctores, productos especiales, etc., asociada dentro de AEFA, en la que participa, especialmente dentro de l...
Maíz: nueva enfermedad confirmada en Estados Unidos
En una reciente investigación publicada, se ha confirmado la presencia de Sigatoka bacteriana en la...
Fertilizantes orgánicos, órgano-minerales y enmiendas orgánicas
Entrevista a Rafael Gómez (Departamento de comunicación de AEFA) El Dr . Rafael Gómez es Ing...
Argentina, un país ejemplar en la producción de orgánicos
Argentina cuenta con una trayectoria de más de 25 años en cuanto a producción orgánica, siendo c...
México prohíbe a Monsanto la siembra de soya transgénica
La Suprema Corte suspende temporalmente el cultivo del producto en Campeche y Yucatán, al sureste d...
¿Por qué Colombia decidió importar fertilizantes para el agro?
¿Por qué Colombia decidió importar fertilizantes para el agro?
Colombia compra fertilizantes importados para regular precios internos Colombia le apuesta a los fertilizantes importados, que son más baratos que los nacionales hasta en un 20%, para hacer frente a los altos costos que pagan los campesinos por esos insumos y aumentar la productividad de un sector que se ha visto rezagado en las últimas décadas. El Gobierno presionará a los productores nacionales de fertilizantes para que rebajen sus precios, sin embargo, ...

Recientes

Maíz: nueva enfermedad confirmada en Estados Unidos

En una reciente investigación publicada, se ha confirmado la presencia de Sigatoka bacteriana en la producción de maíces de todo el corazón de EE.UU. El pasado 26 de agosto el USDA –U.S. Department of Agriculture– confirmó la presencia de una nueva enfermedad que perjudica a la producción de maíces: Sigatoka bacteriana. De acuerdo con el anuncio, la bacteria causante de este malestar sería Xanthomonas vasicola pv. vasculorum (Xvv), aunque no se considera de importancia cuarentenaria. Por tanto, “se le aplicará el mismo tratamiento que a otras enfermedades bacterianas de maíz, como el tizón bacteriano de Goss”, resaltó el patólogo de plantas Doug Jardine, de la Universidad del Estado de Kansas (EE.UU). Esta situación es sumamente nueva para los productores de EE.UU y genera incertidumbre, ya que no está claro si se producirán bajas en los rendimientos de este año a causa de este patógeno, afirmó el especialista. La enfermedad, se cree, ha surgido en maíces de Sudáfrica, pero sobre todo ha sido asociada a la enfermedad de engomado de la caña de azúcar. Hasta el momento, no se sabe cómo llego a EEUU o el tiempo que ha estado presente. Se observó por primera vez en las muestras enviadas a la Universidad de Nebraska-Lincoln en el año 2014, pero la falta de información histórica y de los métodos de diagnóstico adecuados retrasó su identificación. Fue el USDA quien identificó positivamente las bacterias de una muestra recogida en Nebraska en agosto 2016. Posterior a su confirmación inicial, se comenzó un estudio de los campos de maíz en toda la zona de maíz occidental. “Sigatoka bacteriana ahora se ha identificado en nueve estados, incluyendo Nebraska, Kansas, Colorado, Iowa, Illinois, Minnesota, Dakota del Sur, Texas y Oklahoma”, expresó Jardine. En Kansas, la presencia de esta enfermedad se ha identificado positivamente en doce condados, la mayoría de los cuales están ubicados en el altiplano. Además, tres condados adicionales han tenido maíz con síntomas de la enfermedad, aunque las muestras aún no han sido confirmadas por el análisis de ADN. Las hojas de maíz infectadas exhiben rayas finas de bronceado a color marrón, y de un largo variable. Para el ojo inexperto, la enfermedad puede parecer muy similar a la enfermedad foliar micótica común, con manchas gris (Cercospora zeae-maydis). El experto considera que “una de las claves de diagnóstico es que la Sigatoka bacteriana tiene lesiones estrechas y onduladas con bordes a comparación con la mancha foliar gris, que tiene lesiones muy afiladas, bordes rectos que siguen las nervaduras de la hoja. A veces las lesiones se producen cerca de la nervadura central y en otros casos, se producen a través de la lámina de la hoja”. Una segunda clave para el diagnóstico es que, a contraluz, la luz pasa de modo transparente a través de lesiones de mancha bacterianas a diferencia de la mancha foliar gris, que bloquea la luz y aparece como opaco. Los síntomas de la enfermedad se han observado en la etapa de crecimiento V7 en el maíz, con lesiones que aparecen en las hojas inferiores primero. Las lesiones pueden ampliarse para cubrir áreas más grandes y, en condiciones favorables, se extienden a las hojas superiores. En casos extremos, las lesiones pueden llegar a ampliarse en toda la longitud de la hoja y unirse para formar grandes áreas necróticas. No hay información disponible sobre cómo la enfermedad se ha extendido a tantos estados, dijo Jardine, pero una hipótesis actual que se considera es que se transmite por semilla. El movimiento dentro del campo o de un campo a otro puede ser por las bacterias acarreadas por el viento. A diferencia del tizón, no pareciese que necesitara una herida en el tejido para entrar en la planta. ¿Bajo qué condiciones es más probable que ocurra? ”Está asociado con maíz continuo y pivotes en campos de producción con riego”, aseguró Jardine. Esta es probablemente la razón por la que los condados positivos a esta nueva enfermedad en Kansas estén en la parte occidental del estado. La enfermedad también se ha encontrado en los campos de riego por surcos, así como los campos de secano en rotación de maíz y soja. Ninguna investigación ha sido llevada a cabo hasta la fecha para determinar si habrá algún impacto en el rendimiento. Según el patólogo de plantas del Estado de Kansas, las prácticas recomendadas de manejo de la enfermedad son actualmente limitadas; dado que es una enfermedad bacteriana, los fungicidas no son una opción. Y además, debido a la naturaleza altamente erosionable de la mayoría de los suelos de Kansas, la eliminación de los rastrojos no es probable que sea una opción, excepto tal vez en el sureste de Kansas. “No sabemos cuánto tiempo las bacterias pueden residir en los restos de cultivos, pero por observación, puede sobrevivir hasta el año de rotación luego de soja”, relató el patólogo. Y agregó: “las observaciones en los ensayos de demostración híbridos en Nebraska indican que existen diferencias en la respuesta a la enfermedad de un híbrido a otro, siendo algunos mucho más susceptibles que otros. A largo plazo, la selección de híbridos con buen comportamiento, al igual que con el tizón por Clavibacter, será el principal método de manejo”. Por: Doug Jardine 1 1 Extraido: K-State Research and Extension. Xanthomonas vasicola pv. vasculorum La posibilidad de la presencia de una nueva enfermedad en un cultivo puede generar desde indiferencia hasta pánico. La indiferencia aumentará la probabilidad de llegar tarde para evitar su diseminación, mientras que el pánico reducirá el área de cultivo de la especie por el temor a perder la cosecha. Por la importancia que reviste el maíz en el sistema agrícola de nuestro país, ninguna de estas opciones es factible. A continuación, analizaremos la situación de Xanthomonas vasicola pv. vasculorum (Xvv) en Argentina. Se trata de una bacteria que produce síntomas fácilmente confundibles con otras enfermedades de origen fúngico o bacteriano, por lo que podría estar presente y no ser reconocida a simple vista, o con las herramientas básicas para el diagnóstico. Hasta el momento, en el país no se ha documentado la identificación de Xvv asociada a alteraciones en maíz, ni en otros hospedantes susceptibles reconocidos a nivel mundial. Esto no implica necesariamente su ausencia, sino que no existen estudios suficientes para determinar la situación en los cultivos locales, por lo que sería necesario tener algunos cuidados que minimicen la probabilidad de su ingreso y diseminación dentro de nuestra frontera. Los principales temas a tener en cuenta de acuerdo a la información disponible serían, entre otros: a) su diseminación a través de semillas infectadas b) la coexistencia de cultivos de caña de azúcar (su hospedante principal en el mundo) con el maíz en algunas regiones de Argentina, aumentando las posibilidades de multiplicación del patógeno y su fácil distribución a nuevas áreas. Estos cuidados serían de gran importancia debido a que, -aún cuando no estuviera determinado el impacto económico de la enfermedad-, la posibilidad de la generación de variantes espontáneas más agresivas de la bacteria o la incorporación a un sistema productivo cuyo ambiente sea propicio para las infecciones en materiales genéticamente susceptibles, podrían desestabilizar la producción. Cabe resaltar que no existen hasta el momento, productos químicos que protejan y/o neutralicen el avance de la enfermedad. Este es un desafío sanitario que sólo tendrá éxito con el trabajo conjunto de instituciones públicas y empresas privadas, ya que el cuidado para la neutralización de cualquier foco infectivo o el ingreso de materiales enfermos, es responsabilidad de todos. La colaboración de la red productiva será de vital importancia para llevar a cabo los estudios de relevamiento de la bacteria en los cultivos, así como del conocimiento necesario para su diagnóstico y manejo. CO

Leer nota completa

¿Por qué Colombia decidió importar fertilizantes para el agro?

Colombia compra fertilizantes importados para regular precios internos Colombia le apuesta a los fertilizantes importados, que son más baratos que los nacionales hasta en un 20%, para hacer frente a los altos costos que pagan los campesinos por esos insumos y aumentar la productividad de un sector que se ha visto rezagado en las últimas décadas. El Gobierno presionará a los productores nacionales de fertilizantes para que rebajen sus precios, sin embargo, no será tarea fácil pues los representantes de esa industria afirman que “están trabajando con una utilidad de tan sólo el 2% y no pueden disminuir nada más”. Así lo explicó en una entrevista concedida a Dinero el ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri, quien asegura que el 80% del mercado de los fertilizantes se reduce a dos compañías, que desde ahora tendrán que competir con los atractivos precios de los insumos importados. El jefe de la cartera agropecuaria explicó que los precios de los fertilizantes de Colombia por lo general se comparan con los de Venezuela y Ecuador. Sin embargo, la realidad es que estos dos países tienen grandes subsidios y una notable producción de petróleo, el principal insumo para elaborar esos insumos, razón por la cual no son del todo comparables. En todo caso, al hacer el ejercicio la diferencia de los precios es notable, pues mientras un bulto de ‘urea’, un fertilizante comúnmente utilizado en el campo, cuesta $20.000 en Venezuela o $45.000 en Ecuador, en Colombia este mismo producto llega a costar $65.000. Iragorri asegura que aunque los precios no deberían ser tan bajos como en esos dos países, podrían llegar a ser hasta un 20% más bajos, es decir, en el ejemplo cercano a los $52.000. Lea también: ‘Uso de fertilizantes sobrepasará los 200 millones de toneladas’. A nivel local, el ministro sostuvo que desde el 2013 se evidenció una “disparidad muy grande” en el precio de los fertilizantes de una región a otra y aunque la Superintendencia revisó el tema “no llegó a ninguna decisión que permitiera resolver el problema”. Precisamente el costo de los insumos, sumado a otros factores como la caída de los precios internacionales, el contrabando y los tratados de libre comercio motivaron hace dos años un paro agrario que finalizó con el compromiso del Gobierno de fortalecer este sector. Desde entonces las importaciones de fertilizantes, según cifras del Ministerio de Agricultura, han aumentado al pasar de 1,6 millones de toneladas en 2013 a 1,9 millones de toneladas en 2014. El principal proveedor de estos insumos es Estados Unidos con US$193 millones, Rusia con US$168 millones y China con US$92 millones. El director de la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Corpoica), Juan Lucas Restrepo, detalló que los costos de los fertilizantes representan entre el 20 y el 25 % del valor total de la producción, por ende, una reducción en los precios beneficiaría en gran medida el bolsillo de los campesinos del país. El Ministerio de Agricultura dio el primer ‘campanazo’ a los que no rebajan. Luego de negociaciones infructuosas, el Ministerio de Agricultura decidió tomar cartas sobre el asunto y por ello compró 20.000 toneladas de fertilizantes en Rusia que llegaron el pasado jueves a Santa Marta. Lea también: ‘Gobierno prioriza inversión para fertilizantes’. La operación comercial se realizó a través de la Empresa Colombiana de Productos Veterinarios (VECOL), cuyas utilidades luego de “haber hecho la inversión, asumir los gastos de operación y del almacenamiento en las bodegas, no será mayor al 2%”, explicó su presidente, Elías Borrero. El fertilizante importado es del tipo ‘Triple Quince’, un compuesto de nitrógeno, fósforo y potasio que puede ser utilizado en diversos cultivos y que además tiene la facultad de corregir la acidez de los suelos. Este cargamento, que será entregado a los campesinos del país a través de las distintas federaciones agrícolas, equivale al uno por ciento del consumo de fertilizantes en el país, que varía entre 1,7 y 1,8 millones de toneladas al año. Aunque no es suficiente para cubrir la demanda de los campesinos, si es una señal clara para la industria local pues si no acogen el llamado del Gobierno tendrán que dar paso a nuevos competidores que los pondrán contra la pared. CO

Leer nota completa

Fertilizantes orgánicos, órgano-minerales y enmiendas orgánicas

Entrevista a Rafael Gómez (Departamento de comunicación de AEFA) El Dr . Rafael Gómez es Ingeniero Agrónomo y trabaja en fertilizantes desde hace casi treinta años, desarrollando sus funciones como Director Técnico en la empresa Fertinagro Nutrientes, fabricante de todo tipo de fertilizantes, orgánicos, órgano -minerales, minerales, solubles, correctores, productos especiales, etc., asociada dentro de AEFA, en la que participa, especialmente dentro de la Comisión de Trabajo de Fertilizantes. La selección de las materias primas adecuadas y la ingeniería de los procesos productivos, permite la obtención de productos más eficientes. ¿Qué entendemos por fertilizantes orgánicos? Cuando se habla de fertilizantes orgánicos, hay que aclarar que en algunos países, se entiende por fertilizantes orgánicos, aquellos que pueden emplearse en agricultura ecológica de acuerdo con alguna norma internacional (europea, norteamericana, japonesa, etc.) y certificado por alguna empresa externa acreditada, mientras que un concepto más genérico es, tal como se ha definido recientemente en los grupos de trabajo de la Comisión Europea, fertilizantes cuyos nutrientes son contenidos en material orgánico, de origen animal, vegetal u otro origen orgánico natural constituido por compuestos/materiales, en los que los principales nutrientes están químicamente enlazados o forman parte de estas matrices orgánicas. En la normativa española un fertilizante orgánico está definido como producto cuya función principal es aportar nutrientes para las plantas, los cuales proceden de materiales carbonados de origen animal o vegetal. No todos los fertilizantes orgánicos pueden emplearse en agricultura ecológica. ¿Por qué es importante el empleo de los fertilizantes orgánicos cuando en el mercado hay fertilizantes minerales de concentraciones más elevadas de nutrientes? Los nutrientes de origen orgánico contenidos en los fertilizantes orgánicos, deben transformarse en el suelo gracias a los microorganismos en nutrientes minerales para poder ser asimilados por las plantas, y su incorporación a los cultivos es más paulatina y gradual que si proceden de abonos minerales, por lo que sería más lógico el empleo de éstos de mayores concentraciones de nutrientes. Sin embargo, el verdadero interés de los fertilizantes orgánicos es la incorporación de materia orgánica, pues las extracciones de los cultivos con las cosechas y rastrojos y la meteorología con la mineralización, hacen disminuir los niveles de materia orgánica de los suelos, por lo que es necesario reponerla. ¿Puede explicar por qué es necesario reponer la materia orgánica de los suelos? La materia orgánica forma complejos con los minerales de los suelos que tienen la capacidad de retener nutrientes y ponerlos a disposición de los cultivos, disminuyendo lixiviaciones y bloqueos, lo que favorece la asimilación de los nutrientes minerales. Es decir, la materia orgánica es sinónimo de fertilidad de los suelos. Con materia orgánica además se mejoran las características físicas como porosidad, retención de agua, permeabilidad, etc. y se estimula la flora microbiana que a su vez facilita la transformación de los compuestos del suelo en nutrientes disponibles para los cultivos. En definitiva, con el uso intensivo de fertilizantes minerales se obtienen elevados rendimientos pero se salinizan paulatinamente los suelos, lo que lleva a un “cansancio” de los mismos con merma de las cosechas. El aporte de materia orgánica favorece la asimilación de los nutrientes minerales y por tanto la eficiencia de la fertilización mineral. Puesto que la materia orgánica del suelo disminuye por las extracciones y la mineralización, es necesario reponerla mediante la incorporación de fertilizantes orgánicos. También encontramos en el mercado enmiendas orgánicas ¿cuál es la diferencia? Aportan asimismo materia orgánica, pero su función no es el aporte de nutrientes de origen orgánico como en los fertilizantes orgánicos, sino mejorar las propiedades físicas, químicas o biológicas del suelo. No precisan contener nutrientes minerales en cantidades significativas, pues lo importante es el aporte de materia orgánica. Y los fertilizantes organo-minerales, ¿qué son? Pues como indica su nombre, son combinación de materiales orgánicos y minerales, es decir, contienen materia orgánica y nutrientes minerales en el mismo producto. Durante su fabricación se adicionan a los componentes orgánicos, abonos minerales, de tal manera que cuando se aportan al suelo, incorporan materia orgánica y nutrientes de origen mineral. Son un camino intermedio entre los fertilizantes orgánicos y los fertilizantes minerales. Dependiendo de las materias primas que se usen, pueden emplearse para agricultura ecológica o no. La principal ventaja de estos fertilizantes es que con una sola aplicación se incorpora materia orgánica y nutrientes por lo que se favorece la asimilación de éstos. Pueden fabricarse en forma de granulado o pellet, pero también es posible disponer de formulaciones líquidas que permiten su aplicación mediante el sistema de riego. Y hablando de líquidos, los ácidos húmicos y los aminoácidos ¿son abonos orgánicos? Los ácidos húmicos son enmiendas orgánicas que contienen sustancias húmicas extraídas de leonarditas u otros materiales carbonados, mientras que los aminoácidos son abonos orgánicos nitrogenados obtenidos de proteínas animales o vegetales principalmente. En la legislación española, ambos grupos de productos tienen una clasificación aparte como productos especiales. ¿Nos puede indicar cuál es la normativa que regula todos estos productos? En España se regulan por el Real Decreto nº 506/2013 y sólo los productos especiales se excluyen de la necesidad de autorización por el Ministerio de Agricultura, donde debe presentarse la documentación correspondiente para la obtención de su registro. Este requisito es también una garantía de control de materias primas, procesos productivos y calidad y seguridad del producto final. Actualmente se está avanzando en la armonización de las normativas de diferentes países para elaborar una nueva regulación a nivel europeo, en la que estamos participando, pero aún quedan unos años para su publicación oficial. ¿Qué avances se están produciendo en estos productos? La selección de las materias primas adecuadas y la ingeniería de los procesos productivos, permite la obtención de productos más eficientes, como el aporte de materias orgánicas de elevado valor agronómico o el sinergismo con los nutrientes minerales. El conocimiento de los mecanismos de actuación de la materia orgánica en el suelo, permite desarrollar productos mejor adaptados a los ciclos metabólicos de los cultivos. Disponemos de tecnologías que mejoran el rendimiento por unidad de producto aplicado, en definitiva, su eficiencia. ¿Nos puede aportar cifras sobre el volumen de negocio de estos productos? Estamos hablando de un grupo muy heterogéneo de productos, y no existe una estadística oficial, siendo numerosas las empresas fabricantes en España, de las que una buena parte se encuentran asociadas en AEFA, pero puede estar por encima de los 400 millones de euros, incluyendo en ella además los fertilizantes orgánicos sólidos y los órgano minerales sólidos. ¿Qué se opina desde AEFA sobre el mercado de los fertilizantes orgánicos? Es un mercado creciente, y numerosas empresas de AEFA fabrican este tipo de productos. En consecuencia, hay mucho interés y forman parte habitual de los foros y asambleas de AEFA. La incorporación de materiales orgánicos con estos tipos de fertilizantes contribuye al equilibrio entre las extracciones que realizan los cultivos y la mineralización de la materia orgánica, mejorando la fertilidad de los suelos y la eficacia de asimilación de los nutrientes minerales. El crecimiento a nivel mundial de la agricultura ecológica, incrementa notoriamente el consumo de estos productos y su mercado, lo que lo convierte en el sector de mayor futuro y mejores expectativas. Además del interés de los fertilizantes orgánicos en la agricultura ecológica, ¿pueden emplearse en otros sistemas de fertilización como agricultura sostenible, agricultura integrada, códigos de buenas prácticas agrarias, etc.? La agricultura sostenible implica la producción agrícola con el mínimo impacto ambiental y mínima utilización de recursos como agua, nutrientes, pesticidas, maquinaria, etc., mientras que la producción integrada, utiliza los mecanismos de regulación naturales, teniendo en cuenta la protección del medio ambiente, la economía de las explotaciones y las exigencias sociales. En consecuencia, en ambos tipos de manejo de la fertilización, tiene cabida el empleo de los fertilizantes orgánicos porque minimizan los recursos utilizados en la fertilización y se reciclan las materias orgánicas naturales, sin impactar con el medio ambiente. Además, en todos los Códigos de Buenas Prácticas Agrarias publicados por las diversas Comunidades Autónomas, así como en otros países, se recomienda el empleo de estos productos. Por supuesto, también pueden emplearse en agricultura convencional, para incrementar la fertilidad del suelo y el rendimiento de los cultivos. Finalmente, ¿puede darnos cifras sobre la magnitud de la creciente agricultura ecológica en la que se emplean fertilizantes orgánicos? A nivel mundial se habla de cerca de 40 millones de Hectáreas de las que unos dos millones se encuentran en España, lo que da una idea de la importancia de este sector en continuo crecimiento. Desde AEFA somos conscientes de la importancia de estos fertilizantes, no sólo en agricultura ecológica, sino también en cualquier manejo eficiente de la fertilización. CO

Leer nota completa

Más leídos

Agricultura ecológica frente a agricultura biodinámica

La calidad de la tierra, el abono, el riego, la utilización de pesticidas, la forma de hacer la recolección, la conservación, la manera en la que se controlan las plagas: todos estos factores tienen una influencia decisiva sobre la composición, las cualidades organolépticas y la calidad de los alimentos que llegan a nuestra mesa. España es uno de los mayores exportadores de productos ecológicos, pero no los consumimos tanto dentro de nuestras fronteras por desconocimiento de sus beneficios: aún no tenemos la ‘cultura ecológica’ de nuestros vecinos europeos. Otra razón es porque son caros. Pero ¿qué significa ecológico? Ecológicos son los alimentos producidos con técnicas agrícolas que excluyen el abono y pesticidas (fertilizantes, herbicidas, plaguicidas) y de antibióticos (sólo se permiten en casos puntuales). Tampoco contienen sustancias u organismos modificados genéticamente (transgénicos), aditivos, colorantes, o conservantes artificiales. De esta forma, se consiguen alimentos libres de residuos químicos y radiaciones, y con sus cualidades nutritivas originales. La agricultura ecológica está regulada en España desde 1989, y desde 1991 se aplica también la normativa europea. Los productos ecológicos llevan una etiqueta expedida por las comunidades autónomas, con el origen de procedencia de sus ingredientes de forma visible. Desde el 1 de julio de 2010 es obligatorio el distintivo de la UE. Son productos certificados, sometidos a inspección para asegurar que cumplen los requisitos. En el caso de los alimentos procesados, la etiqueta significa que la mayoría de sus ingredientes (al menos el 95%) son de origen ecológico. Los términos orgánico, ecológico o biológico son términos sinónimos y están protegidos por la Unión Europea. En España, se admite que aparezca ecológico y biológico en el etiquetado, y está prohibido utilizar los termino bio, biológico, eco, ecológico, orgánico, y biodinámico, si los productos carecen de certificado oficial. No es correcto hablar de vinos o de aceites ecológicos, sino de vinos y aceites procedentes de agricultura ecológica, ya que para ser realmente ecológicos, lo tendrían que ser los envases, las etiquetas (el papel), el corcho de los tapones, etc., y no se podría utilizar ningún material industrial en el envasado. Otros requisitos imprescindibles son que la conservación y el embotellado del vino se hagan sin tratamientos y que la vinificación se haga sin el antiséptico y antioxidante SO2, que tiene efectos negativos en la salud. En los cultivos ecológicos, los frutos maduran a su ritmo. El terreno se abona con material orgánico y minerales de origen natural, sobre todo los que son de origen vegetal procedente de residuos del propio cultivo, como orujos o sarmientos triturados y se utilizan técnicas de cultivo como el abono en verde (el enterramiento superficial de plantas adecuadas). También se admite el estiércol de animal y el compost y quedan totalmente prohibidos los abonos minerales, especialmente los nitrogenados y para la buena conservación de la flora microbiana del suelo queda totalmente prohibida la quema de los restos del cultivo. Se intentan potenciar las defensas propias de los cultivos de la tierra, utilizando plantas resistentes o insectos antagonistas a los nocivos, y evitar la erosión y la sobreexplotación. Un ejemplo fácil de entender es la plantación de trébol entre las hileras de viñedos. El trébol es una planta muy resistente y le quita nutrientes a la viña, con lo cual se fomenta la competencia y la vid ha de ‘sufrir’ y trabajar más para dar sus frutos, con lo que estos serán de mayor calidad. Pero… ¿son más sanos los productos ecológicos? Numerosos estudios demuestran que los alimentos ecológicos tienen más materia seca y menos agua (hasta un 30% menos) y, por tanto, una mayor concentración en nutrientes. En general, tienen más vitaminas, antioxidantes, aceites grasos poliinsaturados, como Omega-3 o la CLA , minerales, proteínas y oligoelementos, como el hierro y el magnesio. Además, no están expuestos a los tóxicos de los pesticidas, lo que supone una menor acumulación de nitratos. Hay también quien piensa que en la elaboración de un buen vino conceptos tales como homeopatía, esoterismo, astrología o zodiaco tienen mucho que ver. La agricultura biodinámica tiene su origen a principios del siglo pasado, en los consejos que el filósofo austriaco Rudolf Steiner ofreció a unos agricultores que le pidieron su opinión asustados por la disminución de la calidad de sus vinos. Steiner seguía la corriente teosófica, que considera el universo como un solo ente. Así, la agricultura biodinámica considera el territorio de cultivo como un organismo propio, disminuyendo al máximo la dependencia del exterior y por supuesto cualquier tipo de pesticidas, herbicidas o conservantes que no sean naturales. Pero entonces, ¿cuál es la diferencia con la agricultura ecológica? En la agricultura biodinámica se usan técnicas con el objetivo de preparar la tierra de cultivo, de forma que se fomenten los microorganismos y la materia orgánica en el suelo a través de los “preparados biodinámicos”, como por ejemplo, un cuerno de vaca relleno de abono del animal, que se entierra a finales de septiembre y se desentierra en el solsticio de primavera y cuyo fin es conseguir bacterias naturales en la tierra. También se usan otro tipo de preparados a base de cuarzo molido (sílice) o plantas homeopáticas y medicinales como la manzanilla, milenrama u ortiga. Estos procesos tienen su continuidad también en bodega, donde la elaboración del vino se lleva a cabo con procesos naturales. Además, todos estos pasos siguen un orden marcado por el calendario biodinámico. Podemos decir por tanto que la biodinámica va más allá del tratamiento del campo y la vid, es una cosmogonía, una visión del universo interestelar como un enorme ser vivo del que cada planta, piedra, o animal (humanos incluidos) son sólo partes. Y, por otro lado, pone sobre la mesa métodos de carácter esotérico que no tienen nada que ver con los de la agricultura biológica. CO.

Leer nota completa

La UE impulsa una normativa regular la producción de “vino orgánico”

La Unión Europea (UE) ha decidido dotarse de una normativa común para regular la producción de “vino orgánico” y completar el vacío legal actual, que solo permite saber si los caldos han sido elaborados a partir de uvas fruto de una agricultura ecológica. El Comité Permanente de Agricultura Orgánica, formado por expertos de toda la UE, ha respaldado una nueva legislación, que se aplicará a partir de la cosecha de 2012. Las normas establecerán las técnicas y sustancias autorizadas en la producción de ese tipo de caldos y fijarán los criterios necesarios para poder incluir el etiquetado “vino orgánico”. Hoy en día no hay reglas comunes sobre procesos de elaboración y los productores solo pueden incluir la referencia “vino hecho con uvas orgánicas”. El comisario europeo de Agricultura, Dacian Ciolos, se declaró satisfecho por el acuerdo alcanzado hoy y explicó que permitirá “establecer normas armonizadas para garantizar una oferta clara a los consumidores”, cada vez más interesados en los productos ecológicos. La nueva normativa diferenciará con claridad entre el vino orgánico y el convencional y garantizará a los consumidores que el primero se ha elaborado “siguiendo estrictas normas de producción”, añadió. Además, permitirá a los caldos europeos competir con los de otros países como Estados Unidos, Chile, Australia o Sudáfrica, que ya cuentan con estándares aplicables a este tipo de vinos. Con las nuevas reglas, se prohibirá el uso de ácido sórbico o la técnica de la desulfurización y se tendrá que respetar un nivel de sulfitos inferior al del vino equivalente convencional. Los vinos ecológicos tendrán que haberse producido siempre a partir de uvas orgánicas. La UE contaba en 2010 con 75.000 hectáreas de viñedos orgánicos, entendiendo como tales los que no usan herbicidas, pesticidas o fertilizantes sintéticos. En España la superficie creció de manera considerable en dos años, al pasar de cerca de 14.000 hectáreas en 2008 a 17.600 hectáreas en 2010. Aún así, España está lejos de otros productores europeos de vinos, como Italia (que pasó de 29.500 hectáreas en 2008 a 30.300 en 2010) o Francia (que contaba con 15.400 hectáreas en 2008 y con 21.400 en 2010). El Comité que agrupa a las organizaciones agrarias y cooperativas europeas (Copa-Cogeca) ha acogido con satisfacción la nueva legislación. “Esta legislación es crucial habida cuenta de todas las normas privadas diferentes que existen. Además, es importante para el futuro desarrollo del mercado de este producto, en particular a la luz de la creciente demanda y del aumento de las importaciones procedentes de países extracomunitarios”, afirmó el secretario general del Copa-Cogeca, Pekka Pesonen, en un comunicado. No obstante, el presidente del grupo de trabajo “Vino” del Copa-Cogeca, Thierry Coste, pidió derogaciones a la norma durante un periodo transitorio en ciertos casos. Explicó que por lo general, los productos empleados en la elaboración de vino ecológico tienen que ser también ecológicos, pero en ciertos casos, el mercado no está lo suficientemente desarrollado y no existen alternativas ecológicas a los productos convencionales o las cantidades disponibles son insuficientes. “En estas circunstancias, deberían permitirse derogaciones a la norma durante un periodo transitorio, por ejemplo, en el caso de las levaduras”, sostuvo, al tiempo que recomendó seguir investigando con el fin de hallar materiales alternativos ecológicos. CUADRO. ¿QUE ES LA VITICULTURA ORGANICA? Sistema de cultivo de la viña que elimina el uso de compuestos químicos sintéticos, herbicidas, fertilizantes, pesticidas y abonos inorgánicos, tratando de restaurar la actividad microbiana natural del suelo. En algunos lugares la llaman “viticultura sostenible”. Los suizos fueron los pioneros en este tipo de agricultura orgánica, ya en los años 1950. La Asociación de agricultura orgánica, ya en los años 1950. La Asociación de Productores de Vino Orgánico (ECOVIN) celebra congresos internacionales desde 1985. Los viñedos que se someten a la viticultura orgánica se abonan con composta que ellos mismos pueden producir, a base de estiércol, sarmientos de viña y orujos del vino, juntamente con serrín, etc. El suelo se laborea manualmente o con medios mecánicos no agresivos. En el viñedo utilizan cultivos de cobertura (mostaza, guisantes, avena) para mantener mejor la alimentación nitrogenada del suelo y el ecosistema, protegiendo también a las tierras de la erosión. De la misma forma utilizan insectos y animales depredadores para combatir las plagas, aunque en caso necesario permiten el uso del caldo bordelés y del azufre. En algunos lugares dejan crecer una alfombra de trébol debajo de las cepas para evitar el desarrollo de hierbas más perniciosas.

Leer nota completa

Tendencias en packaging 2015

Por: Abel Ramírez Rivero
@AbelRRDesign
Behance AbelRRDesign El packaging ha evolucionado exponencialmente en los últimos años debido a la mayor competitividad de los mercados y la sofisticación de un usuario mucho más exigente e informado. La investigación de nuevos materiales, la aplicación de originales campañas publicitarias y el lanzamiento de ingeniosos formatos de producto son las claves que marcarán tendencia en el próximo año 2015, sin dejar de lado la sostenibilidad por supuesto. Envases verdes La sostenibilidad es uno de los retos a la hora de diseñar y plantear el packaging de un producto. Y no hablamos solamente de que éste sea reciclable o reutilice materiales desechados. Se trata de minimizar el impacto medio ambiental, planificando los procesos para ahorrar energía y materias primas. Además debería analizarse el ciclo de vida del producto y plantear soluciones para su desecho y clasificación final. Una buena optimización del diseño puede disminuir considerablemente la cantidad de material necesario en el packaging y reducir el volumen que se necesita para su distribución, dos factores claves en la logística del comercio electrónico tan en auge en la actualidad. La utilización de materiales biodegradables o incluso comestibles se plantean como posibles soluciones en un intento por imitar a la naturaleza, biomímesis, la cual no genera ningún tipo de residuo. Los bioplásticos serán los nuevos materiales utilizados en envases en el 2015. Se trata de polímeros derivados de materias primas renovables y/o biodegradables. El Instituto Tecnológico del Plástico (AIMPLAS) está trabajando en el desarrollo de un biopolímero a base de ácido poliáctico a partir de residuos generados por la industria de la panadería y bollería que posteriormente se utilizará para fabricar envases en ese mismo sector. (Ver imagen 1). El estudio de diseño sueco Tomorrow Machine está desarrollando envases innovadores que plantean soluciones muy interesantes. Un ejemplo de ello son los envases para aceite realizados en azúcar caramelizada y recubiertos con cera, para abrirlos se rompen como la cáscara de un huevo. El envase se desintegra al entrar en contacto con el agua. (Ver imagen 2 ). Envases inteligentes Otra gran tendencia que podremos observar en 2015 es la del smart packaging. Estos envases inteligentes ofrecerán nuevas funcionalidades y aportarán información sobre como consumir el producto, como cocinarlo o nos avisarán de que están a punto de caducarse. Un ejemplo de ello podemos verlo ya en las tintas termocromáticas de algunas etiquetas y envases las cuales nos indican si el producto está en la temperatura optima de consumo. También encontramos en esta categoría envases activos, que se abren solos al alcanzar una determinada temperatura en el microondas por ejemplo, o disponen en su interior de un mecanismo de autopreparación, como los cafés para llevar con sistemas de autocalentamiento que encontramos en las gasolineras. Un buen ejemplo de envase activo es el desarrollado por el estudio citado anteriormente Tomorrow Machine, el cual dispone de un packaging inteligente de apertura automática, el cual reacciona a una determinada temperatura y se abre dentro del horno indicándonos que la comida está lista. (Ver imagen 3). La universidad de Sevilla está trabajando junto al Instituto Tecnológico del Embalaje, Transporte y Logística (ITENE) en el desarrollo de sofisticados envases que consiguen preservar la vida útil de los alimentos. El grupo de expertos de Toxicología de la Universidad de Sevilla trabaja con arcillas modificadas de las que pretenden obtener un material nanocompuesto que mejore las propiedades térmicas de los envases y su aislamiento, evitando así altas temperaturas y que el oxígeno llegue al interior. Con estos súper materiales se consigue que los alimentos permanezcan más frescos durante mucho más tiempo reduciendo así la probabilidad de que el alimento se estropee. Este tipo de envases también contarían con sofisticados sistemas de información como códigos QR o Bidi, preparados para ofrecer información sobre el producto, instrucciones de preparación en realidad aumentada o campañas de marketing. Esto es especialmente interesante en productos para diabéticos, celíacos, intolerantes a la lactosa, etc. Envases adaptados Su diferencia con el envase inteligente es que no actúa por si solo, pero si está diseñado para mejorar la experiencia de uso del consumidor. Estamos hablando de nuevos sistemas de apertura y cierre, sistemas de resellado que permitan guardar el producto sobrante, etc. (Ver imagen 4). Esta tipología de envase cobra mucha importancia cuando pensamos en un sector de la población como la tercera edad. La población cada vez se hace más mayor y en este sentido es muy interesante proyectar envases que mejoren la accesibilidad. Por otra parte, la creciente tendencia del nomadismo demanda productos “on the go” listos para llevar. Pese a su poco tiempo para cocinar, el usuario no quiere comer alimentos de mala calidad y quiere packs de preparación al instante para una cocina rápida, cómoda y saludable. Los congelados son también una buena forma de conservar los alimentos sin que pierdan muchas propiedades nutricionales y permiten conservar alimentos perecederos para poder usarlos cuando queramos como si de frescos se tratase. Además, los envases deberán adaptar su tamaño y formato a los nuevos modelos de familia, como por ejemplo los hogares unipersonales, parejas sin hijos o familias numerosas, flexibilizando y ampliando la forma de presentar el producto. Según un estudio de Pelican Communications, 4 de cada 10 consumidores deciden su compra en función de innovaciones presentes en el envase, como resellados, facilidad de apertura y sistemas de información como los códigos QR. El informe revela que el 43% de los compradores eligen el producto por el formato en el que se comercializa, demostrado que el envase influye directamente en las decisiones de compra de los consumidores. Envases personalizados La personalización de los envases es algo que ya hemos visto en marcas como Coca-Cola o Nutella, las cuales mostraban nombres de los consumidores en su envase. Estas campañas pretenden empatizar con el cliente y crear unos lazos que mejoren la relación de la marca con los mismos. Son campañas que están dirigidas a la generación millennials y quieren acercar los modelos de consumo a una generación que está muy informada y es muy critica. La experiencia de marca que percibe el usuario final compensa los sobrecostes de personalizar el packaging. No es de extrañar que iniciativas similares inunden el mercado en el 2015 con campañas parecidas a la de Heineken, que permitía customizar por completo el aspecto de un botellín. El precio: 19,95 € el pack de seis unidades (Your Heineken). (Ver imagen 5). Etiquetas claras La transparencia será algo fundamental a la hora de presentar un producto en un futuro cercano. Y hablamos en sentido figurado y literal. En primer lugar, las etiquetas deberán mostrar claramente la información nutricional del producto, su forma de elaboración y los ingredientes de los que se compone. Los sellos y certificados de calidad y procedencia cobran mucha importancia para un usuario que cada vez más concienciado con el desarrollo local o los alimentos orgánicos, por lo que aportarán un valor añadido en la compra. La trazabilidad del producto es algo que también se tendrá muy en cuenta y que el comprador valorará ver en el packaging. De otro modo, la transparencia se hace tendencia en los envases para poder apreciar el producto en su totalidad, como reivindicación de origen y naturalidad mostrando la calidad del producto en vivo y haciendo el envase mucho más cercano. (Ver imagen 6). Aprovechamiento del soporte El aprovechamiento del packaging con fines publicitarios será otra de las técnicas utilizadas por las compañías para conseguir un mayor número de ventas. El envase es un elemento que está en contacto directo con el consumidor por lo que es el escenario perfecto para construir una identidad de marca potente y llevarla hacia otros canales o productos de la misma. El packaging multisensorial permite conectar con las emociones del usuario y hacer que se identifique con la marca, estableciendo lazos sentimentales y no racionales que son los que determinan las decisiones de compra. Un buen ejemplo de este packaging multisensorial lo encontramos en la botella de edición limitada de J&B ganadora de un Pentawards de Oro y Premio Special en 2014. (Ver imagen 7). CO Abel Ramírez Rivero para la Asociación Andaluza de Coolhunting

Leer nota completa